domingo, 10 de febrero de 2019

Castorcitos gana el concurso de murgas infantiles del Carnaval de Santa Cruz

| 09/02/2019 | Fotógrafo: Delia Padrón
Triqui Traquitos

El concurso de murgas infantiles del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife 2019 ya tiene ganadores. El jurado decidió anoche, en el Recinto Ferial y tras cuatro horas de espectáculo carnavalero, otorgar el primer premio de Interpretación a los pequeños de Castorcitos. El segundo fue para los niños de Redoblones y el tercero para Retorciditos. Los Mamelones se hicieron con un doble accésit, en Interpretación y en Presentación. En el apartado de Presentación, lograron el primer premio los pequeños de Retorciditos. El segundo fue para Redoblones y el tercero, para Distraídos.

El veredicto se conoció finalizada la tercera fase de este certamen, en la que participaron las murgas infantiles Minivirgues, Trique Traquitos, Distraídos, Revoltosos, Sofocados y Retorciditos. La primera y segunda fases tuvieron lugar el jueves y el viernes pasado. Anoche destacaron los pequeños de Triqui, Distraídos y Retorciditos por sus letras, voces, su dicción, y por conseguir, los segundos, que el espectáculo de ayer también contara con representantes de las comparsas y, los terceros, de todas las murgas adultas corriendo por el Recinto y sorprendiendo al público. El resto de grupos de la cantera ofrecieron letras menos infantiles y algo menos de calidad vocal, aunque sí llenaron el escenario del Recinto Ferial de emoción murguera, porque, al final, para ellos, lo que cuenta es eso, las indescriptibles sensaciones que ofrece el hecho de participar en el Carnaval chicharrero.
El espectáculo comenzó a las siete de la tarde con solo algunas sillas ocupadas, aunque a medida que transcurría el certamen, el Recinto Ferial iba recibiendo más calor y las aficiones llegaban poco a poco hasta casi llenar la citada instalación, a excepción de las gradas de las autoridades. Eso sí, los nervios y la ilusión de la cantera del Carnaval chicharrero enseguida invandió el decorado de la fiesta.


Minivirgues. Los pequeños de Minivirgues, murga de La Orotava y que participa por segunda vez en el Carnaval chicharrero, fueron los encargados de romper el hielo. Con la fantasía De las profundidades vengo a defender el mar de la contaminación que está haciendo tanto mal, comenzaron su repertorio celebrando un cumpleaños y abriendo regalos. Entre ellos, un teléfono "solo para llamar a los abuelos, sin internet y sin nada". La murga pidió que se les cuide más, soñando con la posibilidad de que fueran eternos. Una canción con una letra infantil "para ganar el concurso" fue otro de los regalos. Con su segundo tema, los pequeños de Minivirgues se convirtieron en Cazatesoros, para así reivindicar más inversión para la Universidad de La Laguna y para la sanidad, sobre todo para la del Norte, con frases como "¿y el pediatra para cuándo?". También le cantaron a las tradiciones de las romerías, con el temor de que "estas se acaben convirtiendo en un Carnaval".

Triqui Traquitos. A continuación se subieron al escenario los niños de Triqui Traquitos, con un Recinto Ferial ya un poco más lleno. Con su fantasía Para el corazón, te traigo mi canción y desde la calle de La Noria, como si de pequeños mariachis se tratasen, empezaron su actuación ofreciendo ideas para resolver algunos "problemas". El de la contaminación fue uno de ellos, para lo que ofrecieron al superhéroe "Miniverde", que "se convertirá en la mano derecha de Bermúdez", alcalde de Santa Cruz de Tenerife (CC), con el fin de evitar que el parque García Sanabria se quede sin "mariposas" o para evitar que con la subida del nivel del mar, se tenga que "ir al Teide en kayak". También propusieron, entre sus ideas, que el jurado, que "no suele tener ni idea de murgas", realice una "quiniela" para elegir a los ganadores. Asimismo, instaron a los padres separados a no utilizar a sus hijos "como juguetes de intercambio", protagonizando uno de los momentos más emotivos de la noche. Con el segundo tema, Ni de Guargacho, ni de Vilaflor, de más arriba vengo yo, los niños de Triqui animaron al público a acompañarlos durante una excursión a la capital, sufriendo las colas de las autopistas del Norte y del Sur, y destacando los beneficios de vivir en los "pueblos" de la Isla.

