lunes, 19 de agosto de 2019

Andrés Martín, concejal de Fiestas de Santa Cruz: “Reorientar el Carnaval, desde la plaza del Príncipe hacia abajo, sería el cambio más sensible”

Admite que van a tener que estirar mucho los 100.000 euros que tienen presupuestados para apoyar los actos en la calle de aquí a final de año, incluido los de Navidad. El concierto de Juan Luis Guerra arrasó con casi todo el presupuesto. Mientras, Andrés Martín Casanova (PSOE), nuevo concejal de Fiestas de Santa Cruz, trabaja a destajo para cumplir con la agenda del Carnaval 2020. Reconoce que no habrá grandes cambios, no hay tiempo material para ello -“los haremos poco a poco”-, y señala que el mayor cambio para él sería volver al Carnaval que se hacía hace 10 o 15 años, más cerca del mar, una forma, resalta, de solventar los problemas con los vecinos.

-¿En qué situación encontró la Concejalía de Fiestas?
“Me he encontrado con un personal funcionario muy diferente al resto de áreas del Ayuntamiento, de forma que a su horario laboral, de ocho a tres, suman la participación en los actos que se hacen en la ciudad. El Carnaval se organiza con 15 personas e intentamos que esos funcionarios estén en la toma de decisiones y que no sean empresas externas las que organicen nuestras fiestas. Eso implica que hagan un sobresfuerzo y quizá estén algo desmotivados por la falta de personal. Hemos estado trabajando con el área de Recursos Humanos para hacer una propuesta con el fin de cubrir en parte esas bajas y teniendo en cuenta que en los próximos 12 meses también se jubila personal”.

-¿Cuánta gente necesita?
“La solicitud que hicimos era de unas cinco personas, sobre todo auxiliares y administrativos. Justamente las dos personas que están en registro se jubilarán en los próximos 12 meses, por eso es necesario que el personal nuevo esté con tiempo para formarse”.


-Nada más llegar tuvo que tomar decisiones muy rápidas sobre el Carnaval…
“Sí. Nada más llegar ya llegábamos tarde para todas estas decisiones que se deben madurar entre abril y mayo. Cuando llegué el 17 de junio ya íbamos uno o dos meses tarde. Nos dio tiempo a hacernos una composición de lugar para ver qué tipo de perfiles tenía que buscar. Nos pusimos manos a la obra para elegir a los directores de la gala y, sobre todo, al diseñador del escenario, que era lo que más prisa nos corría, porque cuanto más tarde en diseñar, más tardaremos nosotros en adjudicar. Un concurso que, por otra parte, conlleva plazos más largos por el importe que tiene (unos 200.000 euros). También llegamos un poco tarde con el diseñador del cartel, que nos afecta en el sentido de que cuanto antes esté, más publicidad y promoción se le puede hacer en la fiesta”.

-¿Ya le ha enseñado algo Javier Nóbrega del cartel?
“Aún no, pero con la elección de Javier para diseñar el cartel escogimos a un carnavalero consagrado. Creo que el cartel va a estar por encima de las expectativas y puede que sea uno de los más recordados de la historia. Está muy motivado y tiene muchas ganas. El cartel del Carnaval era una espinita que tenía clavada”.
-Los nombres elegidos han sido muy bien acogidos, o al menos eso parece…
“Realmente son gente relacionados con el Carnaval. Marco y María han ganado tres veces la Reina del Carnaval, han participado en otras tantas, desde la época de Tamayo, en la plaza de Toros. Realmente ellos diseñaron lo que actualmente conocemos como los trajes de Reina. Además, han dirigido muchas galas en el Puerto de la Cruz y ahora mismo se están dedicando a la producción de grandes eventos de moda. Tienen una experiencia y un equipo que dan garantía de que lo van a hacer bien”.

-¿Le han adelantado alguna de la líneas de la Gala?
“En el tema del escenario quieren una vuelta a los años en la plaza de España, con volumen, que no sea una pantalla ni una lona, que se vea un escenario trabajado, pero nos vamos a limitar al presupuesto que tenemos y lo vamos a hacer con imaginación”.

