jueves, 7 de marzo de 2019

Santa Cruz de La Palma se sacude el polvo de Los Indianos

Santa Cruz de La Palma recuperaba ayer la normalidad después de vivir el mayor festejo que se celebra anualmente en la Isla Bonita: Los Indianos. La gran batalla de polvos de talco que caracteriza la celebración del lunes de Carnaval en la isla de La Palma deja a la ciudad cubierta de un manto blanco que desde primera hora de la mañana de ayer se afanaba en eliminar un operativo de unas 120 personas.

Alrededor de 12 toneladas de residuos fueron retirados de las calles de Santa Cruz de La Palma en este zafarrancho de limpieza para hacer frente a los residos que dejaron las 70.000 personas que participaron en la celebración del Día de Los Indianos, según los cálculos oficiales de participación ofrecidos por el Ayuntamiento.

La operación limpieza contó con la participación de los Bomberos, AEA, Canaragua y empresas colaboradoras, además del propio Ayuntamiento, mejorando este año la rapidez en la recogida de la basura, según informó el alcalde de la localidad, Sergio Matos.

En cualquier caso, pese a la enorme cantidad de agua a presión que se ha utilizado durante la mañana de ayer para eliminar el polvo de las calles del centro de Santa Cruz de La Palma, de no producirse una lluvia intensa, la impregnación del talco persistirá durante bastante tiempo en el piso de la ciudad, por lo que es obligado andar con muy cuidado ante posibles resbalones que causen caídas.

Y es que el polvo de talco se cuela por las arterias urbanas de Santa Cruz de La Palma y se resiste a marcharse, como los últimos indianos que a primera hora de la mañana de ayer alargaban la fiesta, mientras empezaban las faenas de limpieza, cuyo operativo empezó a funcionar a las cuatro de la madrugada.



Mientras tanto, los negocios del centro, también desde primera hora de la mañana, se esforzaban en la limpieza de los escaparates y fachadas de los edificios, para reanudar la actividad lo antes posible. Una tarea que también emprenden los vecinos de la zona donde transcurre la fiesta.

El entorno de la ciudad también se iba despejando de caravanas y vehículos que acamparon desde el fin de semana. Muchos de ellos ya marchaban en barco a Tenerife en la misma mañana de ayer.

UNA FIESTA SEGURA

El alcalde destacó que, un año más, Los Indianos de Santa Cruz de la Palma han vuelto a sobresalir por la seguridad con la que transcurre la fiesta. En este sentido, indicó que no llegaron a la treintena los incidentes que se registraron en la jornada de ayer, relacionados con la ingesta excesiva de alcohol, alguna caída y varias peleas.

Además, subrayó que las nuevas medidas adoptadas en materia de seguridad, como el cierre del acceso por la avenida de El Puente a la calle Real para el recibimiento de la Negra Tomasa en la plaza de España, funcionaron bien.

Un número que está sin duda llamado a crecer es el desembarco de la Negra Tomasa en el Puerto de Santa Cruz de La Palma, donde fue recibida por miles de personas, a lo que contribuyó la llegada prácticamente a la vez del barco de Fred Olsen. Hay que destacar la mejora de la ambientación en la recepción de la Negra Tomasa, que llegó en una embarcación de mayor tamaño y en el puerto se habilitó una especie de antigua oficina de aduanas, inspirada en los tiempos de la emigración palmera.

El debate sobre si hubo más o menos participantes en Los Indianos que en la edición anterior es recurrente cada martes de Carnaval y cada uno tiene su opinión. Lo que sí parece cierto es que cada vez se disemina desde más temprano la participación en los distintos escenarios que trufan la geografía indiana de Santa Cruz de La Palma.

Sergio Matos, que este año celebró sus últimos Indianos como alcalde, dado que ha decidido dejar la política activa al término de este mandato, aseguró que este año ha “habido mucha más gente que en el pasado”. Sea así o no, la realidad es que el mayor espectáculo anual que celebra la isla de La Palma ha vuelto a ser un éxito en todos los sentidos.

David Sanz


No hay comentarios:

Publicar un comentario