jueves, 21 de febrero de 2019

Último duelo de trompetas antes de la final

Las Golisnionas durante su actuación.Una vez más, Santa Catalina se volvió a llenar para vivir la última noche de murgas antes del último duelo de trompetas que tendrá lugar el próximo sábado. Al igual que ocurriera en la primera jornada del concurso, las mujeres estuvieron en mayoría en la tercera fase cuya apertura fue obra de Los Twitty's a quienes siguieron Las Golisnionas, Los Chismosos y Los Chancletas. También fue el turno de Las Crazy Trotas, Simpatikonas y Los Nietos de Sary Mánchez que salieron al escenario antes de que el jurado decidiese qué agrupaciones pisarán otra vez el parque en menos de dos días.

Al puro estilo del Oeste, armados con trompetas y letras, salieron Los Twitty's que revolucionaron al público con su mítico: "Y se baila, vamos baila, venga baila, baila así" antes de arrancarse con su primer tema para el que pasaron de vaqueros a catedrásticos que "saben de tó", como tantos otros de la sociedad. Entre el grupo de los sabiondos, destacaron a los entendidos en infraestructuras que han tomado decisiones como la peatonalización de Mesa y López, la instalación de la MetroGuagua o del macromuelle de Agaete. A pesar de ello, los murgueros, que ya llevan 21 años en el concurso, decidieron darle medallas a otro tipo de expertos, esos que hacen carrera en la vida como una ama de casa, un pensionista o un médico, entre otros.

De sembrar cátedra, Los Twitty's se adentraron en el mundo del baile en una academia en la que dieron a todos los estilos, desde la salsa, al merengue, la bachata o el funky. Y es que ni con los batidos de Herbalife, ni con un entrenador personal consiguen eso tan díficil de comer sano, ya que, según cantaron, "ese puntito de colesterol" les hace falta. Aún así, ser bailarín tiene ciertas ventajas como la de saber ligar por una app del móvil que ellos no dudaron en compartir con todos los presentes.



Como piratas, después de surcar todos los mares, llegaron al Carnaval de Una noche en Río Las Golisnionas que tiraron del refranero para su primera canción. Como para muestra un botón, las teldenses abordaron temas como el descuento para residentes, un claro ejemplo "del que no corre vuela" ya que según criticaron, es más barato coger un avión que ir en guagua a otros municipios. Las altas tasas universitarias, los recortes a la sanidad y las largas listas de espera, así como el acoso a las mujeres protagonizaron otras versiones adaptadas de dichos populares donde no faltó el ya también famoso lema feminista: "No es no".

Para su segunda interpretación, las murgueras instalaron el VAR para revisar a conciencia todo tipo de actitudes. Este sistema, que sirve para ayudar a los árbitros a controlar las jugadas, también sirve "para cuando tus amigas para cualquier cosa consejo te dan", pero también para comparar los sueldos de los trabajadores con el de los grandes empresarios como Miguel Ángel Ramírez y sus trabajadores. La violencia de género también fue sometida a examen por las de Telde que acabaron con un "ni una más".

Desde Santa María de Guía llegaron en tercer lugar Los Chismosos, ataviados como coloridas aves amazónicas. No obstante, para su primer tema decidieron irse más lejos, a su propio planeta, Chismópiter. Allí, entre otras cosas, contaron que tienen una Educación con una ley universal donde las clases no superan la decena de alumnos y donde las oposiciones son "para que todos concursen por igual". Sobre Sanidad, también dieron alguna que otra lección a Canarias ya que, a diferencia de lo que ocurre aquí, en aquellas lejanas tierras se valora a los profesionales, quienes no hacen horas demás sin cobra, entre otras cosas.

Más emotiva fue la segunda canción de los norteños que quisieron dedicar la letra a las personas desaparecidas. Bajo el título SOS, los murgueros recordaron a los pequeños Sara Morales y Yéremi Vargas cuyo abuelo y madre, José e Ithaisa Suárez, estuvieron también en el escenario. De la misma forma estuvieron los familiares de otras personas que siguen en paradero desconocido como María Josefa Alemán, Carmelo Ramos, Antonio Luis García Viera, Carmelo Antonio Díaz, o Alejandro Martín entre otros tantos que no pueden caer en el olvido ya que, como cantaron los de Guía, "los desaparecidos son de todos".

