martes, 19 de febrero de 2019

Las murgueras toman Santa Catalina

18-02-2019 LAS PALMAS DE GRAN CANARIA. Primera fase del concurso de Murgas: Suspiritas. Fotógrafo: ANDRES CRUZDespués de algo más de un año de espera, el concurso de murgas arrancó ayer en el parque Santa Catalina y lo hizo con voz de mujer. Y es que ellas, las murgueras, estuvieron en mayoría en una noche en la que Los Lengüetudos fueron los encargados de dar el pistoletazo de salida a tres días en los que el humor, la crítica y la ironía marcarán el ritmo del epicentro del Carnaval. Las Kikirinietas, Tramposas, Las Suspiritas, Las Fisgonas, Las Lady's Chancletas y Despitadas les siguieron en el escenario en el que Los Serenquenquenes pusieron el punto y final a la primera fase en la que tampoco faltaron las aficiones.

El día estuvo marcado por las nubes y la lluvia, pero ni el mal tiempo que dejó un coletazo de frío en la capital impidió que la primera agrupación saliese cargada de energía al sambódromo de Una noche en Río. Ataviados con una divertida versión de Pepito Grillo, Los Lengüetudos sometieron a un exhaustivo examen de conciencia a diferentes personas. Entre ellas destacaron Mariano Rajoy o Miguel Ángel Ramírez, a quien aconsejaron irse a su "casa' y dejar su puesto después de recordarle alguna de sus gestiones como presidente de la UD tales como la subida de abonos. También criticaron a aquellos que atentan contra los más pequeños y recordaron a Yéremi Vargas y Sara Morales en esta primera parte.

Para su segundo tema, los de Santa Lucía decidieron 'viajar' por los carnavales de otras ciudades como Águila (Murcia), Río de Janeiro o Cádiz, para reconocer sus peculiaridades. En esta canción, Los Lengüetudos quisieron rendir homenaje a las víctimas del vuelo JK5022, así como se dirigieron a la concejala de Carnaval, Inmaculada Medina, para recordarle que lo importante de la fiesta no es el reconocimiento, sino que la gente disfrute.



Las siguientes en saltar al escenario fueron Las Kikirinietas, que celebraron su quinto aniversario con un tributo a su municipio de origen, Arucas, en su indumentaria en la que no faltaron la iglesia, la cantonera, la hoguera de San Juan, o las flores aruquenses, entre otros elementos. Así se arrancaron con el primer tema con el que criticaron la actitud de pasotismo que reina en la sociedad ante algunas situaciones como que en Canarias exista una de las tasas más elevadas de obesidad infantil, ya que mientras haya para tatuajes, cerveza y fútbol, el resto "da igual".

Más movida fue su segunda actuación en la que pasaron de murgueras a comparseras, con plumas, tacones y baile incluidos para ser fieles a las bases del concurso en el que "no solo basta con un buen repertorio", también es importante "una coreografía para ser visual", aseguraron entre bromas. Sin perder el ritmo, y entre paso y paso, las de Arucas aprovecharon también para darle algún que otro rastrillazo a los de Tenerife a quienes recordaron que no hay otra Gala Drag igual a la de la capital grancanaria.

Con un vestuario diseñado por Juan El Gasolina, salieron Tramposas ataviadas como payasas trotamundos que estuvieron acompañadas en la puesta en escena por su armonizador y letrista, Johny Alonso y en el pasacalles por las bailarinas de Belén Padrón. Poco después, y ya solas sobre las tablas de Santa Catalina, se adentraron en la primera canción en la que relataron sus vivencias en los viajes en los que descubrieron diferencias sustanciales con respecto a España como por ejemplo el sistema sanitario de Alemania o el educativo de los países nórdicos. En esta letra también tuvo cabida la justicia, donde abordaron temas como el independentismo catalán o el caso de La Manada a cuyos protagonistas rebautizaron con los cinco nombres del demonio: Lucifer, Satán, Belial, Diablo y Belcebú.

En la segunda parte de su intervención, las de Lomo Apolinario, que cumplen diez años de fundación, abordaron el Carnaval propiamente dicho y aprovecharon para criticar algunas hipocresías como la de los propios "murgueros", que aunque dicen estar para el pueblo, van a ganar y de no ser así, muchos, ni "lo celebran". También aludieron a la lluvia ataviadas con paraguas, chubasqueros para reivindicar que el certamen se celebre en un lugar cerrado.

En cuarto lugar llegó el turno de Las Suspiritas que desfilaron por el escenario después de que el mago que salió de la chistera que presidía el proscenio las invocase. Y es que las de Moya se trasformaron en conejas de colores para la velada. Y por arte de magia, para su primer tema, las murgueras pasaron a ser profesoras que hicieron un repaso por distintas asignaturas como las Ciencias naturales para recordar al 'pescaíto' y hacer hincapié en que no se olvidan tampoco de Yéremi y Sara. Además hablaron de filosofía y hablaron de La Manada a quienes retrataron como "ratas sanguijuelas".

