sábado, 26 de enero de 2019

Santa Cruz multará a los restaurantes y bares que cierren los baños en Carnaval

El Ayuntamiento de Santa Cruz sancionará a todos aquellos bares, cafeterías y restaurantes que cierren sus baños durante el Carnaval de la calle. Así lo advirtió este viernes, 25 de enero, durante el pleno el concejal de Servicios Públicos, el nacionalista Dámaso Arteaga, quien anunció que el Consistorio inspeccionará los locales de la ciudad en dichas fiestas. "Lo que no puede ser es que sí sirvan copas y, sin embargo, no permitan el acceso a sus aseos. Por lo tanto, intensificaremos la inspección sobre el uso de los baños en los Carnavales", añadió.

Arteaga apuntó, a raíz de una moción presentada por el grupo municipal Ciudadanos, que incluyó la intervención de la presidenta de la Asociación de Vecinos Centro Urban El Perenquén, que esta es una de las medidas que se llevarán a cabo este año para mejorar la limpieza en las calles de la capital durante las fiestas chicharreras. Con su moción, Ciudadanos criticó que el Carnaval de Santa Cruz, "debido a la insuficiencia de baños públicos portátiles y a la ausencia de mantenimiento de los mismos durante los actos", se enfrenta cada año a graves problemas de salubridad, higiene y suciedad. Por su parte, la presidenta de la citada asociación de vecinos denunció que "los olores a orines y la suciedad durante cada Carnaval son insoportables, tanto para los residentes como para los turistas", y exigió que se coloquen más aseos públicos en las calles y que se controle el cierre por parte de los restaurantes y bares de sus baños.

A dichas reivindicaciones se sumaron también el resto de los partidos de la oposición, Sí se puede, Izquierda Unida y Partido Socialista, quienes lamentaron que la mayoría de los carnavaleros acaben buscando un rincón por las calles de la ciudad para "realizar sus necesidades durante el Carnaval", debido a que los locales prohíben el acceso a sus baños y debido a que los aseos públicos que instala el Ayuntamiento son insuficientes, y "los pocos que hay no tienen luz y están muy sucios, por lo que nadie quiere usarlos".



El edil de Ciudadanos Antonio Blanco reprochó al concejal de Servicios Públicos que en el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife "solo se instale un baño portátil en las calles por cada 1.000 personas". A esto, el nacionalista Dámaso Arteaga respondió que en los últimos años el Ayuntamiento chicharrero ha incrementado el número de aseos que se colocan en el cuadrilátero de las fiestas, pasando de 136 en 2016 a los 190 que "instalaremos en 2019", de los que "60 serán para personas con movilidad reducida".
"Estamos realizando un gran esfuerzo en la adquisición de este tipo de baños portátiles y prácticamente se puede encontrar uno por cada esquina de la zona de baile del Carnaval. Lo que es imposible es que estén limpios cada cinco minutos, pues los equipos de limpieza solo pueden acceder a ellos cuando la fiesta se acaba", explica el edil responsable del área de Servicios Públicos.

La moción presentada por Ciudadanos fue rechazada por el grupo de Gobierno, formado por CC y por el PP, "porque la misma", y según manifestó Dámaso Arteaga, "no aporta nada nuevo a lo que ya venimos haciendo". "Es más, insisto en que este año, además de aumentar el número de baños públicos portátiles que se colocarán en la calle, intensificaremos la inspección en los bares y restaurantes de la ciudad para que sus responsables no impidan el acceso a los aseos de los locales a los carnavaleros", agregó el concejal.

Por último, el concejal de Servicios Públicos apuntó que en todas las fiestas y Carnavales del mundo "se generan residuos y suciedad, es imposible que estos no se produzcan y este Ayuntamiento no quiere un Carnaval descafeinado". "Pero eso sí, lo que podemos hacer es implantar medidas y seguir reforzando la limpieza, tal y como lo venimos haciendo", indicó.

La Opinión de TenerifeEloísa Reverón 

No hay comentarios:

Publicar un comentario