Casi cuatro décadas de veteranía preceden a la cuarta murga que salió al escenario y se metió al público nada más empezar con su pasacalle, convertido también ya en himno referente del Carnaval. Los Chancletas, con Tito Rosales al frente, reinventaron aquella canción que interpretaron Montserrat Caballé y Freddie Mercury en las Olimpiadas de Barcelona para dar comienzo a su actuación. En primer lugar, los murguero repasaron los diferentes días internacionales que existen en la actualidad. A todos ellos, les sumaron ellos uno más, el del beso en el Carnaval, no sin antes criticar temas como la corrupción política o la homofobia.

Para su segundo tema, los isleteros se transformaron en trofeos de todas las categorías deportivas que, poco a poco, van saliendo de la vitrina. Entre broma y broma, Los Chancletas aprovecharon para rendirle homenaje a personalidades fallecidas como Pepe Páiz o Perico Lino; así como a profesionales canariones de las murgas como Junio Alonso, Johnny Alonso y Montelongo para criticar que haya compañeros que salgan a buscar fuera lo que ya tienen en la tierra. No obstante, la gran sorpresa de su puesta en escena la protagonizaron los chicos de Barrios Orquestados que, con su director José Brito al frente, inundaron con música de violines y chelos el parque.

Desde la otra punta de la capital grancanaria, concretamente desde el Risco de San Nicolás, aterrizaron después Las Crazy Trotas que también llevan lo suyo en el concurso, ni más ni menos, que 19 años trompeta en mano. Con una colorida fantasía diseñada por Josué Quevedo interpretaron su pasacalles antes de transformarse en superheroínas. El poder de leer la mente es la principal habilidad de las murgueras, si bien no la única ya que también poseen un olfato extraordinario así como la capacidad de ver a través de la ropa.

Convertidas en Heidi para su segundo tema, las murgueras llegaron desde San Mateo -que no de los Alpes- a la capital donde se llevaron las manos a la cabeza con tanta obra, concretamente con las de la Metroguagua, ya que con "la pobre Clara" no pueden pasar. Las del Risco estuvieron acompañadas también por el resto de personajes de la mítica serie infantil, entre ellos su amigo Pedro (Sánchez), el abuelito de quien contaron que construyó un muro de ladrillos para colgar sus fotos o Pichí, que se ha convertido en el logo de Twitter.

Las Simpatikonas salieron al escenario disfrazadas de Maléfica, la bruja de la Bella Durmiente, pero con un toque carnavalero. Para comenzar, las componentes de la agrupación rindieron tributo a sus fieles compañeras, la trompetas que hicieron sonar también alto junto a sus letras. En su primer tema, las murgueras reivindicaron "sus verdades" de la edición anterior, así como criticaron a algunos de sus compañeros y compañeras por sus actuaciones y comentarios.

Posteriormente, las chicas se enfundaron en capuchas de colores para desmontar algunos mitos como el de que todos los hombres son asesinos o maltratadores, utilizando para ello el ejemplo del cuento de Caperucita. Algunas de Las Simpatikonas también cubrieron sus cabezas con chubasqueros amarillos con el objetivo de homenajear a todas aquellas personas que, haga el tiempo que haga, acuden al parque, así como para reivindicar que los actos del Carnaval se celebren en un recinto cerrado.

Y en último lugar, para cerrar la tercera fase... "llegan los Nietos de Sary Mánchez" y lo hicieron cuales miembros de la guardia real británica que pusieron patas arriba el parque que no escatimó en apoyo a los teldenses. El fanatismo sirvió de hilo conductor a su primer tema en el que, precisamente, criticaron todo tipo de actitudes radicales tales como el independentismo o el que practican muchos padres cuando llevan a sus hijos a practicar deporte. Asimismo, aludieron al fanatismo de la ciudadanía en materia de política, una actitud que ha llevado a que Coalición Canaria siga en el poder, lamentaron.

Para su segundo tema, los de Telde llenaron Santa Catalina de ritmos cubanos con los que aprovecharon para citar algunas similitudes entre ambas tierras y, por supuesto, también algunas diferencias. En este último aspecto, los mugueros criticaron la falta de solidaridad que ahora tiene "el canario" ante situaciones como la de Venezuela o lo poco que se enaltecen a los artistas del Archipiélago frente a los de fuera. Además de cantar y bailar, los Nietos soltaron alguna que otra broma que terminó por meterse al público en el bolsillo poco antes de conocer la decisión del jurado.

La Provincia - Diario de Las PalmasAmparo R. Montero 

No hay comentarios:

Publicar un comentario