viernes, 27 de diciembre de 2019

Regresar a Canarias por Navidad, misión imposible como decía el pasado mes de febrero Zeta Zetas

Resultado de imagen de zeta zetas 2019La conectividad aérea es uno de los frentes que tiene y tendrá abierto el próximo año el sector hotelero en Canarias. Además de las subidas de precios, ya constatadas por el Ministerio de Fomento, se une la previsible pérdida de conectividad para las Islas que traerá la compra de Air Europa por parte de IAG (Iberia). Sin duda, unos retos a los que el sector turístico tendrá que hacer frente este 2020 junto con la caída del número de visitantes por el inminente brexit a finales del próximo mes de enero.

Así las cosas, Canarias se ha puesto las pilas y prepara ya para el próximo año una cumbre para analizar con Baleares, Ceuta y Melilla los costes de los vuelos a la espera de los informes que encargó sobre la incidencia del descuento y los posibles abusos de las aerolíneas. Hay que recordar el hito histórico que supuso para Canarias la entrada en vigor del 75% de descuento para los residentes en el año 2018. Sin embargo, cuando llegan fechas señalas, como por ejemplo, la Navidad, es realmente una misión imposible volver a las Islas para pasar estos días en familia. En cambio, es más barato salir del Archipiélago para pasar las fiestas.

DIARIO DE AVISOS ha comprobado en varios portales el precio de los billetes para un supuesto de un residente (y otro que no lo es) que quiera venir a las Islas a pasar el Fin de Año, y la disparidad de precios es notable. Por ejemplo, un adulto residente que viaje de Madrid a Tenerife hoy mismo (26 de diciembre) y hasta el 7 de enero (pasados los Reyes) tendrá que pagar 370,76 euros en clase turista por un trayecto de ida y vuelta. En caso de que este adulto no sea residente en las Islas el precio se multiplica casi por cuatro, y asciende a 1.184,30.

Sin embargo, el residente canario que se quiera ir a pasar el día 31 de diciembre fuera de las Islas solo pagaría 57 euros para el mismo trayecto de ida y vuelta en las mismas fechas.



Que las compañías aéreas elevan los precios en fechas señalas como éstas, o Carnavales, Semana Santa, verano e, incluso, cuando hay algún evento deportivo importante o un concierto de alguna estrella conocida, no es una novedad. De hecho, los hoteles hacen exactamente lo mismo. No hay más que intentar pillar algún hotel en Madrid cuando se juega la Champions League o, sin ir más lejos, cuando se celebra la Feria de Turismo (Fitur). Además de llenarse, los hoteles elevan los precios sabiendo que durante esas fechas va a haber mucha demanda. Por eso, que lo hagan las aerolíneas tampoco es ninguna novedad ni tendría que sorprender, puesto que durante otras épocas del año en las que no hay ningún evento o puente donde se prevea más demanda, los precios sí que son relativamente bajos. De hecho, es habitual viajar a Madrid en cualquier fin de semana del año a 30 euros ida y vuelta. Es verdad que, algunas compañías, después inflan estos precios añadiendo la maleta, el embarque preferente o la elección de asientos, y el precio final puede elevarse hasta los 50 euros.

Los no residentes en las Islas, no sujetos al 75%, sí que lo tienen más difícil. Hay que tener en cuenta, además, que en este colectivo se incluyen muchos estudiantes, que por razones médicas se tienen que censar en la Península, y muchos canarios que están trabajando en territorio nacional y que, por consiguiente, no mantienen su residencia en Canarias. Para ellos, volar a las Islas es caro, pero no solo en esta época del año sino en cualquiera. Lo mismo les ocurre a los turistas, aunque estos lo tienen algo mejor puesto que muchos de ellos compran un paquete turístico, es decir, billete más hotel, y ahí la tarifa les resulta más asequible.

Por este motivo, muchos expertos recomiendan siempre comprar los billetes con bastante tiempo de antelación; hasta un año antes y con seguro por si hay que hacer algún cambio. En este caso, los precios bajan bastante. Si ya tenemos claro dónde queremos ir en verano, aconsejan, desde el próximo mes de enero (cuando las aerolíneas ponen a la venta su programación de verano) comprar los billetes. El ahorro puede ser de más del 40% en algunos casos.

Por el momento, Fomento investiga si las aerolíneas están subiendo los precios indiscriminadamente más allá del lógico funcionamiento de la oferta y la demanda. Aún así, a la espera de este informe, el presidente de la patronal hotelera (Ashotel) y de la confederación nacional de hoteleros CEHAT, Jorge Marichal, advirtió al Ministerio que no hay que poner el foco en el 75% o de si esta bonificación es buena o mala, sino en la política de precios de las aerolíneas. “El problema de estos aumentos injustificados no es de los canarios”, dejó bien claro Marichal.

“Es importante que se entienda de una vez por todas que en Canarias solo disponemos del avión para trasladarnos a la Península y que no es ningún regalo la subvención de residente, sino ponernos en igualdad de condiciones con los ciudadanos de la Península, que disponen de otras alternativas de transporte”. Por ello, Marichal insistió, una vez más, en la necesidad de crear un observatorio de precios, para que la bonificación del 75% “no sea un gran negocio para las compañías aéreas”.

Diario de AvisosMaría Fresno 

No hay comentarios:

Publicar un comentario