miércoles, 8 de enero de 2020

Tres buenos propósitos antirracistas para 2020

Resultado de imagen de negra tomasa?Empieza el año y con él, surge la necesidad, en algunas personas, de hacer una lista de buenos propósitos para cumplir a lo largo del año. Yo no soy muy de hacer lista de propósitos, al menos no a principios de año, pero si tuviera que hacer una lista, incluiría en ella estos tres propósitos antirracistas para cumplir durante 2020.

Terminar con el blackface en las cabalgatas de los Reyes magos
Sigue pasando. Todavía hay cabalgatas en las que se pinta la cara de una persona blanca para que haga de persona negra. Eso es racista.

Hay que dejar de pintar a personas blancas para que hagan de personas negras. Y además hay otra cuestión: la representación. Y la representación importa. El pretexto de que se trata de una tradición no es excusa. También hubo un tiempo en el que los roles femeninos en el teatro eran representados por mujeres y se dejó de hacer. Ahora ya queda claro que las mujeres tienen capacidad de autorrepresentarse. Bueno, pues las personas afro también tenemos esa capacidad.

En España se continúa perpetuando esta práctica racista. Se pinta a Baltasar en muchas cabalgatas a lo largo de territorio. Aún se sigue pintando a pajes en la cabalgata de Alcoy en la representación racista de mayor magnitud de toda España. Se sigue vitoreando a la negra Tomasa en los carnavales de Canarias. Se nos falta el respeto constantemente a las personas afro, y todavía hay quien pretende que  bajemos la cabeza y nos callemos, como si no fuese lícito que reivindicásemos el respeto de nuestros derechos.



Frenar las bromas sexualizadoras sobre el negro del WhatsApp
O con Baltasar, que también pasa. Estas navidades, además, una cuenta con más de un millón de seguidores en Instagram hizo una broma sexual de muy mal gusto relacionando al Rey Baltasar y el famoso Satisfyer. Un montón de gente se rió porque la encontró graciosa, incluso hasta una marca de juguetes sexuales entró al trapo, lo que me parece todavía más grave. Me parece grave por la responsabilidad social que tienen las empresas, por la que deberían no difundir comentarios racistas.

Una cuenta con casi medio millón de seguidores, me guste más o me guste menos, tiene la capacidad de influir en el público. Cuando ese público además es, en su mayoría, un público joven, la influencia es todavía mayor. Sobre todo si ese público valida todo lo que esa cuenta publica sin cuestionarlo en ningún momento. Responsabilidad, no me cansaré de decirlo.

Disculparse y reparar
Disculparse y reparar podría ser otro de los buenos propósitos para 2020. Asumir la responsabilidad es una forma de reparar errores, pero en el contexto español eso no se estila. Se siguen dando situaciones en las que se cometen racistadas públicamente, pero nada.

Como decía, es necesario disculparse y reparar. Equivocarse es algo que sucede con frecuencia porque no lo sabemos todo. El problema es no admitir los errores una vez que alguien nos los ha señalado. Y ahí es cuando surgen los problemas. Porque si no tienes la capacidad de aceptar una corrección sin sentir que te han ofendido te va a costar mucho deconstruirte y evolucionar.

En conclusión
La lista de propósitos no es novedosa. Aún así se hace necesario recordar que los tres propósitos propuestos son necesarios para eliminar el racismo  que subyace dentro de algunas tradiciones culturales en el país. Por más tradicionales que sean estas prácticas, si van en detrimento de los derechos humanos de un colectivo, deberían sustituirse.

Si quieres más ideas de sobre cómo puedes seguir deconstruyéndote, puedes leer este decálogo y también puedes consultar estas lista de cosas que es mejor no decir a personas afro.

Público

No hay comentarios:

Publicar un comentario