jueves, 21 de febrero de 2019

«Cuando oí mi nombre me temblaron hasta las pestañas»

Natural de La Isleta y residente en la Vega de San José, la gran dama del carnaval de la capital grancanaria, reconoce su amor por estas fiestas, un sentimiento que ha transmitido tanto a sus tres hijos como a sus tres nietos.

— ¿Cómo sienta ser la gran dama del carnaval de ‘Una noche en Río’?

— De maravilla, me siento otra persona, parezco una Letizia (risas).

— ¿Cómo ha vivido estas primeras jornadas de reinado?

— Con mucho ajetreo porque he tenido que ir a muchos medios de comunicación, pero merece la pena.

— ¿La idea de presentarse al concurso era algo que tenia en mente?

— Soy pionera del carnaval, pertenecí a la comparsa Los Caribe y en 1975 fui su abanderada. Además, en 1978 me presenté a reina del carnaval en el Pérez Galdós y quedé primera dama, me ganó El Corte Inglés. Y siempre tuve la ilusión de presentarme a la gran dama y se lo decía a mis hijas -las gemelas Luisa y Reyes- que no se lo creían del todo, pero yo les decía que cuando tuviera la edad lo haría.

— Y por fin este año se dio la ocasión. ¿Cómo surgió?

— El año pasado la cosa estuvo un poco rarita porque me puse mala. Así que este año, en la inauguración del restaurante que abrió mi hija Luisa, La flamenca de La Feria (su patrocinador), que coincidió con mi cumpleaños el 8 de febrero, me dieron la sorpresa de que era candidata a la gran dama y que me había inscrito en el concurso sin que yo lo supiera, las sinvergüenzas (risas). Así que la culpa la tienen Luisa y Reyes.



— ¿Por qué eligieron a Willy Díaz como diseñador?

— Luisa había apostado por él y tenía claro que si yo me presentaba algún día a la gran dama sería con el mejor, con Willy.

— Si hasta el día 8 no supo que era candidata, ¿cuándo vio su fantasía por primera vez?

— Dos día antes de presentarme, que fue cuando me tomaron medidas para el vestido que yo llevé porque todo lo demás ya estaba hecho.

— ¿Qué le pareció cuando lo vio?

— Me encantó, me vi reina. Sabía que tenía posibilidades porque Willy Díaz hizo un buen trabajo y tiene un buen equipo.

— ¿Y cuándo se lo puso por primera vez y comprobó lo que pesaba?

— Dios mío, pensé que al día siguiente me iba a parecer a Pozí por lo que pesaba y lo que tenía que tirar de él (risas).

— ¿Qué sintió cuando el domingo dijeron su nombre en el escenario?

— Me temblaron hasta las pestañas. No sabía si reír o llorar y lo que hice fue llorar.

— Tenía mucha gente apoyándola entre el público.

— Estaban mis nietos y además tengo muchos seguidores en Facebook y sabían que me presentaba.

— Ahora a disfrutar del título y a cumplir con muchos compromisos. ¿Cuál de ellos le hace más ilusión?

— Ir en la cabalgata para sentir el calor de toda la ciudad.

Resultado de imagen de logo canarias7Rebeca Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario