lunes, 11 de marzo de 2019

La capital licita la reforma por 292.955 euros de la casa que ocupa Diablos Locos

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha aprobado, con un presupuesto de 292.955 euros, la licitación de la obra de rehabilitación de la sede de la murga Diablos Locos, un inmueble de titularidad municipal ubicado en la calle Candelaria. El trabajo de ejecución de los trabajos será de diez meses, a partir del inicio efectivo del mismo.

El concejal de Obras e Infraestructuras, el nacionalista José Alberto Díaz-Estébanez, recuerda que la obra forma parte del programa de actuaciones de rehabilitación que desarrolla el Consistorio en inmuebles de titularidad municipal, utilizados por colectivos sociales, que en su momento tuvieron una Inspección Técnica de Edificios (ITE) desfavorable. En este caso, la rehabilitación será de carácter integral, "no en vano se trata de una construcción catalogada y protegida por sus valores histórico-arquitectónicos que presenta un precario estado de conservación", señala el edil.

Precisamente, añade, esta circunstancia ha motivado que el expediente se haya tramitado de forma independiente al resto de actuaciones incluidas en el programa, que son un total de 13. Díaz-Estébanez apunta que el hecho de que se trate de un edificio incluido en el catálogo de Patrimonio Histórico ha obligado también a ajustar el proyecto a los condicionantes que rigen para este tipo de inmuebles.

El proyecto de rehabilitación se fundamenta en la "gran cantidad de patologías que presenta el estado actual del inmueble", principalmente de orden estructural en el forjado de cubierta, con vigas de madera en mal estado, apuntalamientos, paredes interiores sustituidas por pórticos metálicos improvisados, humedades en las paredes y techos de cubierta, así como en el solado y paredes del sótano.



Asimismo, y de acuerdo con la memoria del proyecto, la escalera al sótano no posee las dimensiones adecuadas para su uso y las carpinterías exteriores adolecen de la correspondiente ventana de guillotina. En razón de ello, se prevé la restauración integral de la fachada y la reestructuración interior de la casa para adaptar los espacios existentes a las necesidades actuales.

En la planta baja, los pórticos se ejecutarán con pies y vigas metálicas, que soportan el envigado de madera laminada, reutilizándose, en lo posible, las vigas existentes. Se conservará la disposición del zaguán y el pequeño despacho, apoyándose en el ancho de la crujía paralela a la fachada; además, se configuran los espacios con medidas aptas para su uso como zona de ensayo y bar-cantina. En la tercera crujía se localizan los aseos, el patio de ventilación y la escalera, que conecta los tres niveles de la edificación (semisótano, baja y cubierta).

Arquitectura tradicional

La citada edificación, destinada en origen a vivienda unifamiliar, responde a la tipología de las construcciones de arquitectura tradicional canaria de mediados del siglo XIX, y su fachada se adscribe a la estética neoclásica. Ha sido muy modificada en su interior, según comenta el edil. Cuenta con dos plantas de altura sobre la rasante de la calle Candelaria, incluyendo una remonta retranqueada en la mitad posterior, y una planta semisótano, que se desarrolla en parte del solar. Las cubiertas son planas, contando la casa con un pequeño patio de ventilación cubierto.

Las 14 actuaciones que desarrolla el Ayuntamiento cuentan con un presupuesto global de 600.000 euros e incluyen, además de esta casa, el Palacete Coviella, donde está situado el Centro de la Mujer Maltratada; el Colegio Onésimo Redondo y la Casa Pisaca, en El Toscal; la Casa Parroquial de La Concepción; las sedes de las asociaciones de vecinos de Los Lavaderos y La Arboleda, así como distintos locales de cuyo uso disfrutan agrupaciones musicales del Carnaval.

La Opinión de TenerifeEloísa Reverón 

No hay comentarios:

Publicar un comentario