domingo, 12 de agosto de 2018

Richard Casanova, director musical de la murga femenina Diabólicas

Richard Casanova, junto a Carlos Mas, uno de los exponentes de la época musical más exquisita de Mamelucos, regresa al género crítico después de casi diez años. En 1999 fue la última vez que montó un repertorio en la Casa del Miedo, si bien al año siguiente mantuvo su colaboración con Quique. A partir de ahí, Richard Casanova se dedicó de lleno al género lírico, no en balde su cuna en el Carnaval fue como componente de la Masa Coral Tinerfeña.Como director fundador, participó hace cinco años en el nacimiento  de la Rondalla Mamel’s, tarea que combinará en 2019 -sexto Carnaval de la participación de la rondalla, con David Duque.

De cara al próximo año, Richard Casanova estará al frente de la dirección musical de la  murga femenina Diabólicas, encargo que ya ha aceptado de la sociedad que preside y dirige Laly Carvajal, que en su segundo año de participación en la fiesta del pasacalle y el humor ha apostado reforzar su apuesta del estreno, con Romén Soriano, cuando dejó buen sabor de boca.

Richard Casanova es sinónimo de seriedad y técnica. Es enemigo de los focos,como ya comentó a la propia murga cuando casi puso como condición que no se anunciara su incorporación, lo que respetan sus compañeros. Pero todo trasciende.



Nacido en La Laguna en 1975, Richard Casanova se estrenó como murguero en las filas de Trasnochados en 1992, para tomar la dirección musical en 1994, coincidiendo con la edición en la que dejó la formación su presidente fundador y admirado letrista Pedro Mengíbar. Richard salió como director en 1994 y 1995, y la edición siguiente creó con Jonás González Trabachines (en la actualidad, Trabas).Como dato curioso explica que Trabachines es el resultado del juego de los nombres Trasnochados, Bambones, Chinchosos y Rebeldones, las murgas de donde venían muchos de sus componentes.

Con apenas 20 años,Richard Casanova se incorpora a Mamelucos,colaborando con Carlos Mas. “¡Y yo con solo 20 años!”, recuerda con sensación de vértigo. También compartiría montaje musical con otro grande: Paco Tacoronte, “Paco, el Máquina”. “Mi idea era entrar a Mamelucos para aprender con Paco y Carlos”, comenta con jovialidad. Y acabó montando medio repertorio, las cosas de Manolo Peña, en la actualidad presidente de la Casa del Miedo.

Su etapa como padre con niños pequeños lo obligó a dar un paso al lado en 1999, el año de la Barriada de Mamelucos, aunque ayudó en 2000. Desde los 17 a los 35 años militó en murgas, luego,hace seis ediciones, reivindicó la lírica, donde nació, con la rondalla Mamel’s. Semanas atrás,ante la incertidumbre de si continuaba la rondalla Mamel’s, aceptó la invitación de dirigir musicalmente a Diabólicas. En su segundo año en el Carnaval. Como músico, se identifica más con las rondallas, pero admite que las murgas son más divertidas. En su toma de contacto con la directiva de Diabólicas se ha trazado como objetivo que la murga salga afinada, que se lo pase bien y que hagan la murga. Curiosamente, desde que dejó Mamelucos nadie lo había llamado; ahora vuelve, con una murga, que pese a su juventud, promete. Y mucho 

Humberto Gonar 

No hay comentarios:

Publicar un comentario