jueves, 28 de febrero de 2019

"Seguiremos siendo igual de humildes; ese es el sello y la esencia de la murga"

Con 30 años, Javier González ha visto evolucionar a Cascarrabias casi como nadie. Allí ha estado más de dos décadas, 21 años, los cuatro últimos como director, que el pasado sábado tuvieron su punto culminante con el primer premio de Interpretación en el Concurso del Norte. El chileno, como así es conocido popularmente "por las chilenas que hacía jugando al fútbol" su padre Sebastián, admite estar todavía en una nube. Un púlpito, eso sí, que no le impide mantener la misma humildad que defiende ha presidido siempre a la murga que nació en la barriada portuense de Carlos Arias.


¿Todavía en la nube o ya se va asimilando ese primer premio?

Estamos en la nube pero a la vez lo estamos asimilándolo desde el propio concurso porque habíamos ensayado a tope. David Padilla estuvo dos meses y medio a piñón, porque nos habíamos retrasado con la canción que al final fue el Premio Criticón, hasta el punto de que faltaban pocos días para el concurso y todavía estábamos con los papeles de dos músicas de la letra.

Ya que lo ha nombrado, ¿qué importancia tiene David Padilla en Cascarrabias?

Toda. Ahora mismo es la columna de la murga. Sin él no somos nada, sinceramente.

Eso parece positivo, pero negativo a la misma vez...

Bueno, sí, porque dependemos de él. Intentaremos que no se nos escape y esté con nosotros muchos años más.



Tras varios años con otros premios, ya tocaba el primero...

Ya habíamos conseguido dos terceros y dos segundos, e incluso alguno de ellos con posibilidad de ganar, pero por una cosa o por otra no lo habíamos logrado, como el año que un costurero nos dejó colgados y casi no pudimos salir. Ahora lo hemos logrado.

¿Quién diría, hace siete u ocho años, que Cascarrabias iba a ser ahora una clara favorita para ganar en el Norte?

La verdad que sí. Para nosotros ha sido una locura. Siempre hemos sido una murga humilde, de barrio y de amigos. En otra época éramos de esas murgas en las que algunos componentes subían colocados, otros se comían las letras... pero con trabajo y más trabajo, y la labor de Salvador [el presidente] buscando gente, nos hemos podido superar.

Con perspectiva, ¿hasta qué punto tuvo efecto positivo la expulsión de la murga en 2013 para replantearse su futuro?

No me gusta entrar en esas polémicas, pero es obvió que otras murgas también han hecho cosas reprochables y no se las ha expulsado. Nosotros respetamos la decisión hasta que volvimos al año siguiente. Eso nosa dio más fuerza de superación, aunque en ese momento no hicimos limpia, ya que nunca hemos echado a nadie. Todos cometemos errores.

A nivel global en este concurso de 2019, ¿era realmente necesario nombrar tanto a Trapaseros?

La verdad que nosotros teníamos una música entera para rajar sobre ello, pero al final nos pareció un aplauso fácil, además de que ellos son libres para tomar esa decisión, y más tras haber ganado 12 veces el concurso. Sí me parece que debían haberse quedado en este concurso, principalmente porque son representantes del Norte. Para mí sería un placer que volvieran, y poder luchar contra ellos porque son una muy buena murga.

¿Entiende que alguna otra murga, como Tiralenguas o ustedes mismos, pudiera tomar algún día la misma decisión?

No. Mi concurso no lo dejo por nada del mundo, sinceramente.

Queda un año por delante, pero ¿ir a Santa Cruz qué supone para Cascarrabias? ¿Asusta?

Para muchos de nosotros es una ilusión y un sueño poderse subir al escenario de allí. Eso sí, vamos a ensayar de la misma manera que lo hemos hecho siempre para el concurso del Norte. No por ir vamos a buscar 50 personas más, ni a poner cinco o seis mil euros extras. Haremos lo mismo.

Pero la exigencia sí entiendo que será algo mayor...

Bueno, sobre todo por cuestiones laborales la exigencia será la misma. Ante eso no puedes hacer nada, ni buscar a gente que sí tenga disponibilidad. Que el que esté sea porque esto realmente le gusta. No empezar a ensayar con 60 y acabar con 45.

Aún así serán conscientes que el de Cascarrabias de 2020 será un proyecto goloso...

Supongo, pero nosotros seguiremos siendo igual de humildes, ese es nuestro sello y la esencia de la murga. De barrio, que ha empezado de abajo, que ahora mismo está en un buen nivel, pero a la que no le importa en absoluto estar de nuevo lejos de los mejores. Seguiremos saliendo siendo, 30 o 40 componentes.

La Opinión de TenerifeCarlos García 

No hay comentarios:

Publicar un comentario