martes, 12 de marzo de 2019

Cuando deporte y carnaval van de la mano

La imagen puede contener: una personaInvolucrarse de lleno durante meses en el Carnaval ya es, de por sí, una aventura sacrificada para muchos. Simultanear dicha pasión con la práctica del deporte a un cierto nivel, entraña si cabe una mayor entrega. Eso es lo que han tenido que hacer tanto Lara Coello como Laura García Repo. La primera, directora de la murga infantil Guachipanduzy y a la vez jugadora del Salud Tenerife, que lucha por ascender a la máxima categoría del balonmano español; la segunda se ha presentado este año a Reina Adulta a la vez que ejerce como fundadora, presidenta y entrenadora del Adoney (Granadilla) de gimnasia rítmica, uno de los más galardonados a nivel regional y nacional (títulos incluuidos) en estos últimos años en sus categorías de base.

El de Lara Coello es el mejor ejemplo de la simbiosis que puede existir entre Carnaval y deporte. A sus 20 años lleva más de 10 dirigiendo a la murga infantil Guachipanduzy, una dedicación que le viene de cuna, ya que su padre, Juanjo, fue el fundador y actual presidente de la misma, al margen de salir como componente en la agrupación musical Chaxiraxi. A ello, la joven añade su dedicación al balonmano en la segunda categoría nacional, hace una temporada en el Tejina, y hace dos y en la actual en el Balonmano Salud, claro aspirante al ascenso, y donde su progenitor también ejerce, desde hace cinco años, como responsable de cantera, mientras que previamente ejerció durante más de dos décadas como árbitro de categoría nacional. "Llevo muy bien estar a las dos cosas a la vez. La murga ensaya dos veces en semana y lo hace en horarios compatibles a los entrenamientos; son actividades complementarias", comenta Lara.

Esta dualidad es posible, por un lado "porque en el club son comprensivos conmigo y me dan todas las facilidades del mundo", y también porque "los horarios de los ensayos los adaptamos a mis entrenos", principalmente porque "también lo hacemos para que los niños puedan estudiar y hacer deporte". Eso sí, la cosa se complica en época de concurso y Carnaval, lo que ha llevado a Lara a perderse algún que otro viaje con el equipo capitalino.



Pero la agenda de Lara no se reduce a murga y balonmano. Y es que por las mañanas su tiempo se lo lleva Ingeniería Náutica, la carrera universitaria de la que se encuentra cursando su segundo año, mientras que le poco tiempo libre que le queda en la franja vespertina del día se lo lleva el grupo coreográfico Funkyguachi, con el que ha empezado a salir. Desde fuera parece casi imposible. "Pero me da tiempo de todo", afirma. "Siempre he hecho muchas cosas al día, así que estoy acostumbrada; es cuestión de organizarse", explica Coello, que sí admite "momentos de saturación, aunque pocos".

El de Laura García Repo no es un caso tan extendido en el tiempo como el de Lara, pero sí ha sido igual de intenso en estos últimos meses. "Entre los entrenamientos de gimnasia rítmica y la preparación para la Gala de la Reina, para mi han sido muy intensos", revela esta granadillera de 29 años, con el añadido de que el momento álgido de esta incursión carnavalera, en el que "más eventos programados había" le "ha coincidido con el comienzo de temporada con las niñas" a las que entrena. "El saber que no podía estar como otros años me ha agobiado bastante", reconoce igualmente.

Un desasosiego que quizá no fue mayor gracias "al equipo de trabajo increíble" que Laura tiene en el Adoney. "He podido delegar mi trabajo en ellas", comenta, llegando incluso a entrenar a distancia. "Mis compañeras me enviaban vídeos de los entrenamientos y así podía ver cómo iban las niñas", explica dentro de esta multiplicación de labores.

Pero si hubo un momento complicado para Laura fue el de los días previos a la Gala de la Reina de Santa Cruz. Y es que el sábado anterior, el 23 de febrero, su club organizaba, en su pabellón de Los Hinojeros, el Campeonato de Canarias Base Individual. "Tuve que organizar todo, hacer el entrenamiento oficial, y luego mi presentación en Santa Cruz con el traje para el equipo de Borja Abreu, después volver al Sur? Esa noche solo dormí tres horas ya que tenía que estar muy temprano en la competición", relata Laura, que escapó indemne de tanto ajetreo pese a que solo cuatro días después abriría el fuego en la Gala celebrada en el Recinto Ferial.

Una aventura, la de simultanear el Carnaval con su deporte, en el que esta candidata a Reina ha tenido el calor de sus pupilas. "Mis niñas me han apoyado muchísimo desde el minuto uno, algunas fueron a verme a la Gala, otras han ido a las cabalgatas... la verdad que me he sentido muy respaldadas por ellas", relata con orgullo. Ahora a toro pasado, Laura hace un balance positivo de una experiencia que califica como "increíble". Tanto, que no cierra la puerta a repetirla en un futuro cercano.

Resultado de imagen de logo la opinion de tenerifeCarlos García 

No hay comentarios:

Publicar un comentario