miércoles, 23 de enero de 2019

El carnaval de Tenerife tendrá sello fallero

Montaje. Busto de Poseidón que formará parte del decorado del carnaval. / damián torres
Busto de Poseidón que formará parte del decorado del carnaval.
 El carnaval de Tenerife llevará sello fallero, ya que un colectivo de artistas son los responsables de firmar la ejecución de un decorado que tendrá que estar listo el 4 de febrero en el Centro Internacional de Ferias y Congresos, más conocido cono recinto ferial de Santa Cruz de Tenerife, edificio que se inauguró en 1996 y que es obra del arquitecto valenciano Santiago Calatrava.

El proyecto es una creación de 'Caballo de Troya', colectivo que está formado por artistas falleros de primera línea, como Manolo Martín, que dirige la entidad, y Pepe Latorre y Gabriel Sanz, autores de las fallas municipales de 2018 y 2019. Además, también forma parte del equipo el maestro de la carpintería Manolo García, los artistas Manolo Espinosa y Manolo Oliver y se completa con la firma Block decorats y Ramón Crespo.

Como detalla el coordinador del equipo, Manolo Martín, «el carnaval de este año, tal como eligieron los canarios, irá sobre el fondo submarino, y ha sido un diseñador tinerfeño, Javier Caraballero, el que ha dado forma a la idea».

El escenario medirá 15 metros de altura y «combinará el decorado que hacemos los artistas con pantallas con imágenes que simularán el fondo del mar con peces », añade.

Una de las piezas centrales que se está ultimando es una figura de Poseidón, «un busto que tendrá seis metros de altura» y que se está ejecutando en el taller de José Latorre y Gabriel Sanz.



140 corales

En el taller de Manolo Martín también se han preparado bloques que simulan rocas marinas y se han modelado 140 corales de colores llamativos, en naranja, verde y rosa.

Latorre y Sanz también están construyendo, como si de calafates se trataran, el casco de un barco que simulará el resto de un naufragio y que medirá diez metros de largo y seis de alto, además llevará unas velas a nueve metros de altura.

La pieza está montada estos días en el taller de Latorre y Sanz para acabar de darle forma y darle un tono envejecido, pero «luego se tendrán que quitar las dogas para despiezarlo y que la empresa canaria montadora, Benelux Canarias, pueda unir de nuevo el puzzle de siete piezas», comenta Martín.

Todo el material se enviará por barco. De hecho, el jueves 17 salió un primer contenedor, pero precisarán cuatro containers, de 12,50 metros de largo por 2,70 de altura, para completar el envío. Dos de los tres pendientes partirán de Valencia este jueves y el otro restante al día siguiente.

Por hacer una comparativa, Manolo Martín aclara que «estos proyectos mueven un presupuesto tres veces mayor que el de la falla municipal, entre la contratación del diseño, creación, transporte, montaje e iluminación. En Santa Cruz de Tenerife invierten mucho en esta fiesta del carnaval porque no es un escenario que sólo sirva para un día, con la elección de la reina del carnaval, que es el 27 de febrero, es que además, hacen concursos de chirigotas, gala de drag queens y otras muchas actividades y se usa unas tres semanas».

No es la primera vez que firman estos trabajos, ya que comenzaron en las Palmas de Gran Canarias, donde hicieron ocho ediciones, y ahora ya van por la quinta propuesta para Santa Cruz de Tenerife.

Las Provincias  Lola Soriano

No hay comentarios:

Publicar un comentario