lunes, 10 de febrero de 2020

Alfonso Bravo: “Cada día me gusta más buscar las historias”

Alfonso Bravo. J.C.PAunque es más popular en Canarias por sus trabajos en el mundo de la moda, lejos de esta tierra el reconocimiento le viene por sus fotografía Fine Art o de paisaje. Nacido en el Puerto de la Cruz, en Tenerife, ha colaborado con revistas nacionales e internacionales de la talla de Vogue Corea, Vanity Fair, Madame Figaro, Yo dona, MujerHoy o XLSemanal. Su buen hacer lo ha llevado a trabajar en Madrid, Barcelona, Londres, París, Estambul, La Habana, Miami o Nueva York. Es Premio Nacional de Fotografía de Moda y Belleza y LUX de Plata 2012, y este 2020 cumple 25 años dando guerra en la exigente pero apasionante profesión de la fotografía.

-Ha pasado un año desde que hablamos por última vez. ¿En qué has estado trabajando?
“En muchos proyectos que he estado llevando poco a poco y que todavía no han salido. Los proyectos fotográficos al final son proyectos que se llevan mucho tiempo en la oscuridad para que vean muy poco tiempo la luz.”

-¿Y de qué trabajos has disfrutado más?
“Fotografiar a Juan Betancourt, uno de los top-model más puntales en esta época reciente. Fotografiar a Kika Henríquez también. Grandes modelos que han pasado por mi objetivo. Eso es difícil, poder hacer campañas con modelos potentes en Canarias. Pero bueno, he tenido la suerte de trabajar con ellos dos, que aparte de ser personas fantásticas son buenos profesionales.”

-¿Cómo se prepara un shooting como el de Mily Reyes para su presentación como candidata a Reina?
“Llevar a transformar a una persona para que evoque a los años 50 es un reto divertido y creo que el resultado quedó muy bien. Ella quedó muy contenta y al final trabajar en equipo es súper importante y que el resultado, por lo menos, sea lo que el diseñador buscaba.”



-¿Cómo crees que han afectado las redes sociales al mundo de la moda?
“Las redes sociales tienen sus cosas buenas y sus cosas malas como la mayoría de las cosas. Ayuda, por ejemplo, a mí como profesional a difundir mi trabajo y llegar a muchos canales diferentes. Pero sí es cierto que en general las redes sociales esconden muchas mentiras y, al fin y al cabo, estamos en la era de la mentira. Donde cualquier persona puede colgar cualquier cosa porque ‘el papel lo aguanta todo’. Modelos que fingen que están haciendo campañas porque ponen un hashtag de Dolce & Gabbana o Giorgio Armani y realmente están en un casting… Esto ha llegado por lo menos en el mundo de la fotografía a que haya concursos en los que se está pagando para poder ser premiado y poder difundir en las redes sociales y estar en los medios. Todo depende como lo maneje el que lo lleva.”

-Cumples 25 años en el mundo de la fotografía. ¿Preparas algo para tus ‘bodas de plata’?
“Me gustaría hacer una retrospectiva de mi trabajo. Sería interesante. Me gustaría hacerlo en el Puerto de la Cruz, porque yo nací allí, me inspiré ahí. Es una cosa que es lógica allí naces y te inspiras ahí. Mi primera cámara la tuve allí. Lo primero que fotografié fue el Puerto de La Cruz. Mucha gente me conoce por esa coletilla de fotógrafo de moda, aunque realmente soy más conocido fuera por mi trabajo de Fine Art y de paisaje. Hacer, digamos, como un popurrí de todas las mejores piezas que por lo menos creo que tengo.”

-Pasaste mucho tiempo fuera de Canarias. ¿Te plantearías dejar las Islas de nuevo por trabajo?
“Canarias tiene un paisaje maravilloso. Lo que nos pasa como a todos los canarios. El Teide es algo maravilloso, pero estamos cansados de verlo. Llega un ‘guiri’ y alucina, y es para alucinar. Es el cansancio de ver siempre lo mismo. Salgo y sigo trabajando mucho fuera. Lo que pasa es que si yo opté, hace ya tres años, por estar aquí como campo base es porque estaba un poquito cansado de estar fuera, venir, fuera, venir. Yo trabajo mucho en Madrid, a nivel moda. También trabajo a nivel paisaje todo el mundo nórdico, me gusta mucho Sudamérica. Tengo asignatura pendiente en Asia porque no la he visitado, pero sí me manejo muy bien por la parte nórdica de Europa.”

