miércoles, 30 de octubre de 2019

Gladis de León y Alonso achacan a “un error” la duplicidad en el expediente

Una de las duplicidades detectadas en el expediente; en uno se va a contratar          a Radio Club; en el otro, a Alfredo Moré. DATanto la exconcejala de Fiestas, Gladis de León, como el exgerente de dicho organismo autónomo del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, José Ángel Alonso, reconocieron ayer la existencia de duplicidades en el expediente de contratación del artista dominicano Juan Luis Guerra, con vistas a su actuación en el Carnaval de Día del pasado 9 de marzo, si bien ambos achacaron tal hecho a “un error humano”.

A este respecto, cabe recordar que, tal y como adelantó ayer DIARIO DE AVISOS, en dicho expediente figura un pliego de prescripciones técnicas en el que se dispone la contratación de los conciertos de Juan Luis Guerra y Orishas (un excelente grupo cubano, pero de mucho menor caché que el anterior) “a través de la empresa Radio Club Canarias, por motivos de exclusividad artística”. Sin embargo, también está un pliego de cláusulas administrativas particulares con el mismo fin (contratar a Juan Luis Guerra y Orishas) pero en este caso es con “el representante artístico Alfredo Moré Silva”, a quien también se asigna desde el Ayuntamiento capitalino la “exclusividad artística”.

De Moré Silva se sabe que es un antiguo bailarín del Tropicana que se quedó a vivir entre nosotros y que tiene una academia de baile en La Cuesta. También se adelantó ayer en este periódico que no consta en el expediente que Radio Club o Alfredo Moré justificasen debidamente tal exclusividad artística, y que la relación entre dicha empresa y el cubano viene desde hace un par de años para acá, y que Moré trabaja “por nuestra cuenta”, tal y como asegura la propia directora de Radio Club Canarias, Lourdes Santana, en una carta también incluida en el polémico expediente y que pretende pasar por ser un Certificado de Solvencia Económica a favor de Moré.



Sea como fuere, De León afirmó ayer que la contratación del cantante Juan Luis Guerra para su participación en la pasada edición del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, “se ajustó a la legalidad, cumpliendo así todos los requisitos exigibles, y contó con el visto bueno de la Intervención municipal, como no podía ser de otra manera”.

Para justificar que tal contratación se llevase a cabo como negociado sin publicidad, De León asegura que se poseía carta de exclusividad delegada en la persona de Alfredo Moré Silva, “como consta en el expediente, debidamente foliado”. Sin embargo, en el mismo solo aparece una carta rubricada por el propio Moré, si bien es posible que, dado que se trata de un expediente donde se han cometido errores, exista algún otro documento que no ha sido facilitado desde el propio Ayuntamiento.

Tras recordar que este expediente pasó la fiscalización previa de Intervención, “igual que los dos pagos posteriores”, la exconcejala de Fiestas apuntó que dentro de las condiciones pactadas con el representante para España de los artistas, figuraba la realización de dos pagos: el adelanto del 50% (250.597,16 euros), destinado a la gestión de pasajes, visados o habitaciones de hotel, correctamente fiscalizado por Intervención, y un segundo pago con el 50% restante, una vez celebrado el concierto en el plan de pagos del Organismo de Fiestas.

EL COSTE
Sobre el polémico coste, que todos los especialistas consultados por este periódico consideran desorbitado y fuera de mercado, De León niega que “se inflaron” las cuantías, pues el importe barajado siempre fue de 501.000 euros, pero “sí existió un error humano, por el que se envió a través del portafirmas un archivo erróneo a la Gerencia, por parte de asesores jurídicos del Organismo de Fiestas”.

En concreto, indica, “se trató de un pliego de cláusulas técnicas que se pasa a la firma sin concluir las negociaciones, obrando las cantidades auténticas en el pliego de cláusulas administrativas debidamente fiscalizadas”.

Una excusa similar utilizó el exgerente del Organismo Autónomo de Fiestas capitalino, José Ángel Alonso, al ser preguntado por Canarias Ahora acerca de un desfase de unos 88.000 euros en el expediente de contratación, Alonso sostuvo que que se trata de un “error”. El que fuera máximo responsable técnico del ente encargado de organizar el Carnaval, entregó un segundo pliego de prescripciones técnicas, que no aparece foliado como el resto de documentos del procedimiento, en donde se fija un precio de 427.837 euros, cantidad que coincide con el desembolso que se realizó por la actuación de Juan Luis Guerra y su banda, los 4:40.

Resta añadir, tal y como adelanta Canarias Ahora, que el interventor municipal informó favorablemente, pero lo hizo en base al precio más elevado, el que se fija en el documento aportado por el exgerente, a pesar de que el pliego que está foliado en el expediente arroja una cuantía casi 90.000 euros inferior.

Diario de AvisosTinerfe Fumero 

No hay comentarios:

Publicar un comentario