-No tiene margen para introducir muchos cambios…
“Hablamos de una gala tipo, en la que las candidatas sean las protagonistas, incluiremos a los grupos del Carnaval, lógicamente, y se contará con un artista invitado que ponga un broche final. Realmente las galas están bastante trilladas, con una obertura, la presentación de candidatas, la participación de los grupos y el cierre, y los chicharreros lo queremos así, y cuando se ha intentado hacer algo diferente no ha gustado”.

-El año pasado, ante el gran número de candidatas, se llegó a plantear imponer un límite. ¿Es partidario de esa medida?
“En principio vamos a abrir la inscripción y veremos cuántas candidatas se presentan. En caso de que el número exceda ya veremos si se toma algún tipo de medida. Sabemos que algunas empresas y diseñadores que el año pasado presentaron candidata este año no lo van a hacer pero es algo que nos han dicho extraoficialmente. Para los directores de la Gala y para mi un número entre 15 y 20 candidatas debería ser el modelo a seguir para no pasarnos de tiempo de la duración de la Gala”.

-Usted ha manifestado que es partidario de los escenarios en la plaza de España. ¿Será posible volver a sacar las galas y concursos a la calle?
“Tenemos que reconocer que el Recinto Ferial tiene sus ventajas. La principal es que no hay que mirar continuamente al cielo por si llueve, hace frío o hay viento… Ese nerviosismo no lo tenemos, sabemos que tal día a tal hora va a comenzar la Gala. Lo que sí me da pena es que ese escenario que se va a construir y que tanto esfuerzo conlleva no se pueda disfrutar en la calle, que no nos dure hasta el último día del Carnaval. El recuerdo de esos grandes bailes encima del escenario del Carnaval, con el motivo de ese año, es una foto que se echa de menos, pero es cierto que los grupos, por la seguridad que da, prefieren que el escenario esté en el Recinto”.

-¿El encuentro con el puerto facilitaría esa vuelta a la calle?
“Hay que esperar a ver cómo queda la obra de Puerto-Ciudad y ver qué espacios se nos quedan libres y qué espacios dentro de la Autoridad Portuaria, con la que ahora compartiremos espacio. Será entonces cuando se verá si es factible llevar el gran escenario del Carnaval a la plaza de España. A mí me gustaría. No es más barato en la calle que en el Recinto Ferial, lo que me da pena es que no se pueda disfrutar de esa gran inversión de dinero público que termina 10 días antes de que empiece el Carnaval en la calle”.

-El concierto de Juan Luis Guerra permitió comprobar que esa nueva zona es capaz de acoger a miles de personas…
“Lo cierto es que después del concierto de Juan Luis Guerra nadie fue capaz de subir a la zona del Orche y todo el mundo se quedó disfrutando del Carnaval en esa zona. Ahí está la clave. Esto supone que si nosotros damos la oferta suficiente para que sea atractivo el Carnaval en el cuadrilátero histórico, que podría ser el compuesto por San José, Villalba Hervás, plaza de España y Valentín Sanz con plaza del Príncipe, la gente no buscará zonas de ocio más arriba, en el entorno de Weyler, que no es una zona histórica del Carnaval. Si conseguimos eso, además lograremos que los vecinos de esa zona dejan de sufrir molestias”.

-¿Ya se ha reunido con los vecinos?
“Lógicamente, nos tenemos que reunir con ellos para intentar llegar a un consenso intermedio, donde los carnavaleros cedamos y los vecinos también lo hagan, en ruido y en horas de Carnaval. La idea es reunirnos y llegar a ese consenso. Pero sí es verdad que a mí me gustaría llegar al Carnaval que teníamos hace 10 o 15 años, donde todo se desarrollaba desde la plaza del Príncipe hacia abajo”.

-¿Han pensado ya en alguna medida para atraer ese público?
“Intentando hacer un diagnóstico y pensando en los motivos de por qué se ha trasladado el Carnaval, he llegado a la conclusión de que una de las posibilidades para se haya quedado arriba puede estar en la limitación de la parada del tranvía en la plaza de la Paz. La gente baja caminando por Rambla de Pulido y ya se establece en Weyler. Entiendo que no se baja más porque después hay que subir hasta la plaza de La Paz para coger el tranvía. Si nosotros podemos buscar la manera de retrasar la parada del tranvía hasta el Guimerá, quizás tengan más alternativas de Carnaval. Eso es uno de los diagnósticos rápidos que he hecho, porque hace 15 años no había ese movimiento y es por el tranvía”.

