lunes, 26 de enero de 2015

Mucho ruido y pocas nueces

Solo seis centésimas separan a Rebeldes, de Tati Arias, ganadores de Interpretación del concurso de murgas infantiles, del segundo, Rebobinados, de Yeremi Soriano, según las actas del jurado publicadas ayer y que ponen de manifiesto la predilección del tribunal por los grupos críticos de la cantera que destacaron más por la calidad musical que por sus letras, como tarjeta de presentación.


De hecho, Rebobinados, con letras de Carlos Casanova, con 2 puntos en crítica y 2,90 en humor, gana a Rebeldes, con temas de Jonás González (segundos en humor, con 2; y terceros en crítica, con 1,89). Pero en media aventajan Rebeldes, que regresan a lo más alto de la pomada, después de 2010. Paralepípedos, que consiguieron el accésit de Interpretación, fueron los segundos mejores en crítica (1,96). Los terceros clasificados, Bambas, con un grupo de componentes en las tareas propias de un equipo de letristas, quedaron terceros en humor (2,49) y cuartos en crítica (1,85).

Cabe recordar que, según las bases, la calidad de la letra vale cinco puntos: dos para crítica y tres en humor, mientras que las voces reciben dos puntos y la vocalización hasta tres puntos.

Distraídos quedó en quinta posición. Aunque sus letras parecían avales suficientes para picar más alto, quedaron en quinto puesto, un premio de consolación que seguro deja sabor a poco a Airam Bazzocchi, el letrista que abandera la generación que triunfa ahora en el concurso. Un repaso por las puntuaciones del jurado confirma que hasta a ellos les gustó Tiquis-Miquis, que se caracteriza, desde su regreso al concurso el año pasado, por letras infantiles de calidad, de la mano de Maikel Nazco. Quedaron octavos. Y subiendo.



Para varapalos, el de Pita-Pitos, que ganaron el gordo en 2014 (primer premio, con su tema dedicado a la Lotería, y otro, de cocineros), y que esta edición quedaron relegados a novena posición con el mismo equipo: Julito Alfonso, en montaje; Leroy Casañas, letras.

A Mamelones no les afectan ni los cambios generacionales, lógicos por la "jubilación" de los componentes mayores. Junto a Xerach Casanova y las gemelas Melannie y Laura, Alberto Justo se ha echado la murga a la espalda y los colocó en sexto puesto, todo un éxito en un año que se temía malo para la cantera Mamel's.

Junto a Pita Pitos, otra de las murgas "castigadas" por el jurado fue Triqui-Traquitos, de Yone Delgado, con el encanto de Toño de las Casas Sometimes. En decimotercer puesto... Fue la murga más infantil, de hecho ganó el premio Jesús Tosco "Compinche", cantaron bien y su segunda letra, una visita a la Universidad, merecía mucho más que caer tan bajo.

Pero las voces encandilaron al jurado. Solo así se explica que Lenguas Largas quedaran relegados al decimoquinto puesto, cuando tenían el aval de "Los cromos", y Castorcitos, que con su "Jurado", hicieron méritos para estar por encima de la décima posición.

Ganó Rebeldes, con más música que letra, pero con la espectaculidad de una factoría Disney. Pasacalle, despedida y sus parodias. Rebobinados fue la más equilibrada en letra y música, y quedó segunda. El tercero, para el ímpetu de Bambas, con buena letra, pero desmereció para el jurado las letras de Distraídos o Pita Pitos, la segunda más equilibrada. El adiós de la parodia, por las estrictas medidas de seguridad de Fiestas, pasó factura a la calidad esta edición porque obliga a un cambio de estilo en el formato del concurso.

Humberto Gonar

No hay comentarios:

Publicar un comentario