lunes, 11 de marzo de 2019

El fenómeno de los carnavales

El carnaval dedicado al cine llegó ayer a su fin en el municipio de Tías con el coso infantil y la fiesta para las familias en la Plaza del Varadero, en La Tiñosa. En la retina quedan miles de imágenes del carnaval más internacional de Lanzarote, el de la zona turística de Puerto del Carmen. Una de ellas es, sin lugar a dudas, la del niño de tres años Diego Hernández, encabezando la batucada femenina Chimbay con su tambor, ritmo y coreografía que no dejan indiferente a nadie. No hay cámara de teléfono móvil que se percate de su presencia y no lo retrate. Todo un fenómeno.

En el carnaval lanzaroteño la cantera viene pisando fuerte. Una prueba más que acredita que las murgas, batucadas y comparsas adultas tienen garantizado su relevo, es la exhibición que realizaron ayer en el coso infantil de La Tiñosa,?en la zona turística de Puerto del Carmen, los grupos que participaron en la primera edición de este defile en una jornada que la Concejalía de Festejos del Ayuntamiento de Tías dedicó a las familias, desde los abuelos hasta los chinijos.

Un dinosaurio animado y su cría, de la empresa de Tenerife Abora Producciones, encabezaron el recorrido carnavalero, dedicado este año al cine, que se inició en la calle Los Afrechos y continuó por Teide hasta finalizar en la Plaza del Varadero.

Detrás siguieron la comparsa Sur Caliente, la batucada Chimbay, ambas del municipio de Tías, la murga infantil Retoñitos y la Afilarmónica Las Revoltosas (San Bartolomé), la murga infantil Noveleros (Arrecife), la batucada Woman Batuca (Arrecife) y las murgas infantiles Chau-Chau e Intoxicaditos (Arrecife).



Sin lugar a dudas, el carnavalero al que se dirigieron todas las miradas fue el pequeño Diego Hernández, de la batucada Chimbay. Tiene tan solo tres años, pero su manejo del tambor en la percusión, su ritmo, sus coreografías y la gracia de sus pasos a la cabeza de esa formación femenina dejaron con la boca abierta a más de uno.

Diego se estrenó este año en los desfiles y el de ayer fue el tercero en los carnavales de Lanzarote de esta edición tras el coso del pasado lunes en Arrecife y del sábado en Puerto del Carmen, este año con un trayecto más largo al comenzar desde la zona de la playa de Los Pocillos, lo que se notó en el cansancio de los participantes.

El niño, con la fantasía Guardianes del Timanfaya, como el resto del grupo, lleva la batucada en los genes. Su madre, Elena Hernández, forma parte de Chimbay desde hace varios años y desde que era chico la acompaña a los ensayos. "En casa de pequeñito cogía los lápices de colores y simulaba estar tocando un instrumento", comentó orgullosa de su hijo al finalizar su actuación en la Plaza del Varadero. Allí se clausuró la fiesta con Pepe Benavente, Salvapantallas y la solista de Bajip de La Gomera.

La Provincia - Diario de Las PalmasAránzazu Fernández 

No hay comentarios:

Publicar un comentario