domingo, 24 de febrero de 2019

Los Serenquenquenes revalidan su triunfo en la final de murgas

https://www.canarias7.es/binrepository/726x484/-21c38/768d432/none/11314/JNHL/46229828445-74e5a8e586-o_4667358_20190219173332.jpg
Los Serenquenquenes se han vuelto a llevar el cetro de las murgas del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. Por segundo año consecutivo, los de Agüimes se convirtieron en los ganadores del concurso de murgas al que ellos mismos pusieron el broche de oro al actuar en último lugar, con sus temas 'Los Maestros' y 'Las Lobas'. Los Nietos de Sary Mánchez, la murga de Jinámar, en Telde, se hizo con el segundo premio de interpretación y el tercero fue para Los Legañosos. Los del Carrizal hicieron este año triplete ya que se hicieron con el oro en la categoría de vestuario y se llevaron para el sureste, además, el premio Criticón por su letra 'Tierra de Conquistadores'. Asimismo, el premio Tomás Pérez a la mejor letra queda en manos de Los Twitty's por su canción El resurgir de las momias, mientras que Tito Rosales recibió el de Los Trapasones y Los Trapasones Star el que pro primera vez han entregado Los Chancletas.
La noche empezó de una manera muy especial. Y es que ayer fue el debut de Los Trapasones Star, una murga muy especial compuesta "por personas iguales que todos pero con capacidades distintas", explicó la concejala del Carnaval, Inmaculada Medina, que lograron meterse al público en el bolsillo. Al grito de: "¡esto sí que es un pedazo murga!", los chicos que llegaron del Polígono Cruz de Piedra llenaron de ilusión y alegría el parque que no dudó en cantar al unísono "cumpleaños feliz" a uno de sus integrantes, Nauzet, que celebraba sobre el escenario de 'Una noche en Río' sus 32 años.

Los recién estrenados murgueros interpretaron su primer tema tras el cual apelaron a Medina para estar en los próximos carnavales en el concurso como una agrupación más. Su energía quedó impregnada en las tablas en la que poco después, arrancó la final con Los Nietos de Sary Mánchez. Los de Telde anunciaron su despedida del concurso con un primer tema titulado 'Carta de dimisión' en el que explicaron las razones del adiós que dejó sin aliento a los presentes. De entrada, decidieron "pedir disculpas" a uno de sus referentes, Los Serenquenquenes "porque el alumno ha superado al maestro". Posteriormente, los teldenses arguyeron como motivo "fracasos en las letras" ya que a pesar de criticar numerosas situaciones sociales nada ha cambiado ya que "la voz del pueblo no importa y menos en carnavales". Como toda misiva, esta también terminó con una posdata en la que los Nietos revelaron el gran secreto: todo era una canción y ellos no se van.


La que sí se fue para su segunda letra fue Julia, que les abandonó en pleno altar tras marcharse con el profesor de zumba. Compuestos y sin novia, los de Telde interpretaron una divertida canción en la que suplicaron a Julia su regreso que, al final, se produjo aunque con sorpresa. Y es que resultó ser que Julia no era Julia sino Julio el de Santa Cruz que apareció entre el público para retomar la relación por dónde la habían dejado, si bien, finalmente, la historia no tuvo final feliz para la pareja.
Otra boda sí que tuvo lugar sobre las tablas de Santa Catalina, fue la que organizaron Los Twitty's para su primer tema oficiada por uno de sus figurantes metido en la piel de Javier Santana, director de Los Serenquenquenes, quien hizo las veces de cura para oficiar la unión entre Los Nietos y Los Mamelucos -tras la actuación conjunta del año pasado-. Un matrimonio ficticio que los de Cinco Continentes aprovecharon para criticar los piques entre 'las tribus' de murgueros que conviven en el condado del Carnaval de donde la agrupación se transformó en los sheriffs. No faltó en el poblado del Viejo Lois tampoco una cantina con Junior Alonso ficticio tras la barra, ni un homenaje a "las estrellas" de Los Chacho Tú.

