jueves, 7 de marzo de 2019

Con el pez martillo a cuestas

El carnaval manriqueño de Arrecife no quemaba ayer a una sardina sino a un pez martillo, similar a los que diseñó el artista César Manrique dentro de la serie 'Fauna atlántica'. Era el particular homenaje de su ciudad a la celebración a lo largo de este año del centenario del nacimiento del artista conejero. La murga Las Vacilonas fue la encargada de trasladar por la arena de la playa del Reducto al pez martillo a la hoguera diseñada para su incineración. El desalojo de un edificio en primera línea del Reducto por problemas en sus pilares obligó al cambio de recorrido por la arena y no por la avenida.

La ciudad de Arrecife se despedía ayer entre lágrimas y fuegos artificiales de su carnaval. Las componentes de la murga Las Vacilonas, que este año ganaron los premios de presentación, diseño e interpretación, fueron las encargadas de cargar con la sardina por la arena de la playa del Reducto hasta la hoguera diseñada para su incineración. Aunque para ceñirnos a la verdad lo cierto es que este año no era una sardina sino un pez martillo, similar al que diseñó el artista César Manrique en el año 1984 dentro de la serie 'Fauna Atlántica'.

Era el particular homenaje de la capital al centenario del nacimiento del artista que se celebra este año. Manrique realizaba una serie de obras dedicadas a recrear una veintena de pescados coloristas y fantasiosos relacionados con el mar Atlántico de la infancia que pasó en las playas de Famara.




En Arrecife el entierro de la sardina no sería lo mismo sin algunos de los personajes que año tras año acuden al velatorio. Maxi Ferrer que este año iba de Papa y Alexis Niz su alter ego pero de Pope no dejaron de bendecir a todos los que se ponían por delante. Otro carnavalero que tampoco falta al duelo es Pepe García y su inseparable rábano gigante para llevar mejor el dolor.

La comitiva fúnebre la abrían la parranda marinera de Los Buches, aunque sin bucheros, y el incombustible charlot conejero, Juan Medina. Y por supuesto los grupos del carnaval como murgas, comparsas y batucadas. Sin olvidarnos de las viudas que derramaron lágrimas como para dejar el Charco de San Ginés a marea alta.

Aunque el entierro de la sardina suele poner fin al carnaval, en la capital habrá este fin de semana una bola extra, con el recuperado sábado de piñata. Así, desde las doce de la mañana hasta las tres de la madrugada, el parque José Ramírez Cerdá acoge un carnaval de día y una feria de la tapa con consumiciones a un euro. Una fiesta en la que la música será la otra gran protagonista con las actuaciones de Acustik, Bourbon, Danza Invisible, Treintaytantos, Mikel Erentxun y Orishas. Así que, las lágrimas podrán reciclarse en más diversión.
 D. Rivero

No hay comentarios:

Publicar un comentario