lunes, 19 de marzo de 2012

El Entierro de la Sardina Romana despidió al Carnaval de Agaete 2012


La villa de Agaete despidió este sábado a su carnaval romano, con el tradicional y popular Entierro de la Sardina, que una vez más sacó a los vecinos a la calle, para disfrutar de una de las tradiciones festivas más arraigadas en la villa.


Con una temperatura calurosa que anunciaba la llegada de la primavera, Agaete incineró a su Sardina romana, en medio de un gran jolgorio, con los vecinos y vecinas luciendo distintas fantasías, con predominio de las vestimentas que aludían a la temática carnavalera de este año.
Así, centuriones, damas romanas, tribunos y demás personajes de la antigua Roma, tomaron el casco de la villa, en el recorrido habitual del Entierro de la Sardina marinero.
Y es que el carnaval de Agaete se lleva en la sangre desde que se nace en la villa, y prueba de ello es que aunque este año no fueron contratados por el ayuntamiento, miembros de la Banda Guayedra abrieron el ropero, se pusieron las galas carnaveleras, y con los instrumentos musicales en la mano, animaron buena parte de la cabalgata.
Siguiendo la tradición heredada, Yone , Raúl, José Antonio, Isabel, Antonio, Temy y Moreiba, acompañados de pequeños como Paula y demás amigos, lucieron una divertida fantasía de azafatas, emprendiendo un vuelo sin regreso a lo mejor de la fiesta.
Pino, Marta, Cande y Guillermo, movían el esqueleto en la carroza, con una particular visión del mundo romano, en la que se notaba los años de experiencia en eso de menear el cuerpo al ritmo de sones moviditos.
Sión con su muy bien lograda fantasía de africana, acompañada por sus irreconocibles hijos, animaba la tarde delante de la casa de sus suegros, con Flora disfrutando de las visitas, y con Pancho, al que le corrían las lágrimas por la cara, al poder disfrutar de una tarde de carnaval más en compañía de los suyos.
Y no faltaron las lujosas y doloridas viudas como Colacho, manteniendo el espacio que sus padres, Lacito y Juanita, se ganaron a pulso en la tradición carnavalera de Agaete, un espacio que siempre les pertenecerá como personajes inolvidables del Carnaval de la villa marinera.
Y un año más, Rosi y Orlando abrieron las puertas de su bien aprovechado salón dedicado a la cultura, reconvertido en improvisando bochinche, donde familiares y amigos, disfrutaron de las sabrosas torrijas de carnaval y del buen pizco con el que animar la ya de por sí, animada tarde noche festiva
Desde la calle León y Castillo, los vecinos y vecinas de la villa recorrieron buena parte del pueblo, al son de batukadas y Bandas de música con la de Agaete, hasta llegar de nuevo al frontis de la Iglesia de La Concepción, donde como manda la tradición, Doña Sardina ardió iluminando la noche festiva.
Después siguió la alegría carnavelara desbordada en las calles del casco, con verbena en la plaza, y con ganas de fiesta que se desvanecieron cuando la luz del día dio por finalizada la última noche del carnaval de Agaete 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario