jueves, 26 de junio de 2014

Lecciones de arte sobre plataformas

ESCUELA DRAGHace días que terminó el colegio y de lleno en el verano y sus infinitas posibilidades, algunos han optado por asistir a durante una semana a unas clases un tanto diferentes. Cómo hacer "desaparecer unas cejas normales y corrientes y transformarlas en una de fantasía", qué tipo de colores son más acordes a los distintos personajes o cuáles son las canciones más acertadas son algunas de las lecciones que se imparten en el aula, ubicada en el interior del edificio Miller. Muy atentos, los alumnos observan la pizarra a la que un maniquí con aires de Barbie flanquea. Sobre ella, algunos apuntes y garabatos muestran las claves de aquello que se esconde tras una gran actuación. Entre los imprescindibles en el habitáculo también hay trajes y una amplia gama de pinturas "agua color". No obstante, "¡las plataformas!", como bien saben los pequeños, son lo más significativo y también lo que más llama su atención. Porque, ¿qué es un drag queen si su complemento más característico? A los jóvenes aprendices no se les escapa nada y después de varios días ya conocen muchos trucos y se atreven a dar algún que otro consejo. Por seguridad, no se han subido a los vertiginosos zapatos, pero los hay que dominan a la perfección algunas de las coreografías de sus profesores, que no son otros que Rayco Santana, Drag Grimassira Maeva y Sebastián Betancor, Drag Orión.



Bella, Sparkel, Aurora, Eternia, Súper Drag y Cenicienta son los nombres artísticos con los que los chicos de la mañana se han autobautizado en función de sus personajes favoritos. La inspiración emana de todo tipo de criaturas que pasan por las princesas, los superhéroes, los equipos de fútbol o los protagonistas de películas de terror. "Cada uno es libre", asegura Santana quien además se coronó como ganador el pasado mes de febrero con su Que se agarre Thais Henríquez y Gemma Mengual, que llega Grimassira con la sincro al Carnaval, de Yassira Jurado y Grimanessa Dúrcal.

Y es que los chicos no asisten a la Escuela drag para consolidarse como reinonas, sino para "aprender a formar un espectáculo". Para ello es vital estimular "la imaginación y las ganas de comunicar", que es la mayor virtud que puede tener un artista que quiere brillar desde las alturas. Los pequeños aprueban con creces esta asignatura. Con destreza y siempre dentro de la propia creatividad infantil, consiguen crear nuevas fantasías a partir de la combinación de varios trajes que les han prestado estos días.

Resulta sorprendente cómo muchos de los chiquillos son capaces de recordar a qué drags pertenecen las distintas indumentarias, en qué se basó el espectáculo y si sucedió algo significativo sobre el escenario. Entre ellos causa especial furor Vulcano y lo conocen cada detalle sobre su alegoría al Sombrerero Loco y Alicia en el País de las Maravillas y cada paso del espectáculo con el que se cerró la gala Drag Queen 2014.

Para algunos es la primera toma de contacto con el mundo de las reinonas. Otros lo llevan en la sangre, como el joven "Eternia" que pertenece a la familia de Drag Mandrágora. Y también los hay que, sencillamente, viven esta disciplina artística de las carnestolendas capitalinas con tal pasión que logran conmover. "Yo me porté muy bien y se lo pedí a los Reyes Magos", cuenta en voz bajita uno de los niños, "y ellos me trajeron unas botas gra" con las que sí sabe andar. No obstante, ni él ni sus seis compañeros probarán a encaramarse sobre los altos zapatos de Sebastián o Rayco, más que nada por cuestiones de seguridad.

De lo que sí disfrutan es de las pinturas con las que sus profesores se transforman en Orión y Grimassira Maeva. Santana, quien ganó en 2008, les explica la función que tiene cada potingue y el motivo por el que se utilizan. De este modo los jóvenes pupilos descubren cómo estos artistas de las plataformas consiguen disimular sus cejas o en qué zonas han de aplicarse los colores más llamativos. "Sabéis que algunos se ven en la oscuridad", les explica a los niños y niñas que están ávidos por embadurnarse las caras con sus tonos favoritos y convertirse en sus personajes.

Mientras Betancor y Santana les maquillan de forma personalizada a cada uno, ellos juguetean por la clase y hacen sus propias apreciaciones. "¿Tú sabes lo que es un drag queen, no?", interpelan por si aún existen dudas, "yo te lo digo, es una persona que baila, canta y se sube a unas plataformas muy altas". Tan altas como son sus ganas de hacer aquello que les gusta y que les ha llegado a través de la Escuela Drag. "Aquí los niños tienen libertad para expresarse y nosotros velamos mucho por su intimidad", quiere dejar claro Rayco, quien además se confiesa encantado con la "apertura de mente" y complicidad que tienen las madres de los pequeños. De hecho, una de las progenitoras, Carmen Suárez, demanda más duración para esta actividad.

Pero por lo pronto, este proyecto piloto que ha encontrado su pistoletazo de salida en la celebración de la semana del Orgullo 2014, tiene un par de lecciones que abordar antes de finalizar. Para hoy tienen previsto ahondar sobre la importancia del vestuario y mañana será el día de la puesta en escena sobre un escenario. Las clases son de hora y media para los más chiquitines y de dos horas para los más mayores. "Los de más edad, que son un total de 13, vienen por las tardes y a ellos se les da más teoría, trabajan más a fondo todo lo que entra en el personaje: la actitud, la expresión corporal, la forma de caminar...", explica el actual ganador. Pero de todo, lo más importante es que los alumnos disfruten con la magia y el arte que envuelven al mundo drag.
LaProvincia-DiariodeLasPalmas
Amparo R. Montero

No hay comentarios:

Publicar un comentario