-¿Es posible hacer ese cambio?
“Aún no lo sé. Hay que ver si es técnicamente posible. Quizá sea una de las medidas que sin muchos cambios ocasiona menos molestias a los vecinos de la plaza de Weyler. Los cambios hay que hacerlos poco a poco. No va a haber cambios radicales, solo reorientar el Carnaval al que había hace 10 o 15 años, y creo que la vuelta a ese Carnaval sería el cambio más sensible de la fiesta”.

-Entiendo entonces que en 2020 pocos serán los cambios…
“Por el poco tiempo y margen de maniobra, habrá novedades, pero muy pocas. Seguirá el Carnaval de Día. Además, este año el lunes es festivo y tenemos esa alternativa de alargar un poco más el primer Carnaval de Día, que es ese domingo. Por lo mismo también se podría adelantar el comienzo del Lunes de Carnaval al ser fiesta. No nos planeamos grandes cambios”.

-¿Se apuesta por traer a algún artista, como Juan Luis Guerra, para el fin de fiesta?
“El tema es ver el presupuesto que tengamos para ese tipo de contrataciones. Traer a un personaje como Juan Luis Guerra es un esfuerzo enorme para Fiestas y eso nos lastraría las diferentes fiestas, como las de mayo, las patronales y Navidad, que es lo que nos está pasando ahora. Hay que ver qué programación tenemos para el resto del año y si compensa solo enfocar un gran gasto en Carnavales. Hay que estudiarlo. También tendremos que valorar las ofertas que nos lleguen de productoras y managers de grandes artistas. Si hay un gran artista que esté girando en febrero en Europa, a lo mejor es más fácil traerlo por un precio menor que si lo traemos directamente de Miami o Puerto Rico solo para el Carnaval, lo que nos lastraría para el resto del año”.

-¿Se ha quedado Fiestas sin dinero para afrontar el resto del año?
“Vamos a intentar llegar, pero es verdad que vamos un poco justos. Hay pedidas varias colaboraciones a Fiestas, desde conciertos, encuentros como el de la cerveza, Halloween también y ya nos plantamos en la campaña de Navidad. Para todo esto hay 100.000 euros. Vamos a tener que estirar mucho para cumplir con las expectativas”.

-Una de las quejas vecinales, además del ruido, es que todo se hace en el centro. ¿Habrá más Carnaval en los barrios?
“En las reuniones que estoy teniendo con el equipo de trabajo de producción de Fiestas le he marcado una directriz, y es la de intentar pensar en nuevas ubicaciones de escenarios en los barrios, o en los distritos o barrios emblemáticos en los que desarrollar un escenario, y no siempre pensar en las mismas ubicaciones, como las de la plaza de la Candelaria, Francisco La Roche, plaza de Europa o del Príncipe. Tenemos que intentar abrirnos un poco mas a sitios como, por ejemplo, el parque La Granja, zonas en el distrito Suroeste, Ofra, barrio La Salud. Tenemos espacios en los que también es importante que el Carnaval esté presente allí, porque además son núcleos de los que se nutre la fiesta. Es una prioridad de la alcaldesa y mía que las fiestas lleguen a todos los barrios”.

-¿Es partidario de que haya un Príncipe del Carnaval?
“Es una decisión tan importante que no debo tomar yo solo como concejal. Lo cierto es que este debate no está en la Junta de Gobierno del Ayuntamiento, por lo que si decidimos introducir un cambio tan importante en las bases de la Gala para que participen hombres, tiene que ser un debate profundo y en consenso dentro del grupo de gobierno y no por decisión de este concejal. Sería un gran cambio para el modelo actual de galas y no está encima de la mesa. Las galas de 2020 serán como las hemos conocido siempre”.

Diario de AvisosNatalia Torres 

No hay comentarios:

Publicar un comentario