viernes, 15 de febrero de 2019

Una final a medio camino entre el estilo y la innovación

Primera fase del concurso de murgas adultas - ...Llega el momento más esperado. Tras unas fases de discreto nivel, con apenas un puñado de grupos haciendo méritos sobrados para pasar el corte, el Recinto Ferial acoge esta noche (20:30 horas), la final del Murgas Adultas del Carnaval de Santa Cruz. Una de las citas más esperadas antes de que la fiesta salga a la calle, y que congregará a 6.200 personas, el aforo máximo de la instalación chicharrera, ya que desde el mismo día que se pusieron a la venta no queda ni una sola entrada a la venta. Una velada que se prolongará durante más de cinco horas y que promete no decaer tanto por el orden en el que han quedado distribuidas algunas de las grandes favoritas, como por el interés que suscita el pulso entre los sellos propios y los intentos de innovación. Estos últimos son los que se han llevado el gato al agua en los años más recientes.

Diablos Locos. El sorteo llevado a cabo el mismo miércoles sobre el escenario deparó que Diablos abriera la noche. Lo harán los trónicos tras una eliminatoria en la que despertaron dudas en no pocos, aunque para hoy serán ellos en estado puro. Su gran apuesta, un homenaje a las comparsas con mucha coreografía propia sobre el escenario. Si su locura engancha tienen much as opciones de cartón.

Burlonas. Las letras son el sello de identidad de unas Burlonas que, segundas de la final, ahondarán en esta apuesta. El martes las de Adela Peña no alcanzaron el nivel de eliminatorias anteriores, pero la profundidad de su repertorio les permitió marcar diferencias ante otros aspirantes. Hoy serán aún más contundentes.



Bambones. A los de Primi Rodríguez les tocó, por primera vez en sus tres décadas de existencia, ver la final desde casa el año pasado. Ahora, no contentos de desquitarse ya con la actuación de fase, volverán a redundar en el asunto en uno de sus temas para aportar más potencia en el otro. A poco que conecten sus opciones de premio aumentan exponencialmente.

La Traviata. Otros que vuelven a saborear lo que es cantar el viernes de la final son los chicos de Josechu Álvarez. Después de dos golpes morales (en forma de eliminación) en las fases de 2017 y 2018, una apuesta más cercana y efectista permitió a los del El Toscal pasar el corte. Sin la mochila a la espalda, para hoy han guardado dos de sus letras particulares, más cuidadas y con finales que tratarán de enganchar.

Zeta-Zetas. Sus últimas finales (con primer premio incluido en 2017) y su afán innovador dentro de un certamen donde cada vez cuesta más sorprender son ya de por sí grandes avales para pensar que Zeta-Zetas son claros candidatos a lo máximo. Una aspiración que podría haberse visto tambaleada por culpa de una fase en la que solo escapó su segundo tema, pero que en cambio está más que reforzada por lo que en estas últimas semanas ha corrido como la pólvora dentro del mundillo murguero. Buenas ideas y una importante inversión económica permitirán a los de Javi Lemus mantener a la grada 30 minutos sin pestañear. Primero con una caracterización que dicen está muy lograda, y a continuación su enésima aportación lumínica al concurso. Si la apuesta cuaja tienen en sus manos muchas papeletas de triunfo.

Triquikonas. Para algunos las beneficiadas por el fallo del jurado el miércoles. Seguramente porque las de Almudena Domínguez fueron una sombra de lo que acostumbran. Hoy, con el orgullo herido, las Triquikonas tratarán de que su tema crítico deje buenas sensaciones antes de apostar por una nueva vuelta de tuerca a su estilo descarado, aquel que ya le ha reportado grandes réditos.

Mamelucos. Su condición de vigentes campeones y una fase redonda son argumentos más que sólidos para ver a Mamelucos como otro de los grandes aspirantes a todo (incluso no sería descabellado que repitieran doblete), pese a que las comparativas con el año pasado serán inevitables. Los de la Casa del Miedo mantienen intacta su identidad, algo que, con mucha potencia y un ritmo vertiginoso, explotarán en su primer tema. Para el segundo queda su gran apuesta, una idea parida por Airam Bazzocchi y que pretende que el recinto acuda disfrazado en su propósito de adelantar el Carnaval de la calle.

Tiralenguas. Últimos de la noche y tras la erupción que podría provocar Mamelucos, le tocará subir a escena a Tiralenguas. Los representantes del Norte en esta cita y que por apenas 22 centésimas desbancaron de la lucha por los premios a los otros originarios de la comarca (aunque ya empadronados en Santa Cruz), los Trapaseros. La gran incógnita es ver si los de Vera soltaron toda su metralla para pasar o por el contrario podrán ponerle un broche de oro a una final que, pese al mal sabor de boca general de las fases, promete.

La Opinión de TenerifeCarlos García 

No hay comentarios:

Publicar un comentario