domingo, 17 de febrero de 2019

El color y la música invaden el Recinto Ferial

El ritmo, los sones y la musicalidad de las Agrupaciones tomaron anoche el relevo de las Murgas, llenando de alegría y color un Recinto Ferial que disfrutó con las diez formaciones que participaron en uno de los concursos con mayor solera del carnaval de Santa Cruz de Tenerife.

Los Yuppies, que se alzaron con el tercer Premio de Presentación el pasado año, fueron los encargados de romper el hielo en el comienzo del certamen, presentado por Estíbaliz Pérez y Carmelo Martín. Los 29 componentes dirigidos por José Víctor Afonso y procedentes del Barrio de La Salud desembarcaron en el escenario con la fantasía Justo a tiempo para el Carnaval, en la que jugaban con la imagen de un reloj con reflejos dorados. Precisamente, el inmortal tema El Reloj, de Roberto Cantoral, fue la primera pieza interpretada, que versionaron a ritmo de bolero, son cubano y swing. Cerraron su actuación con un tema original de la propia agrupación, Grandes Carnavaleros, en el que rindieron un sentido homenaje a las grandes figuras desaparecidas de las fiestas.

De Siam a Tenerife
Las lentejuelas y el color azafrán, con una presentación y una fantasía ( Thai) inspirada en Siam, acompañaron la puesta en escena de Siboney. El grupo del Barrio de la Alegría, dirigidos por Alberto Daniel Hernández, iniciaron su presentación con el Se me olvidó otra vez, fusionado en su parte final con No te pido flores, de Fanny Lu. Contamíname, del tinerfeño Pedro Guerra, y Lágrimas negras, de Miguel Matamoros, precedieron a Vida sagrada, con la que la agrupación se despedía del escenario entre la ovación de un reducido pero entusiasta público.

El tercer lugar de actuación correspondió a Caña Dulce y a su fantasía Wakanda, arrancando con una introducción instrumental en la que la percusión y los ritmos africanos inundaron todo el Recinto. Desde el vecino continente los de Juan Ramón Febles se trasladaron a Paraguay en su primer tema a concurso, Tierra de mi tierra, para rematar con Ella, del venezolano Jorge Luis Chacín, con la que reconocieron a todas las mujeres que conforman la familia de Caña Dulce, acompañando el tema con la proyección en las pantallas del escenario de imágenes de todas ellas; madres, esposas e hijas. Amapola, de Juan Luis Guerra, despidió la actuación de los 36 componentes de la agrupación.


Los 70, protagonistas
Tras el segundo premio de interpretación y el primero de presentación de 2017, Cantares Luz de Luna llegaba al concurso como uno de los claros favoritos. El grupo dirigido por Juan Carlos Rodríguez combinó plumas rosas, tocados azules y lentejuelas en su fantasía Aromas de sándalo como marco para homenajear en sus interpretaciones la música de los años 70. Un medley del grupo sueco ABBA, en el que sonaron temas como Chiquitita, Dancing Queen o Mamma Mia provocó el baile de todo el recinto, que continuó con un popurrí de la Década Prodigiosa, con canciones como Gloria, Superman, Megustas mucho o Esta noche hay una fiesta, para despedirse con una versión en español del Can't take my eyes off you,de Frankie Valli y los Four Seasons.

Al cierre de esta edición restaban por actuar las agrupaciones Nobleza Canaria, Salsabor, Tajora Las Palmitas, Chaxiraxi, Teiderife y Sabor Isleño, así como la entrega de galardones, que la opinión de tenerife dará a conocer en el día de hoy.

Nacho Feliciano 

No hay comentarios:

Publicar un comentario