jueves, 31 de octubre de 2019

El concierto electoralista de Coalición Canaria se tramitó chapuceramente

Hasta la alcaldesa actual, Patricia Hernández, ha expresado sus dudas sobre si la cifra oficial de asistentes al concierto se ajusta o no a la verdad. Fran PalleroUn precio claramente fuera de mercado, un desfase de cerca de 90.000 euros, 63.000 euros destinados a la “gestión y coordinación artística”, la existencia de dos expedientes con contratados distintos (Radio Club Canarias y un particular, Alfredo Moré Silva), errores en el volumen de negocios presentado por el citado particular, ausencia de la necesaria verificación (al menos, en la documentación que obra en poder de este periódico, sin que se sepa ya si aparecerán más papeles) sobre la “exclusividad artística” que justifique por qué se apostó por un procedimiento sin publicidad y por la vía de urgencia, el pago adelantado de la mitad de ese medio millón de euros…

Son suficientes circunstancias para concluir que el concierto del 9 de marzo contratado desde el equipo de gobierno municipal (por entonces controlado por Coalición Canaria) con la vista puesta en las inminentes elecciones locales, celebradas dos meses y medio después del espectáculo, fue tramitado chapuceramente, por mucho que el interventor municipal le diera su visto bueno, si bien queda por saber si, finalmente, tuvo acceso o no a toda la documentación.

Es discutible que se pagara medio millón de euros por un artista que, por elevado que sea su prestigio internacional, no tiene un caché que supere los 200.000 euros, como bien saben otros ayuntamientos canarios que lo han contratado durante los últimos años. Igualmente, asoman preguntas sobre el hecho de que Radio Club Canarias haya cobrado además unas cantidades aún por desvelar en concepto de promoción de dicho espectáculo, cuando todos los indicios apuntan a que Moré, supuestamente, fue contratado “por cuenta de” dicho medio de comunicación, en expresión utilizada por su directora, Lourdes Santana, en una igualmente sorprendente certificación de solvencia económica en favor de Moré y que hace referencia a trabajos anteriores en los que intervino quien fuera bailarín (y muy bueno, por lo que dicen de él) del Tropicana, reconvertido en profesor de salsa tras afincarse en Tenerife hace al menos tres lustros.



A buen seguro que durante la Comisión de Control municipal prevista para el próximo 7 de noviembre, concejales como Ramón Trujillo, de Izquierda Unida y líder de Unidas Podemos en la capital tinerfeña, pedirán explicaciones sobre lo sucedido. Y, en caso de que no sean convincentes, será la Fiscalía Anticorrupción la que tendrá oportunidad de analizar con detalle este singular expediente.

Diario de AvisosTinerfe Fumero 

No hay comentarios:

Publicar un comentario