martes, 26 de marzo de 2019

Vecinos de S/C de Tenerife debaten trasladar el "macrobotellón" del próximo carnaval

Imagen Twitter Santa Cruz en CarnavalVecinos del centro histórico de Santa Cruz han convocado para este miércoles una asamblea pública para hacer balance de lo que consideran "macrobotellón" del Carnaval y pedir su traslado en 2020 a la zona del puerto.

La Asociación El Perenquén, que ha organizado el encuentro para el miércoles, denuncia en un comunicado que en las pasadas fiestas los niveles de ruido han sido superiores a los permitidos en algunas zonas del cuadrilátero carnavalero, la "dantesca" basura al amanecer tras estos actos nocturnos y el daño a jardines y patrimonio histórico.

En la asamblea se pretende hacer balance de lo que denomina las "huellas del Carnaval 2019" en cuanto a ruido, movilidad, medioambiente urbano y patrimonio histórico.

Este encuentro permitirá conocer las experiencias del vecindario sobre las molestias causadas por los macrobotellones nocturnos y las acciones que llevar a cabo para que no se repitan en la edición de 2020.

La intención de este colectivo ciudadano es iniciar en los próximos meses contactos con todos los grupos políticos municipales, una vez constituida la nueva corporación del Ayuntamiento resultante de las elecciones del 26 de mayo, con el fin de que se establezca una hoja de ruta conducente al traslado de los macrobotellones nocturnos (con quioscos, chiringuitos, terrazas, coches engalanados que emiten música a alto volumen) unos cientos de metros más abajo, hacia la zona puerto-ciudad.



La presidenta de la asociación, Silvia Barrera, aclara que los vecinos no están en contra del Carnaval y sus actos tradicionales "sino específicamente del macrobotellón, cuyos desorbitados niveles de ruido, dañinos para la salud de muchas personas ancianas y enfermas que viven en la zona afectada, son un fenómeno relativamente reciente".

Además, recuerda que la sentencia dictada en 2007 por la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de canarias, establece que, a pesar de la importancia que tiene el Carnaval para Santa Cruz, "la Administración, con el fin de proteger y amparar el derecho al descanso y tranquilidad de los vecinos, deberá adoptar todas aquellas medidas necesarias".

Para ello se puede llegar "incluso al traslado de las actividades nocturnas a zonas no residenciales, a fin de proteger los derechos de éstos y dar cumplimiento a la normativa existente sobre ruidos, celebración de espectáculos”, añade.

Respecto al Carnaval de este año, la asociación denuncia que hubo muchos puntos de emisión de música a niveles de ruidos excesivos, con 95 o 105 decibelios, muy superiores a los considerados adecuados para evitar molestias a la salud humana.

En el caso del Callejón del Combate, según lamenta la asociación, se permitió una fiesta con promotores privados que comenzó a las 5.15 horas de la tarde y acabó a las 6.00 horas con más de ocho altavoces y 85 decibelios.

El Perenquén también afirma que se toleró la entrada de carritos con altavoces sin control alguno de su nivel de ruido.

En cuando a la basura, estos vecinos califican de "lamentable" el "inaceptable" grado de suciedad con que amaneció el llamado cuadrilátero del Carnaval tras los macrobotellones, y apelan a la necesidad de tomar medidas que eviten tan "dantesco vertedero" a las puertas de edificios habitados, inmuebles que son patrimonio histórico, en algunos casos en el entorno de protección de Bienes de Interés Cultural (BIC).

No hay comentarios:

Publicar un comentario