Distraídos. Los pequeños de Distraídos, que ensayan en Ofra, fueron los siguientes, ya en el ecuador del concurso. Con su primer tema, y disfrazadas de Mi última hora del té, crearon un particular Hospital, en el que "no se pierden un montón de horas del cole para que te atienda el pediatra"; en el que "mi abuelo no se queda solito en un pasillo porque no hay habitaciones"; o en el que el Carnaval se convierte en la mejor medicina "para olvidar cualquier pena". A continuación, la murga ofreció una magistral Clase de percusión, logrando que el público bailara, cantando al "reciclaje" y ofreciendo una batucada, con comparsa incluida.

Revoltosos. En cuarto lugar actuaron los niños de Revoltosos, cuyo local de ensayo se encuentra en Añaza. Lucieron la fantasía denominada La imaginación de un niño y ofrecieron los temas Nuestro museo del Carnaval y Ni una más. Con el primero, los personajes de dicho museo recobraron vida para pedir que el Carnaval de Santa Cruz "no pierda su esencia", incluyendo un mensaje del que fuese el director de la Ni Fú Ni Fá, Enrique González, con el que lamenta que "ya las murgas no utilicen sus trompetas", y para exigir un homenaje a todos aquellos murgueros que ya no están en la fiesta. A través de la segunda canción, Ni una más, los pequeños hicieron un recorrido por los "problemas del colegio" y por los de la sanidad, además de criticar los "desahucios". También aprovecharon para reprochar a la concejal de Fiestas, la nacionalista Gladis de León, que las bases del concurso de murgas infantiles "no permitan que los menores de tres años "se suban al escenario" y que "los niños con discapacidad no puedan cantar y que solo puedan ser mascotas". "Señora concejal se va a cargar usted la cantera", le dijeron a De León.

Sofocados. Los siguientes fueron los niños de Sofocados, desde María Jiménez. Con su fantasía Desde el fondo del mar, aquí yo vengo a gobernar, se convirtieron, en su primer tema, en niños Desconfiados, para denunciar "la subida de los precios en todo", que "no se limpien los barrancos" y que la "lluvia siga causando estragos en la Isla", entre otras críticas. En su segunda canción, Entre cambio y cambio seguro que te cuento algo, los pequeños de Sofocados realizaron un homenaje a los personajes del Carnaval, como Fidel o la Lechera, que "dejan su vida en esta fiesta sin cobrar un duro", reclamando que "de una vez por toda se les reconozca". También lamentaron que las nuevas tecnologías hayan "acabado con los juegos de toda la vida".

Retorciditos. Cerraron el concurso de murgas infantiles los niños de Retorciditos que, desde el municipio sureño Granadilla y disfrazados de los Reyes de los mares, ofrecieron los temas Mi gran Ludoteca y El Ilusionista: Ahora me ves, ahora no me ves. Con el primero, los pequeños llenaron el escenario con una particular ludoteca, en la que no faltó de nada. Fue una de las canciones más infantiles de la noche, para la que también utilizaron melodías de populares canciones para niños. Eso sí, aprovecharon para criticar los "ceros" que pone el jurado del concurso, "sin valorar los seis meses que estamos ensayando". Con su segundo tema, los niños de la única murga infantil del Sur que participa en el certamen de Santa Cruz se convirtieron en Ilusionistas. Tanto fue así, que consiguieron, tras soñar con que "para el concurso de murgas adultas no se pague por las letras, que lo más importante no sea el premio, y que los locales de ensayo se vuelvan a convertir en una fiesta", que, de repente, invadieran el Recinto Ferial numerosos representantes de todas las murgas adultas, "convirtiéndose en una sola".

No hay comentarios:

Publicar un comentario