miércoles, 27 de febrero de 2019

Así se prepara una aspirante a Reina

Muchas horas en el gimnasio, una buena alimentación e infinitas pruebas en el taller. Así resumiría Raquel Iboleón, candidata a Reina del Carnaval de McDonald's y la opinión de tenerife, los meses que lleva preparándose para lucir la fantasía Al alba venceré sobre el escenario del Recinto Ferial de la capital tinerfeña. Un entrenamiento que hoy llega a su fin ya que la fiesta chicharrera conocerá esta noche a la soberana de las Profundidades Marinas en la Gala que arrancará a partir de las 21:30 horas.


Iboleón sabe desde hace más de un año que aspiraría a convertirse en Reina del Carnaval 2019. El diseñador Daniel Pages se puso en contacto con ella después de haberla visto participar en algunos certámenes de belleza y le propuso participar de su mano en las carnestolendas. No tuvo que pensárselo mucho y enseguida dijo sí, tras conocer el proyecto que el diseñador había pensado para ella. "Dije que sí porque no quería ser solo la chica que pones después en el traje, quería participar y llevar algo con lo que me sintiera cómoda", señala.


Indicaciones de la fantasía

Por eso, ha podido hacer sus propias indicaciones sobre la fantasía, aunque admite que hay cosas en las que no ha podido influir mucho. "Dani me ha preguntado mi opinión, sobre todo en aquellas cosas que voy a llevar yo puestas, pero no en el traje en si", indica.

A medida que se ha ido acercando el gran día, las visitas de Iboleón al taller de Pages han sido constantes. La falda, el sujetador o los zapatos son solo algunos de los muchos elementos que la joven ha tenido que probarse. Una de las últimas pruebas fue la del casco sobre el que se asentará el tocado que lucirá junto con la fantasía.



Hecho a medida por un artesano que lleva 35 años realizando este trabajo para candidatas, comparsas y otros grupos del Carnaval, sobre este casco se asentará una de las piezas clave del traje.

Una vez realizado, Iboleón tuvo que volver a probárselo para adaptarlo a la perfección a la medida de su cabeza. "No oigo nada ahora mismo, pero me harán unos agujeros en las orejas para poder escuchar", explica. Bajo la atenta mirada del diseñador palmero se realizan los últimos retoques en el casco, que debe quedar muy ajustado a la cabeza de Iboleón para que el tocado no se mueva durante su desfile en el escenario.

Ayudando en el montaje

Sus visitas al taller podían durar apenas 20 minutos o varias horas "depende del tiempo que tenía en cada momento". Aunque siempre que podía arrancarle minutos al reloj, a Iboleón le gustaba quedarse para echar una mano en la elaboración de su fantasía. "Cuando he podido me he puesto a recortar y pegar lentejuelas y me ha encantado porque por poco que haga así dejo mi parte en el traje", añade.

Para ella ser testigo del proceso a través del que el boceto elaborado por Pages se ha convertido en una realidad ha sido emocionante. "Cada vez que vengo al taller hay algo nuevo terminado y vas teniendo más ilusión", argumenta.

La joven chicharrera de 23 años es modelo además de estudiante del Grado de Derecho, por lo que cuidarse ya formaba parte de su rutina antes de conocer que sería candidata a Reina. "Yo siempre he hecho deporte desde pequeña juego al baloncesto y siempre he ido al gym", señala. Así que lo único que ha tenido que hacer es adaptar un poco sus entrenamientos para prepararse para lucir una fantasía muy pesada.

Iboleón comenta que suele ir a gimnasio cuatro días a la semana y entrenar durante una hora. "Descanso los fines de semana porque también he querido tener tiempo para mi y los míos", apunta. A los ejercicios con pesas se unen los entrenamientos de cardio.

Además, durante los últimos meses ha tratado de cuidar aún más su alimentación. "Yo como sano y trato de hacerlo sobre todo entre semana, pero si un sábado me quiero comer una pizza me la como", apunta. Iboleón mantiene que come bastante aunque intenta "medir los hidratos", pero afirma que "puedo comer toda la proteína que quiero".

Coreografía

Dentro de la preparación Iboleón también ha tenido que atender a la coreografía y los gestos que realizará sobre el escenario. La candidata conoció la música que acompañaría su desfile dos semanas antes de la Gala y el diseñador "me ha marcado la dirección que quiere que siga sobre el escenario". Lo que Pages ha dejado a la libre elección de la joven son los movimientos que esta debe realizar durante su participación. "Me ha marcado algunos momentos, pero no toda una coreografía, porque quiere que lo haga como yo lo siento ya que no le gustaría que se viera ensayado", explica.

Por eso, la joven asegura que "si quiero saludar, saludaré, si quiero lanzar un beso lo haré" y mantiene que no ensayará caras ni movimientos frente al espejo. "He sido modelo y he hecho pasarela ya se cuáles son mi perfil y caras buenas", comenta. Para ella, "no tienes que estar pendiente, sino ser tu misma, al final eso es lo que espera el público y es la magia del Carnaval".

Iboleón ha tenido que compaginar toda su preparación como candidata a Reina del Carnaval con el resto de actividades que completan su día a día. A las clases y prácticas en la universidad, ya que cursa el último año de la carrera de Derecho, se unen sus aficiones como ir a bucear. "Soy instructora de buceo y en cuanto puedo me escapo y voy a hacer submarinismo", comenta. Lo que asegura no le entusiasma tanto es ejercer de modelo bajo el agua, aunque reconoce que lo ha hecho en alguna ocasión "lo que me gusta es bucear no posar bajo el agua". Como muchas candidatas Iboleón ha tenido que hacer malabarismos para poder llegar a todo. "Yo creo que hay tiempo para todo, los días duran 24 horas", mantiene. Ella asegura que siempre le ha gustado moverse y apunta que con un poco de organización puedes hacerlo todo. "A mi no me gusta estar en casa, allí me aburro", valora.

A pocas horas de que comience la Gala, Iboleón mantiene que no está nerviosa pero "es verdad que son tantas cosas que estoy viviendo con estrés los últimos momentos". El pasado lunes la chicharrera ya tuvo su primera experiencia sobre el escenario del Carnaval con parte de la fantasía. "Probamos la música y nos habituamos a los espacios", explica. Allí asegura los trajes "parecen aún más grandes y el brillo es muy diferente a como se ve en el taller", pero ella mantiene que no tuvo ningún problema para moverlo. Lo que sí reconoce que impone es "el momento cuando estás detrás de esa puerta grande, porque es enorme y lo ves todo negro".

Ayer Iboleón tuvo que subirse al escenario otras dos veces, la última para participar a las 20:30 en el ensayo general de la Gala. Y es que el reloj ya ha comenzado la cuenta atrás para que las Profundidades Marinas conozcan a su soberana.

La Opinión de TenerifeDalia Guerra 

No hay comentarios:

Publicar un comentario