lunes, 2 de marzo de 2020

Los coches antiguos reinan en las calles de Santa Cruz

RS655966_fp coches carnaval 31-scrSanta Cruz de Tenerife despidió ayer la Piñata del Carnaval con el tradicional concurso de coches antiguos, que este año, en su 50 aniversario, tuvo un recorrido mayor -casi toda las ramblas, San Sebastián, Méndez Núñez y avenida de Anaga- y una gran asistencia de público en todo el recorrido, para apreciar auténticas joyas del automovilismo canario y nacional.

Cincuenta años que cumple el concurso, los mismos que el Club de Automóviles Antiguos de Tenerife, que dirige Abel Febles, un apasionado de los coches desde muy pequeño hasta que se convirtió casi en una manera de vivir, tras recibir en herencia varios automóviles y rescatar del olvido otros muchos hasta acumular, entre antiguos y clásicos, una quincena de modelos casi exclusivos, como el Overland que condujo ayer con su mujer.

Junto al presidente del club, algo más de un centenar de personas se montaron en las 51 viejas reliquias del automovilismo, vestidos de la época-entre años 20 y años 30- cuando en Tenerife la importación de vehículos de Inglaterra y Estados Unidos, por un particular arancel, nos permitía motorizarnos mucho antes incluso que la Isla estuviera conectada por carreteras.

Por el asfalto santacrucero pudimos ver un Bentley deportivo del 1935 que participó en las 24 Horas de Le Mans, auténtica atracción este año del concurso, valorado en un millón y medio de euros. Su propietario, Darío Domínguez Medina, es otro fanático de estas joyas, pues tiene en Las Palmas nada menos que 14 modelos Rolls Royce y otros dos Bentley más.



Pero no solo se fueron los ojos hacia el espectacular Bentley deportivo, sino que cientos de personas pudieron observar de cerca, en la concentración previa al concurso celebrada en el Parque García Sanabria, toda una gama de modelos matriculados antes de 1939, desde el Ford A, conocido en los años 20 como “el coche del médico o del alcalde”, nos recuerda Juan Suárez, hasta un camión Mercedes de aquellos que cargaban plátanos hasta hace poco, pasando por una amplia gama de modelos que difícilmente se pueden encontrar en otro lugar en España que no sea en Canarias, por aquellos aranceles que nos permitieron importarlos.

El 50 aniversario del Concurso de Automóviles Antiguos de Santa Cruz de Tenerife terminó con una exposición de todos los vehículos en el entorno de la plaza de España, mientras en el Casino se entregaba un recordatorio a todos los participantes, al Ayuntamiento y a Cepsa.

Diario de AvisosNorberto Chijeb 

No hay comentarios:

Publicar un comentario