viernes, 30 de septiembre de 2011

De la chochona a la Drag

El Carnaval, que aterrizó en Santa Catalina en 1990 sin éxito, se instaló en el parque en 1995 para quedarse hasta que el Ayuntamiento decida

Parece que el Carnaval se ha celebrado toda la vida en el parque de Santa Catalina y apenas hace 16 años que aterrizó en el parque, con una incursión anterior que no fue muy exitosa en 1990. Francisco Medina, ex gerente del Carnaval capitalino y memoria viva de las fiestas, evoca el carnaval de 1990 como el de La Chochona, porque "el escenario parecía una tómbola y no gustó mucho". Recuerda que el Ayuntamiento buscaba un sitio alternativo a la plaza de Santa Ana, donde se celebró varios años, y al Teatro Pérez Galdós, donde se iniciaron las galas desde 1978. Ambos lugares se habían quedado pequeños.

Imagen del escenario del Carnaval y del púbico en el parque de Santa Catalina en el 2007. i CÁNDIDO QUESADA
Pero la ciudad tuvo que sufrir el desastroso carnaval celebrado en la playa de Las Canteras en 1994, que hundió la moral y llenó de vergüenza a todos, para que el Ayuntamiento se decidiera otra vez por Santa Catalina. "Fue un carnaval espectacular, con rayo láser incluido, porque teníamos que hacer olvidar a la gente el desastre del año anterior, que fue una vergüenza. Me acuerdo de que el parque estaba todavía en obras. Fue el carnaval de Cine. Y la cosa salió bien". Y desde 1995, las galas se hacen en el parque, que se llenó de mogollones y tropecientos espectáculos hasta llegar a la Gala Drag, la gran idea de Medina, que desde hace años se ha convertido en la estrella de las carnestolendas y ha ensombrecido a la Gala de la Reina, que se ha quedado un tanto antigua. Medina, que guarda en su cerebro la historia del Carnaval canarión, recuerda incluso la gala que se llegó a hacer en 1985 en el López Socas, con Norma Duval y Pepe Navarro como presentadores. La experiencia fue un fiasco porque en esta bendita tierra en la que nunca llueve cayó tremendo zarpazo y la gala, televisada en directo, tuvo que ser suspendida varias veces.

"Fue un año de lluvia y aquello fue un desastre", recuerda Medina, quien añade que en 1989 se repitió algo parecido en la plaza de Santa Ana, con la conocida como gala de los delfines, por el decorado. Francisco Medina no concibe otro sitio más idóneo que el parque Santa Catalina para las fiestas, porque "el Carnaval viene por la Punta de La Isleta y, como decía Juan Rodríguez Doreste, el que no tenga pañuelo que se ponga una pañoleta y al que no le guste, que se vaya a la gran puñeta".
LaProvincia-DiariodeLasPalmas

No hay comentarios:

Publicar un comentario