miércoles, 23 de octubre de 2019

"Este es el año del cambio en el escenario del Carnaval de Las Palmas".

Vive el Carnaval con mucha intensidad y emoción. Habitó en el parque de Santa Catalina en los primeros años en los que se celebraron los grandes eventos allí. Y ha experimentado la sensación de otra cita tradicional de estos festejos: Cádiz. Por todo ello, Sergio Macías se ha convertido en el diseñador del escenario de 'Érase una vez' en 2020, con el que busca mezclar elementos propios de los cuentos populares con otros que servirán como homenaje.

Le han encargado una de las tareas más complicadas de todo el Carnaval, ¿cómo se siente?

Me siento un privilegiado. Es un proyecto que, aunque no lo lleve persiguiendo mucho tiempo porque es la primera vez que me presento, sí que me hacía especial ilusión realizarlo dentro de mi trayectoria profesional. Y este año, gracias a la Asociación de Diseñadores, que lanzó la llamada-proyecto con profesionales del sector, pues ha sido un empujón para poder intentarlo. Ni me lo pensé y arranqué con mucha ilusión la candidatura y quedamos tres finalistas con los que competimos. Mi proyecto destacó sobre los otros dos, y ahí está, esperando a terminar de retocarlo para poder presentarlo de manera oficial.

¿Cómo fue ese proceso, tenía pensado antes el presentarse o lo empezó a idear todo cuando salió la oportunidad?

Hombre, el tema es que cada año sale una alegoría, así que por mucho que tú idees en tu mente un proyecto de escenografía, la alegoría y el tema de cada año es el que va a marcar ese diseño, por lo que, hasta que no se supo la temática, no empezaron a fluir las ideas. A partir de ahí sí.

Las ideas vinieron bastante claras, aunque es una temática muy amplia con el Érase una vez, por lo que tuve la oportunidad de desarrollar varias ideas de manera alegórica dentro de la escenografía. Puedo adelantar que figuran 12 cuentos populares que aparecen mediante iconos o diferentes toques que te hacen recordarlos, sin enseñar a ningún personaje. Hay un cuerpo central, muy protagonista en el escenario, y luego elementos que le acompañan y forman parte de la alegoría que hemos creado.

Son, por lo tanto, elementos alegóricos, no es que vayamos a ver figuras concretas, sino que nos van a estar evocando...

Hay algunas figuras que son muy concretas, que se van a ver e inmediatamente se sabrá a qué cuento están evocando, un poco más intuitivas, y además hay dos partes importantes de homenaje: visualmente, hay dos elementos que hacen homenaje a ciertos aspectos relacionados con el Carnaval.



¿Tuvo algún referente, algo o alguien que le inspirara?

No, principalmente no. Es un escenario popular, no está marcado por el minimalismo o algún concepto, como se ha intentado en otros años. Hay una escenografía muy labrada, con muchos detalles, incluso cuanto más miras, más encuentras dentro del escenario. Están adaptados también a lo que es el Carnaval, ya no solo los cuentos clásicos de Blancanieves, Alicia en el país de las maravillas, El Mago de Oz...

Un escenario en el que la gente se va a quedar boquiabierta...

La intención es que genere expectativa. Y creo que es el año del cambio. El escenario busca también que la gente se impresione, que un poco se sorprenda de lo magnífico que suelen ser los escenarios, porque en esta capital se han hecho escenarios excelentes. Yo este año me estreno como escenógrafo y me estreno además en el Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, no es cualquier cosa.

Todos los ciudadanos de la ciudad nacemos con el Carnaval en vena, pero es cierto que algunos lo viven con más entusiasmo que otros, como usted, ¿no le genera eso también un poco de respeto, de miedo?

Respeto, muchísimo. A todos los grupos del Carnaval, a toda esa gente que se pega un año preparando estas fiestas por simple amor, no por dinero. Creo que poca gente trabaja en los Carnavales por dinero. Quien está, nada más terminar un año, pensando en el siguiente para poder prepararse su disfraz, o el diseñador que piensa en un traje para la reina o para las comparsas o las murgas, quienes crean letras y ensayan durante meses para un minuto de disfrute en un escenario. Para mí eso se merece el mayor de mis respetos, por lo que eso es lo que me causa el poder diseñar la escenografía del año 2020 y mucha admiración a estos que llevan tanto tiempo.

Este escenario es para mí un reflejo también del pueblo, y es algo que plasmo en el diseño. Hay una intención clara, que sea reflejo del Carnaval de cada uno. Al final cada cual tiene su propia versión de estas fiestas, de lo que cada uno quiere ver y hay un pequeño guiño de todos ellos en esta escenografía.

La Provincia - Diario de Las PalmasChristian Afonso 

No hay comentarios:

Publicar un comentario