sábado, 23 de febrero de 2019

Los Relamidos y una gran vaca

Desde la noche de este viernes ya vive oficialmente el municipio de Arrecife en periodo carnavalero, tras el pregón protagonizado por Servando Pérez en El Almacén, tras un pasacalles previo desde Cuatro Esquinas con Villa Pipol, que se complementó con un espectáculo callejero a cargo de Clapso versado en aspectos varios de César Manrique, quien este año sirve de alegoría a las fiestas, por celebrarse su centenario.

El pregonero centró su intervención en sus muchos años al frente de la restauración de El Almacén, espacio que convirtió durante largo tiempo, y especialmente en la década de los 80, como epicentro de las carnestolendas, con encuentros festivos memorables, con César como uno más. Tirando de modestia y de una estupenda memoria, narró Servando Pérez momentos singulares e irrepetibles, a través de dos etapas diferenciadas, una primera de corte intimista y una segunda más popular.

Arrancó el pregonero haciendo especial mención a Los Relamidos, grupo que marcó tendencia, desafortunadamente ya desaparecido; y aprovechó de inmediato para pedir la creación del Patronato del Carnaval. Sobre Manrique hizo especial hincapié en que «fue la figura imprescindible en el relanzamiento de este lugar, dándolo a conocer en Canarias y en la península», siendo habitualmente de los primeros en llegar, siempre con creaciones de diseño propio y acompañantes de tronío (entre otros, Almodóvar, Dámaso o Gurruchaga). También hizo mención al fenómeno drag que en El Almacén gozó de una excelente acogida, siempre de buen rollo.



En el tono desenfadado que correspondía, Servando Pérez supo sacar buenas carcajadas cuando contó la anécdota de la vaca, «de más de 700 kilos», que «Andrés El Fallo, Kiko El Italiano, Domingo El Comunista, Pablo El Peluquero y Miguel Pereira» le plantaron en pleno centro del negocio. «Me dieron más ganas de matarlos a ellos que a la pobre vaca», zanjó entre el regocijo general; dando pie de inmediato a recordar a los malogrados Domingo Brito Tomillito y Carmen, la de los gatos, cada uno, a su manera, con enorme valor costumbrista en las fiestas.

Por supuesto, hubo mención al serrín en el suelo «que evitaba los resbalones»; así como a las risas de antaño cuando a muchos no se les notaba el miembro incluso cuando lucían trajes especialmente ajustados. «El truco está en pasarla para la parte trasera y pegarla con una tirita», explicó simpático el pregonero.

Sobre la previa, el espectáculo Timanfaya. El sueño de Manrique fue del agrado general, con más de 70 protagonistas movilizados por Clapso. La actividad contó con la dirección de Israel Reyes, responsable artístico del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, y la coreografía de Montse Colomé. Una puesta en escena digna de ser repetida, incluso al margen del carnaval.

Las fiestas tienen este sábado en Arrecife cita matinal, con Los Buches, Los Diabletes y la Banda de Agaete, por el centro de la ciudad. Para el domingo queda el concurso de murgas infantiles, en el escenario del recinto ferial.

También vivirán actividades carnavaleras este fin de semana los municipios de San Bartolomé, Teguise y Tías. En los dos primeros casos, la noche del sábado (20.30 horas) tendrá lugar la presentación de los grupos festivos, en el parque Félix Rodríguez de la Fuente y en la Sociedad de la Villa, con acceso libre. En el particular sureño, la presentación de los grupos se ha programado para el domingo (19.00 horas), en el pabellón cubierto de Tías.

Resultado de imagen de logo canarias7José Ramón Sánchez 

No hay comentarios:

Publicar un comentario