Más lejos se fueron para su segundo tema en el que se convirtieron en un conjunto de momias que regresaron al Carnaval. Entre ellas se encontraban famosos como Freddie Mercury o Alfredo Kraus y eternos carnavaleros que quisieron pasar la noche en la fiesta como Drag Mandrágora y Lolita Plumas. No obstante, hubo otro menos deseado que también se coló en el escenario y que fue, ni más ni menos, Franco a quienes los murgueros metieron de nuevo en su sarcófago. También regresó Tomás Pérez para dar algunas lecciones de antaño sobre el estilo murguero que volvieron a rescatar, durante unos segundos, Los Nietos de Kika que interpretaron una breve estrofa, tal y como hicieran décadas atrás, ante un recinto abarrotado.

Con el tributo a las Olimpiadas de Barcelona 92, con una versión del tema que interpretaron Freddie Mercury y Montserrat Caballé arrancaron Los Chancletas su actuación tras su tradicional pasacalle, ese que ya se ha convertido en himno de las carnestolendas. Para la primera parte de su puesta en escena, los isleteros eligieron las obsolescencia programada como hilo conductor de las estrofas en las que criticaron la acumulación "de chatarra" que hay en el mundo debido a la fabricación con fecha de caducidad de electrodomésticos y telefonía. Los murguero también criticaron el consumismo que se ve fomentado por las numerosas publicidades que colapsan los buzones de las casas.
Para la segunda canción, la mitad de los Chancletas interpretaron a Josie, un famoso diseñador que fue mano derecha de Óscar de la Renta y Ágatha Ruiz de la Prada y que él, en sí mismo, es "la moda". El resto se metió en el papel de los maniquíes que sirven de modelos primigenios para las creaciones que más tarde son tendencia. El momento más emotivo de este divertido tema se vivió cuando los de La Isleta dedicaron una estrofa a esas madres, abuelas, vecinas o amigas que ayudan a hacer realidad las fantasías con las que ellos después pueden salir al escenario.

Los leñadores de esta edición, Los Trapasones, volvieron a poner patas arriba el parque con un primer tema que quiso dar la voz a aquellos que son discriminados. Empezando por los estudiantes sin beca que tienen que emigrar, las mujeres que son echadas de sus trabajos por quedarse embarazada, los empleados de Miguel Ángel Ramírez o las kellys que siguen explotadas, los trapas criticaron el rechazo que sufren también otros colectivos. Se referían, entre otros, a los niños que sufren bullying, los homosexuales o las víctimas de violencia machista para quienes pidieron un cambio en el código penal. También apelaron a la integración de personas con otro tipo de capacidades en una estrofa que cantaron junto a Los Trapasones Star.
En la segunda mitad de su actuación, los murgueros sufrieron una metamorfosis que les transformó en un grupo ciclistas que contaban también con la presencia de Shakira y Carlos Vivies y, por supuesto, del chicharrero. Ninguno de ellos se libró de "la piedra en el camino que les hizo rodar y rodar" y a pedir, poco después, mucha mayor responsabilidad al volante para que siempre haya un regreso al calor del hogar.

Los Chacho Tú pusieron en pie a los presentes con su tradicional pasacalle en el que muchos se animaron a darlo todo con su no menos conocido baile. Los isleteros no tardaron mucho en convertirse en los reyes de la BBC, es decir, bodas, bautizos y comuniones, expertos en todo tipo de eventos hasta tal punto que no dudaron en llevarse unos currículums para entregárselos al mismísimo alcalde, Augusto Hidalgo. De ser por ellos, a Inmaculada Medina le organizaban la final y ponían "las entradas gratis" para que la gente la pueda disfrutar. En lo que a las críticas se refiere, lamentaron el tratamiento mediático que se da a ciertos sucesos como el de la muerte del pequeño Julen en el Totalán.
Para su otro tema, Los Chacho Tú se subieron a una carroza (de cartón) con la que hicieron algunas paradas por la Gran Cabalgata que este año vuelve a salir de su barrio natal. Eso sí, antes de empezar, los murgueros tuvieron que pedir un chófer por 'Globo' ya que el que tenían contratado se pasó tomando copas. Cargadas de estrofas divertidas, esta canción sirvió para reivindicar la "falta de respeto al Carnaval" que tienen algunos empresarios que no decoran sus carrozas y que solo las utilizan "para hacer negocio"; así como la actitud de los menores que van pasados de alcohol en este evento.

