domingo, 21 de julio de 2013

El carnaval canario se va a Shanghai

Rafael Ortiz del Río es un experto en entretenimiento. De un local en Ibiza dio el salto al gigante asiático, donde puso en marcha una agencia de shows extranjeros llamada XPT Entertainment Group. Ahora ha puesto sus miras en las carrozas de Valencia y en el espectáculo que ofrece el carnaval de Canarias para llevarlos al mismísimo Shangai.

¿Cómo comenzó la aventura de Rafael Ortiz en Shangai?
Todo comenzó cuando me fui a Londres a aprender idiomas. Más tarde, salió un local en Ibiza que monté con mi hermano. Después de cinco años levantando el negocio, un trabajador nos ofreció ver el mercado en China. En ese momento China no era tan atractiva como ahora pero tuvimos un poco de visión, en ese sentido, y decidimos quedarnos allí. En 2005 dejamos España. Estuvimos un año chequeando el mercado y decidimos montar una agencia con el nombre de XPT, que son las siglas de “expatriado”.

¿Nos puedes contar algo sobre XPT?
Es una agencia de shows extranjeros que empezó con 3 personas: mi hermano, un socio y yo. Dimos con la fórmula de ofrecer al cliente chino la fiesta española, la interactividad, e introdujimos esto en los locales de copas. Poco a poco fue gustando y cuajó. Mejoramos los trajes y la escenografía; y fuimos de los clubs a los hoteles y de los hoteles a los centros comerciales. Después de 6 años, hemos facturado más de un millón de euros allí, que es una barbaridad, hemos viajado a 300 ciudades y tenemos un equipo logístico y humano enorme.

¿Qué dificultades se encontró para instalarse en el país?
Primero, la barrera cultural, se piensa de otra manera. La barrera del idioma, porque no entienden inglés, y que el entretenimiento y el marketing sigue controlado, no te puedes instalar como empresa extranjera, tienes que asociarte a una persona china. Ahora la comunicación es más fluida, tenemos mucha más soltura financieramente y legalmente.

A pesar de que el carnaval se celebra en muchos lugares del mundo, usted opta por lo españo l. ¿Qué es lo que le ha llamado la atención del carnaval de Canarias?
Conocí la Gala Drag Queen a través de mi hermano y un alemán. Esto hizo que decidiera dar un siguiente paso en mi empresa: venir a exportar el carnaval de Gran Canaria. Me ha llamado la atención la estética drag, que es algo único en el mundo. Esa es la primera llave. Y los trajes de las reinas de carnaval, que son alucinantes, y las comparsas. Y el haber vivido aquí en el año 79, que todavía lo tengo ahí.

He visto en la página web de su agencia que ya trabaja con bailarines, acróbatas… ¿Exactame nte qué puede diferenciarlo de sus espectáculos habituales?
La forma que tienen de diseñar los trajes y la estética; la pedrería, la pluma… Cómo os movéis o cómo se baila, eso no lo hay allí. Y, volviendo a los trajes de la reina del carnaval, es que eso no se hace en ningún lado. Esas estructuras gigantes; yo ni sé cómo lo hacéis. Eso nos diferenciará mucho más. Mi hermano Carlos, diseña todos los trajes y se inspira mucho en estos carnavales, que también los vivió.

¿Cómo trasladarías este espectáculo de carnaval a China?
Se llevaría un traje de la reina, un show completo de Drags Queen y los trajes de una comparsa. Allí se haría por temporadas. La temporada empieza desde mayo hasta el 30 de enero. Voy a ir exportando todo lo mejor que salga de aquí para hacer giras allí. Es como un puente para dar cabida a toda la gente que tiene tantísimo talento, que aquí está un poco reducido por la dimensión. Ese talento se lleva a un país que está receptivo y a una audiencia abierta, muy agradecida para el artista porque es una audiencia joven. Eso le va a venir muy bien a cualquier persona que lleve un año trabajando porque tiene la posibilidad de que se siga moviendo el espectáculo.

¿Cómo se organiza el evento en sí para que le guste al público chino?
En la estética drag no haremos un desnudo integral, se quedará con un culotte o una mallita. Allí la estética es más infantil y, como hace cualquier mercado, me tengo que adaptar. Llevaría al drag y los trajes, él y mis bailarinas harían un show igual que el que se ha hecho aquí. Le presentaría al cliente el video de los espectáculos y les preguntaría si quieren tenerlo en su sala. Dependiendo del espacio del que dispongan, se adaptaría el número de bailarines. La cuestión es darles opciones. De la comparsa, por ejemplo, llevaría los trajes y un director de comparsas enseñaría a los bailarines de allí. Solo irían los protagonistas para que salga rentable.

Esto también trae la posibilidad de que el Carnaval sea productivo porque ahora se gasta mu cho dinero pero no hay un retorno de la inversión.
Cuando estás dentro no te das cuenta. Yo desde fuera le veo muchas posibilidades y voy a buscar la manera de poder exportar y que la inversión dé la vuelta. La exportación de las fortalezas de cada comunidad hace que eso funcione como promoción turística. Si se lleva el Carnaval de Canarias a Asia, el turismo conoce las islas y los turistas vienen para acá.

Si cuaja bien, podría haber mucha demanda.
¿Y cómo vais a pensar que esto no va a cuajar bien, si es alucinante? Si es precioso. Y luego podemos hacer promoción en ferias como FITUR. El proyecto aún es un embrión pero hay mucho que exportar. A nadie se le ha ocurrido esto, no sé por qué porque es muy exportable. La Gala Drag Queen, por ejemplo, es alucinante; a estas alturas de la película es muy complicado tener algo único en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario