miércoles, 6 de marzo de 2019

Drag Chuchi: "Me encantaría representar al Carnaval en el Orgullo de Madrid"

05-01-2019 LAS PALMAS DE GRAN CANARIA. Drag Chuchi (Pedro Bethencourt Guerra), Drag Queen 2019 del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. Fotógrafo: ANDRES CRUZ | 05/03/2019 | Fotógrafo: Andrés CruzPedro Bethencourt (Las Palmas de Gran Canaria, 1990) se subió a las plataformas en 2017 como drag Chuchi. Dos ediciones después mucho trabajo, cariño, ilusión y unas velas con deseos a la diosa Ganesha antes de salir al escenario le convirtieron el pasado lunes en el ganador del certamen más trasgresor del Carnaval.

¿Por qué la India?
Porque la primera vez que fuimos a Estambul a comprar los materiales que pude presentar en la gala anterior, con el espectáculo de Allá voy de nuevo entera a pedazos, en el que me inspiré en la cultura mexicana, cuando estábamos allí dijimos: madre mía, si queremos hacer algo de la India aquí tenemos una cantidad de materiales para desarrollar unos diseños y un vestuario maravillosos. Por ahí empezamos y lo tuvimos clarito.

En su día uno de los argumentos que defendieron los abogados cristianos es que los drags no se atreven con otras religiones. ¿Se desmonta esta teoría con su número?
Tanto Kilian, mi pareja que es el artífice y creativo, como yo contactamos con una persona de ascendencia india que fue quien nos montó la primera parte del espectáculo porque es bailarina y nos invitó a una ceremonia que la comunidad indostánica canaria celebra todos los años en el mes de septiembre u octubre a Ganesha. Nosotros le contamos toda la idea y le preguntamos si creía que podría haber algún tipo de problema como lo que pasó con Sethlas, no por nada ni porque crea que él hizo mal, que todo lo contrario, pero quería evitarme ese mal trago en caso de conseguir la banda. Y en esta reunión la comunidad nos arropó desde el principio, pero lo único que nos pidieron es que si me ponía una careta de Ganesha que por favor no la tirara al suelo y eso fue lo que hice, se la di a uno de los bailarines. Pero sí, nos hemos preocupado muchísimo en los detalles, en involucrarnos emocional y culturalmente con el proyecto. Ha sido un año de muchísimas emociones porque ha sido superbonito el trabajo, difícil, pero es que desde el principio sabía que si todo lo hacíamos con el cariño que pusimos de entrada era muy probable que pudiéramos optar al premio.




Y ahora que lo ha conseguido, ¿seguirá presentándose o cuelga las plataformas?
Esto no lo veo como un trabajo. Es un hobby que evidentemente te tienes que tomar en serio porque el nivel de la gala es impresionante y tienes que estar trabajando muchos meses para poder defender el espectáculo y optar a premio, pero no lo veo como un trabajo. Así que una vez que consigues este objetivo, que es el último, lo anterior ha sido conseguir pequeñas metas, pero a partir de aquí creo que ya no hay nada. Creo que es el momento de dar paso a que el resto de compañeros que aún no han optado a conseguir el premio tengan esa opción. Por mi parte no prometo nada porque puede venir en mi contra, pero de momento creo que no voy a volver a presentarme porque ya he conseguido lo que esperaba.

Va a representar al Carnaval durante todo este año. ¿Qué cree que le puede aportar?
Yo solo espero que este año me den la oportunidad de asistir al Orgullo de Madrid porque cuando este año mis compañeros ganadores de otros años fueron sentí mucha envidia porque nunca he ido y me encantaría representar ahí el Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria como el drag ganador. Así como también estar en Fitur, que llevo siguiendo años y cualquier cosa que necesite el Carnaval yo estaré encantadísimo de representarlo porque es mi Carnaval, es el Carnaval con el que he crecido y que me ha hecho ganador.

Este año hubo récord de participación en la preselección. ¿A qué cree que se debe?
Creo que hay una cantidad de gente joven con unas ganas de demostrar todo el talento que tienen y además estamos viviendo en otra época, viviendo una etapa de más libertad sin quitar que aún queda mucho trabajo que realizar. Yo soy del año 90 y cuando empecé a tener estas inquietudes artísticas del drag no me planteaba que alguien de mi entorno pudiera rechazarlo pero entiendo que a medida que pasan los años las cosas se van viendo como se tienen que ver y es lógico que la gente con 17 o 18 años se atrevan a presentarse. Y eso va a hacer que año tras años el número de participación vaya creciendo.

La Provincia - Diario de Las PalmasA. R. Montero 

No hay comentarios:

Publicar un comentario