lunes, 1 de abril de 2019

Un coso apoteósico que ya huele a verano

Gran Coso Apoteosis de Los CristianosEl Carnaval Internacional de Los Cristianos es distinto a todos los que se pueden disfrutar en la Isla. Son unas carnestolendas con sabor a verano, a tiempo de vacaciones, y tienen ese toque despreocupado que solo dan los espacios que, como el municipio de Arona, se han consagrado al descanso de sus visitantes. La agenda festiva del municipio sureño tenía ayer una cita obligada, su Coso Apoteósico. Este recorrido es uno de los más largos de la Isla gracias a los más de dos kilómetros que separan la salida en la zona de la Playa Callao del Centro Cultural de Los Cristianos. "Y hay alguna pendiente, pero nos gusta venir, y además nos dan un juguito", bromeaba ayer una de las participantes.

Los Cristianos dedicó su tarde de domingo a la fiesta y, con el objetivo de hacer del día una cita memorable, cerró buena parte de sus accesos al tráfico rodado. Según los datos facilitados por el Ayuntamiento, el de ayer fue el Coso con más participantes de la historia: 12 carrozas y más de 50 grupos entre comparsas, murgas y distintas agrupaciones vinculadas con la fiesta.

La formación encargada de abrir el recorrido fue la comparsa Ay Caramba, que participó por tercer año consecutivo en el Carnaval. Tamara Pérez, una de sus componentes, detalló que son medio centenar de personas y que este año han logrado hacerse con el segundo premio de presentación. Además lo han hecho gracias a una fantasía muy especial. "Se llama Rozando el cielo, papá y es un homenaje al padre de nuestra directora, recientemente fallecido", indicó.

Los organizadores cifraron en 15.000 las personas que se acercaron para participar en el Coso de Los Cristianos. Como siempre, llamó especialmente la atención la gran afluencia de ciudadanos extranjeros. Los protagonistas a uno y otro lado de la avenida Juan Carlos I fueron ellos: británicos y alemanes, principalmente. La mayoría dedicaron la tarde a fotografiar o grabar cada uno de los detalles que pasaban ante sus ojos. Otros, más acostumbrados a pasar largas temporadas en el sur de Tenerife e imbuídos del espíritu carnavalero se lanzaron a la calle ataviados con sus disfraces. Había de todo, desde pingüinos caminando sobre vertiginosos tacones hasta plátanos acalorados o bailarinas hawaianas.



De hecho, el atractivo turístico de los carnavales no es algo nuevo para un municipio decano en esta industria. "Miles de personas de países de todos los continentes viajan en estas fechas al municipio, que cuenta con las instalaciones hoteleras casi al completo", explicaron en este sentido los portavoces del consistorio.

Pese a la hora de retraso con la que dio comienzo el acto, vecinos y visitantes dejaron claro que había ganas de fiesta. Los bares, pubs y locales que se reparten a los largo del recorrido hicieron su particular agosto y llenaron sus terrazas gracias al Coso.

Después de la primera comparsa, la verdadera protagonista de la fiesta fue la Reina del Carnaval, Rebeca González Cabrera, que despertó la admiración de todos gracias a su fantasía Península de la Guajira, firmada por el diseñador Daniel Pagés.

Mientras, y poco a poco, otro tipo de agrupaciones carnavaleras se fueron sumando al desfile. Entre ellos estaba la murga infantil Los Retorciditos, de la vecina localidad granadillera. "Somos de aquí cerca, no podemos faltar", explicó una de las madres que acompañaban a los pequeños. "Somos unos 42 miembros y los hay desde los cuatro añitos hasta los 17. Este año hemos conseguido un primer premio de presentación y un tercero de interpretación en el concurso de Santa Cruz", comentaron orgullosas.

La fiesta de Los Cristianos escogió en esta ocasión como tema La Jungla y eso también se dejó notar durante toda la tarde. Ritmos y motivos selvático se dejaron ver a lo largo del Coso, como un grupo enorme de exploradoras que no dejó indiferente a nadie. Pero no solo ellas se encargaron de poner el toque exótico a la jornada, un grupo llegado directamente del Oktoberfest hizo las delicias de todos con sus enérgicos bailes. También llamaron la atención las componentes del grupo coreográfico Azahar. Entre ellas, Cynthia Hernández y Lidia Aguilar, que aseguraron estar "encantadas" de participar en este Coso porque "la gente se entrega, les gusta mucho".

Las celebraciones en Los Cristianos finalizan hoy con la tradicional quema de la sardina.

La Opinión de TenerifeAlmudena Cruz

No hay comentarios:

Publicar un comentario