-¿Cómo crees que ha evolucionado tu fotografía?
“Yo creo que mis fotos siguen siendo las mismas de antes. La luz siempre se trabaja de la misma manera. Creo que la luz sigue siendo luz, igual que el agua sigue siendo agua, y simplemente es buscar historias. Cada día me gusta más buscar historias. Detrás de cada modelo hay una historia. De hecho, yo la luz que pongo es una luz, digamos, hasta teatral. No marco tendencia, no me gusta marcar tendencia. Eso de ver que la tendencia es fotografiar con luces azules, pues yo eso nunca lo haré. No me interesa. Trabajo siempre con la misma luz y estoy contento con este trabajo. Lo que ha cambiado son las historias. Pero ya te digo que la luz y el encuadre, que es lo que al fin y al cabo forma al fotógrafo, es lo que es lo que tenemos que estar constantemente machacando.”

-¿Qué opinas de la polémica por la obra de Freddy Chalk en Plaza del Príncipe?
“Cuando el arte se reproduce dentro del mismo arte, que es el arte callejero, como el de la Plaza de El Príncipe, yo creo que una cosa bien hecha es arte. Otra cosa es cuando tú haces un vandalismo y pintas todo lo que sea. Pero dejar esa pieza ahí, aparentemente insignificante, yo creo que al final hace que la sociedad se mueva y ha causado que esto sea noticia y que la gente cuando pasa por allí diga, ‘esto qué es’, me parece que es interesante.”

-¿A quién te gustaría fotografiar?
“Me gustaría mucho fotografiar a Woody Allen. Siempre me ha gustado Woody Allen. Me parece un tío muy característico. Aparte de sus críticas y cosas que ha hecho, algunas totalmente inverosímiles que no tienen ni pies ni cabeza, creo que como personaje es fantástico.”

-¿Qué sería Alfonso Bravo si no hubiera sido fotógrafo?
“Me hubiera gustado ser arquitecto. Al fin y al cabo, de una forma también de dibujar una ciudad. Los edificios marcan una estética, marcan la luz… De hecho, muchos arquitectos son fotógrafos. La medición de la perspectiva y todo eso me resulta muy interesante. Si no hubiera sido fotógrafo me hubiera gustado. Y no sé, me gustan mucho los animales, no sé si hubiera sido veterinario.”

-¿Un libro que te haya marcado y que recomendarías leer a todo el mundo?
“Veo muchos libros de fotografía. Tengo un libro que siempre va conmigo, Un verano en Tenerife, de Dulce María Loynaz, que se lo recomiendo a todo el mundo y recomiendo que lo sigan difundiendo, que por lo visto ya se paró su edición. Y creo que es un libro que deberíamos leer todos los tinerfeños, porque nos volveríamos a enamorar de nuestra isla.”

-¿Cuál es el próximo viaje para el que te estás preparando?
“Islandia, porque preparo siempre piezas para interioristas. Es un destino que me llamaba mucho la atención es muy volcánico, muy parecido a Canarias, pero con mucho más frío, y conecté. Conecté con ese país en el año 2006 y he vuelto muchas veces.”

Fue el encargado de realizar el book de la última candidata a Reina del Carnaval por este periódico. En 2020, no ha dejado pasar la ocasión de trabajar con el equipo de Santi Castro para transportar a la aspirante por DIARIO DE AVISOS y Tu Alteza, la dulce Mily Reyes, a los coquetos años 50, en una magistral interpretación del glamur de la moda de esa década. Marc Philguer fue el encargado del maquillaje, peluquería y estilismos, junto a Viki Martorell.

Diario de AvisosJuan Carlos Pérez 

No hay comentarios:

Publicar un comentario