En su segunda canción narraron la experiencia en Maspalomas donde se trasladaron al Yumbo para contar las historias de transexuales, drags, transformistas y lesbianas a quienes también quisieron dar voz en el Carnaval. El momento más emotivo fue cuando se quitaron las camisetas para dejar al descubierto otras de colores que, en conjunto, formaban una gran bandera del orgullo. A las moyenses les siguieron Las Fisgonas, Las Lady's Chancletas, Las Despistadas y Los Serenquenquenes que, al cierre de este periódico, aún no habían salido al sambódromo del parque.

La segunda parte de la primera fase la protagonizaron Las Fisgonas que llegaron desde Gáldar ataviadas con la fantasía de 'Madagascar a Río yo te guío'. Las norteñas debutaron en Santa Catalina con un primer tema en el que se transformaron en abuelas, madres e hijas para mostrar las 'tres caras de la moneda', que no eran otras que las diferencias intergeneracionales del día a día. El pensamiento "retrógrado" sobre la vestimenta que todavía "define a las mujeres" y no a los hombres, o el caso de 'La Manada' fueron algunas de las críticas de la letra que acabó con lema feminista: "No es no".

Para su segunda canción, las murgueras viajaron al futuro, hasta el 2094, de donde trajeron al parque informaciones sobre la situación laboral o el impuesto a sucesión al ritmo de Miras y te miro de Morat. Asimismo, aprovecharon para mostrar a su rechazo al macromuelle de Agaete y apelaron a la ciudadanía para luchar porque el muelle "se quede como está".

Y de las novatas a las veteranas del Carnaval, Las Lady's Chancletas celebraron sus 20 años en el Carnaval con una colorida fantasía y globos sobre el escenario en el que montaron una lavandería para su primera canción. En esta primera parte de su actuación, las murgueras pusieron la colada con trapos sucios como los sueldos más bajos que tiene Canarias o el precio que tienen los alimentos saludables frente a la comida basura, lo que repercute en la alta tasa de obesidad infantil. La igualdad entre hombres y mujeres, pero también entre los inmigrantes que llegan de distintas partes del mundo se sometieron a un buen lavado.

Poco después Las Lady's sacaron su canción comercial en la que hicieron alusión al "riñón" que piden algunos letristas, al "pastón" que pagan algunas murgas o las bases del concurso protagonizaron algunas de las estrofas del segundo tema que acabó con su conclusión y moraleja que se resumió en que "para ganar hay que cantar lo que la gente quiere oír en Carnaval".

Muy musicales, con un espectacular traje blanco con enormes arpas doradas en las botas y un teclado de piano por tocado salieron Despistadas. Tras la puesta en escena y el pasacalles, las murgueras convirtieron el escenario de 'Una noche en Río' en una tienda de Primak de cuyo probador salieron chaquetas defectuosas o bufandas que poco pudieron utilizar porque como las murgueras cantaron: "¿el invierno pa' cuándo?". El maltrato o los insultos que recibieron el año pasado por quedarse en ropa interior para criticar a los violadores fueron otras de las prendas que sacaron a relucir, si bien este año lo volvieron a hacer aunque esta vez fueron hombres los que se quedaron en paños menores para reivindicar la lucha contra el machismo.

Ser mujer en diferentes etapas de la vida marcó la letra de su segundo tema. Una divertida canción que comenzaron las más pequeñas e inocentes de la agrupación que dieron paso a las adolescentes con espíritu de 'influencers'. Les siguieron las que ya han cumplido los 40 que pasan de dietas, aunque no tanto como las abuelas de la tercera edad, que hacen todo lo que quieran y "gastan el dinero en el bingo de La Ballena". Si bien todas ellas son "iguales" cuando se trata del Carnaval.

El punto y final de la primera fase corrió a cargo de Los Serenquenquenes. Los ganadores del año pasado desfilaron por el sambódromo del parque ataviados como payasos con coronas y chaquetas verdes y doradas. A pesar de ser la última actuación de la noche, el público no dudó en seguirles durante su obertura y pasacalle, convertido ya en un himno carnavalero. El 'Bolero mix' fue el primero de sus temas en el que, gorro de paja en la cabeza y maracas en mano, rindieron "tributo a los grandes troleros" como Fernando Clavijo, "quien tira para el chicharrero"; Cristina Cifuentes, y sus múltiples títulos sacados "sin ir a la universidad"; o Miguel Ángel Ramírez, entre otros.

Los de Agüimes trajeron algunos ritmos brasileños para su segunda canción en la que contaron lo que los de Río de Janeiro sintieron al llegar al Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. Para empezar, los 'canariños' agradecieron el homenaje de los canariones a la fiesta carioca antes de adentrarse en las comparaciones y similitudes como Copacabana y Las Canteras, el pan de azúcar o el de huevo, o los uruguayos y los chicharreros como respectivos enemigos.

La Provincia - Diario de Las PalmasAmparo R. Montero

No hay comentarios:

Publicar un comentario