domingo, 27 de octubre de 2019

El Carnaval se viste con 55 trajes

El color y la alegría típicas del Carnaval regresaron ayer a la ciudad gracias a la pasarela Carnaval Fashion World, que cumple su décima edición con 55 diseños de ocho creadores que dieron algunas ideas a los asistentes para ir pensando en los disfraces con los que participarán en las fiestas. Las fantasías, relacionadas en su mayoría con los cuentos, relucieron por la blanca pasarela que este año, por tercera vez, salió a los exteriores del Parque de Santa Catalina gracias al buen tiempo.


Entre las fantasías que se presentan estas dos jornadas de glamour carnavalero, personajes de cuento como la Cenicienta, Blancanieves o ¿Caperucita? salieron de las páginas de los libros para materializarse con nuevas versiones más creativas, pero también elementos diferentes y trasgresores o de historias no tan conocidas por la sociedad. Todas tienen cabida en esta especie de muestra de disfraces. Según Alberto Pérez, presidente de la Asociación de Diseñadores del Carnaval (ADIC) -organizadora del evento-, la intención es que el público asistente "abra la mente y vea cosas que le sorprendan", con el fin último de "despertar su ingenio" y su creatividad.

Cada uno de los ocho diseñadores contó con seis modelos a presentar, lo que hizo un total de 48 diseños, a los que se sumaron alguno más hasta llegar a alrededor de 60 en el carrusel final, en el que todos los trajes volvieron a salir a la pasarela para desfilar una última vez. Los protagonistas fueron Miguel Paguel, Beyo Diseños, R&R, Loly Arbelo, Mary Patrón, Jorge Pérez, Julio Vicente Artiles y de Manuel Camejo, invitado desde la isla de Lanzarote, que mostraron sus creaciones más llamativas para estos carnavales, en las que predominaron los grandes vestidos, las sedas y el colorido, al más puro estilo cuento.

Alicia en el país de las maravillas o El mago de Oz tuvieron su cita con esta pasarela, así como las madrastras más malas de los cuentos populares. Tampoco faltó un homenaje a los sucesos que se desencadenaron este verano en la Isla con motivo de los incendios forestales, ya que la diseñadora Loly Arbelo quiso transmitir el amor que siente por su tierra con sus creaciones. También hubo versiones más intimistas de los diseñadores, como fue el caso de Julio Vicente Artiles quien inspiró su colección en sus relatos personales en donde "una mujer se viste con plumas de papel y una niña se hace vestidos con peluches".



La noche fue amenizada por la música del Coro Gospel MLOU, la Asociación Musical Voces Soul Canarias y de los cantantes Belinda Falcón, Laura Perdomo y Omar Betancor, que hicieron un arranque de gala de fantasía cantando versiones de algunas míticas canciones de Disney, ante cerca de un millar de asistentes que llenaron las gradas dispuestas en el parque, entre los edificios del Museo Élder y del Miller. El maestro de ceremonias fue el periodista y presentador Roberto Herrera.

La pasarela de 30 metros, de color blanco, sirvió como escaparate para las ocho colecciones. En palabras del organizador del evento, esta escenografía "potencia la luz" y hace que todos los diseños "destaquen porque son las protagonistas de la noche, las grandes estrellas". En el fondo, sendas paredes negras y varias pantallas LEDS servían para completar la pasarela. En las mismas se proyectaban vídeos que los propios diseñadores escogieron para acompañar sus desfiles.

Entre los asistentes al desfile, estaba la concejala de Servicios Públicos y Carnaval, Inmaculada Medina, acompañada por otros concejales de distintos grupos políticos del Pleno municipal. También lo presenciaron autoridades insulares y personajes públicos de la capital grancanaria, entre los que se encontraban el diseñador del escenario de las Carnestolendas de este año, Sergio Macías.

En sus nueve ediciones anteriores, la Carnaval Fashion World ha expuesto más de 90 colecciones de distintos diseñadores, tanto jóvenes como veteranos, y casi 1.000 diseños diferentes para que la sociedad pudiera contemplar algunas de las tendencias de cada edición de uno de los festejos más importantes de la capital. En todos ellos, primaba la imaginación y la fantasía, pero sobre todo la alegría de un pueblo que, según apuntó Alberto Pérez, "es carnavalero los 365 días del año" y que vive ansioso esperando a febrero.

La Provincia - Diario de Las PalmasChristian Afonso 

No hay comentarios:

Publicar un comentario