La única femenina de la noche hizo su entrada en es escenario en sexto lugar. Despistadas salió con su espectacular y musical fantasía antes de adoptar el modo calendario para su primer tema: Doce meses y una causa. En él varias fechas señaladas como Reyes, o el 8 de marzo, Día de la Mujer, en el que solo piden igualdad. En este momento, las murgueras hicieron un breve silencio en el que desplegaron una pancarta en la que se podía leer: "si nosotras paramos, se para el mundo". Mayo, el mes de los canarios, el verano o el inicio de curso de septiembre también fueron mencionados si bien, lo importante de este almanaque es el motivo real de su creación: aportar su granito de arena a la Fundación Alejandro Da Silva.
Las murgueras montaron un gran tablón para su segunda canción en la que ellas aparecieron forradas de anuncios. Las protestas sobre las altas tasas universitarias que hay que pagar, la precariedad en la sanidad o la falta de empleo fueron algunos de las quejas que quedaron clavadas en los enormes corchos donde también hubo cabida para el agradecimiento a los sanitarios. Durante esta interpretación, Las Despitadas también animaron a los presentes a incrementar las donaciones de sangre.

Como conquistadores entraron de nuevo al parque Los Legañosos dispuesto a desmontar a los asistentes al concurso las expectativas con la cruda realidad. Por ejemplo la de un líder en el Gobierno estatal que al final resultó ser Mariano Rajoy, o ese conjunto de Aliexpress que cuando llega a casa es para echarse a llorar. Pero también se refirieron a esos impuestos que los ciudadanos pagan sin esperar que, en la realidad, se los vayan a repartir algunos corruptos. La realidad de la sanidad, de la falta de recursos fue otro de temas que los murgueros pusieron sobre las tablas de Santa Catalina.
No obstante, los 'Legas' se fueron después a un concierto muy especial, tal y como avisó la gran Pinito del Norte ataviada con una camiseta de los Rolling Stones, en el que actuaron los grandes. El evento creado para la ocasión arrancó con Michael Jackson y siguió con un Freddie Mercury que hizo participar al público antes de evocar una letra antihomofobia. Le siguieron otros como Elvis, que defendió Agaete, o Celia Cruz, sin que por ello los murgueros se olvidasen de los artistas de la Isla tales como Cristina Ramos que también participó en la canción.

El azar quiso que los ganadores del año pasado, Los Serenquenquenes, pusieran el broche de oro a la noche de la final en la que para su primer tema se transformaron en maestros de obra a las órdenes de Maestro Paco. Ataviados con monos y herramientas, los obreros tenían intención de techar el parque Santa Catalina para evitar los estragos de la lluvia, si bien de paso aprovecharon para homenajear la labor que realizan otros trabajadoras que también dedican mucho esfuerzo a sus labores como son las amas de casa. Asimismo, y dado que las chapuzas en la construcción no les da para todas las facturas, revelaron su segunda profesión, la de stripers. Y como para muestra un botón, decidieron regalarle un show en vivo y en directo a la concejala del Carnaval.
El cambio de registro se produjo en el segundo tema en el que pasaron a convertirse en 'lobas'. Jóvenes amantes de la moda low cost y de los pantalones cortos que son una extensión más de su cuerpo que tienen que lidiar con estereotipos y algún que otro baboso a lo largo de la canción. Con esta letra, los de Agüimes defendieron el trabajo de las kellys y la explotación laboral que sufren a pesar de ser el turismo el principal motor económico del Archipiélago. También se dirigieron a los miembros de La Manada a quienes tildaron de cabrones ya que el nombre que el otro nombre "es un insulto para los animales". Por último, los 'serenques' animaron a todo el público a acompañarles en su despedida que puso el punto y final a la competición murguera a falta de la decisión del jurado.

Antes de que los jueces dieran su veredicto, la fiesta siguió en el sambódromo de 'Una noche en Río' donde también se estrenó el Himno Murguero dirigido por Junior Alonso, Tito Rosales y Javier Santana en el que participaron un total de 108 componentes de distintas agrupaciones. Asimismo, actuaron Las Ignorantes, un grupo de murugeras llegadas desde Pájara (Fuerteventura) y, por supuesto y como es tradición en el certamen, también saltó al escenario la Afilarmónica Los Nietos de Kika.

No hay comentarios:

Publicar un comentario