sábado, 2 de marzo de 2019

Magia, color y música en una gala con sabor a Brasil

La Gala de la Reina de la capital grancanaria destiló un sinfín de imágenes en un Parque Santa Catalina que se vio engalanado al son de la samba.

La música y el color de Brasil inundaron la gala. La velada, que estuvo conducida por el periodista Jazael Ascanio, el actor José Carlos Campos y la presentadora Luján Argüelles, contó con una pasarela que cruzó el parque y causó más de un problema.

Surferos y muchos bañistas empezaron a desfilar por el particular sambódromo del Santa Catalina tras el pistoletazo de salida, con Ana Suárez, reina del Carnaval 2018, como protagonista en mitad del hermanamiento entre las playas de Ipanema y Las Canteras. El espectáculo carioca continuó a ritmo de los clásicos musicales del país sudamericano de la mano de los cantantes Moneiba Hidalgo, Dunia Levanti y Raúl Cabrera. La Amazonia, las favelas y los riscos, con la estampa de las palmeras de Jorge Oramas como protagonistas también tuvieron acto de presencia. Al igual que un nutrido cuerpo de baile, repleto de comparseros embutidos en plumas y lentejuelas a ritmo de samba.



Y entonces, en primera posición, Cristina López Lorenzo intentó volar con la fantasía Por tí volaré del diseñador Josué Quevedo, autor del disfraz ganador el año pasado. La joven no pudo acabar el recorrido y tuvieron que acudir a ayudarla. Desde primeras ya tuvo problemas para avanzar con tremenda fantasía y poco después estrenó por todo lo alto la pasarela, pues quedó paralizada nada más pisarla.

Con mucha pedrería y plumas azules y rosas, Cristina Mola Illera entró en escena. La joven defendió la fantasía 24º del diseñador Alberto Pérez. Al pasar el ecuador de la pasarela la preocupación inundó el rostro de la chica, por lo que una vez más tuvieron que ayudarla.

Dos aves blancas custodiaron a la candidata Sara Cazorla, con la fantasía El Color de la Vida. Los plumas rojas y blancas fueron las protagonistas del diseño de Graciela Guardia Gómez. La chica circuló de manera correcta hasta culminar la pasarela.

Y, entonces, la pasarela volvió a jugar una mala pasada. Una cuadrilla tuvo que salir a escena en busca de Ariana Hernández Castellano, quien quedó paralizada a mitad de trayecto. Su fantasía, A través del cielo, se caracterizó por los tonos lilas y blancos. Desfiló con un diseño de Samuel Castellano.

Al ritmo de los tambores Fabiola Bosa Armas salió al escenario. Seis de estos instrumentos custodiaban la fantasía Al sonido ¡Mi tambor! del diseñador José Julio Armas Santana. A partir de aquí, ya todas las chicas fueron ayudadas para culminar la pasarela.

Envuelta en un panal de abejas, la joven Davinia Reyes Lantigua irrumpió en un original diseño en forma del insecto volador. Con el nombre de Todavía creo en lo imposible, una fantasía de Isaac Martínez Vicente, la chica representó al pueblo de Fontanales.

Paola López pisó las tablas del Santa Catalina envuelta en una traje completamente negro de plumas brillantes. Tras ella unos círculos con telas rosa chicle y amarillo chillón completaron la fantasía Copacabana de Fernando Méndez.

De azul y blanco, en un derroche de brillantes. Yeneba Tabares Morales cruzó el escenario a ritmo de una moderna versión del Estando contigo, no obstante su fantasía era Contigo, obra de Manuel Camejo.

Y de pronto, la Amazonia irrumpió en el parque Santa Catalina. El verdor de la selva terminó por dar paso al blanco impoluto de las plumas cuando Daida Velázquez López, con el diseño Salvar el Amazonas, se dio la vuelta sobre el escenario. El traje ha sido diseñado por Sara Díaz Mendoza.

Yessenia Sánchez Santana pisó el sambódromo grancanario con paso de comparsera a ritmo de samba. La joven defendió la fantasía ¿Y por qué yo no?, del diseñador Juan Francisco Sáncehz Padrón.

Erika Echuaca Sebe y su fantasía Volar sin alas prescindieron de la samba carioca. Una vez más las plumas y la pedrería blanca volvieron a reinar, en este caso en un diseño de Nauzet Afonso.

Olga María Ramírez Alonso salió rodeada de seres amazónicos. Su disfraz, El espíritu del éxtasis, ha sido diseñado por Pedro Ramos y Sergio Perdomo.

Rodeada de flores lilas, y un mar de plumas con varios colores y mucha purpurina, Tamara Fietz Lorenzo defendió la fantasía De un mundo maravilloso, del creador Daniel Pages Sánchez.

Rojas como el fuego, las plumas de Cristina María Rodríguez González brillaron en la fantasía Reing of Fire. El diseño de Aythami Rodríguez Tavío y Kevin Rodríguez Gil salió a ritmo del eurovisivo tema Fuego.

Gabriela López apareció en el interiror de una gran estrella plateada. La fantasía, también del diseñador Samuel Castellanos, llevó el nombre Vértice.

Los tambores y la batucada más latina volvieron a ser los protagonistas en la actuación de Adela Corujo, con el disfraz Niteroi. Una obra del diseñador Manuel Encinoso que cerró el desfile de 16 candidatas. Un loro y un papagayo coronaron esta fantasía.

Tras las chicas, salieron las comparsas Lianceiros, Kisamba, la murga Los Serenquenquenes, cantó el artista Neo Pinto y subieron al escenario varias murgas para interpretar su himno. Este bloque lo cerraron las artistas brasileñas Bellines con dos temas muy cariocas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario