domingo, 27 de mayo de 2018

Homenaje a grupos y personajes

La Casa del Carnaval cumplirá un año abierta al público el próximo mes de julio, sin embargo, hace menos de un mes los responsables de esta instalación decidieron renovar el material que se expone en sus salas y darle una vuelta de tuerca más a una actividad que ha tenido una excepcional acogida entre el público que la ha visto, alcalzándose ya los cerca de 19.000 visitantes, entre vecinos y turistas que demandan cada vez más entrar a conocer de cerca la fiesta que ha paseado el nombre de Santa Cruz de Tenerife por todo el mundo. "Es por tanto ya un punto de interés turístico en Tenerife", como reconoce el concejal de Promoción Económica del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Alfonso Cabello.

A partir del próximo mes de septiembre se empezará a cobrar entrada a la Casa del Carnaval y se hace en esta fecha porque es cuando comienza la teporada de cruceros. El edil santacrucero explica que "la estrategia de comercialización es hacer sostenible económicamente el proyecto de la Casa del Carnaval" y en este sentido añade que "cuando un turista compre el billete del bus turístico -atracción que el año pasado registró, en números redondos, 80.000 usuarios- va a tener incluido en el precio la entrada a la Casa del Carnaval, por lo que la ruta del bus turístico llegará a la entrada de la instalación", que se modificará con una próxima obra para agrandar la rotonda porque la guagua no puede maniobrar. "No obstante, cuando el tren turístico funcione, no habrá problemas porque sí puede llegar hasta la entrada", comenta Cabello.

Si no se sube al bus o el tren turístico y solo se compra la entrada, los precios oscilarán entre 1,5 y 6 euros, dependiendo de si se es residente o no.



La Casa del Carnaval "no solo es ya, y seguirá siendo, un centro de interpretación de la fiesta de Santa Cruz, sino que lo que queremos es que se convierta también en un centro de información turística, de tal forma que se convierta en un nodo que ofrezca servicios para el turista que visita la ciudad", según anuncia el concejal.

Hasta la apertura de la Casa del Carnaval, los trajes o las fantasías que ganaban los concursos en cada una de las disciplinas, es decir "el archivo de la memoria del Carnaval", quedaba a la buena voluntad de los propios grupos o de los amantes del Carnaval si querían guardarlos en algún sitio, por eso se decidió que en lugar de funcionar como un museo del Carnaval fuera una casa con un doble enfoque, como argumenta Cabello que añade que "la Casa es un lugar para reflexionar sobre el pasado, presente y futuro del Carnaval, lugar donde recoger piezas que hayan formado parte de la fiesta y, por otro lado, que cuando alguien visita la ciudad fuera de la época en la que se celebra el Carnaval, pueda hacerse una idea de lo que es y entienda la dimensión que tiene tanto por los concursos, como las galas o la propia fiesta en la calle. Cómo se vuelca la gente para hacer posible una fiesta que es de la propia gente que participa de ella".

Crecimiento de la muestra

Alfonso Cabello también informó de que el Ayuntamiento ya trabaja en la ampliación de la Casa del Carnaval. "En la actualidad la exposición ocupa 1.100 metros cuadrados y se ha encargado otra planta más encima de la actual, porque todo el material del año pasado ya está guardado". Pero además, en un corto espacio de tiempo también saldrá a concurso la gestión de la cafetería, que será abierta para aprovechar las vistas singulares que se tienen bajo el Puente Galcerán.

La Casa del Carnaval cuenta con dos tipos de exposiciones, una permanente y otra temporal, que se muestran en dos salas. Tras la renovación del material llevada a cabo a principios de este mes, la Casa del Carnaval cuenta con un hall de recepción donde se encuentran algunos de los cuadros de los carteles anunciadores del Carnaval de diferentes años, que cambian con el tiempo, añadiéndose el original relizado por Pepe Dámaso para las fiestas de 2017. También se ha añadido un libro de hojas blancas para que los visitantes dejen los comentarios que quieran.

En las pantallas laterales estarán digitalizados todos los carteles así como fotografías de todos aquellos que participan en el Carnaval y las envían al Ayuntamiento para que formen parte de la muestra. Hay pantallas táctiles con fotos y vídeos de 360 grados y gafas 3D.

Pero además, antes de entrar en cualquiera de las salas, la fantasía de la Reina del Carnaval 2018 y las de tres de sus cuatro Damas de Honor dan la bienvenida al visitante.

En la sala temporal, el visitante podrá seguir disfrutando de la conocida como Reina del Tajaraste pero también aquí hay novedades. Esta sala cuenta ahora con dos espacios diferenciados: uno en el que se pueden ver las fantasías de los galardonados con los segundos, terceros premios o accésit de los concursos de murgas, comparsas y ritmo y armonía y, otro, separado por un módulo, se encuentra la exposición dedicada a la Rondalla El Cabo, una muestra que recoge algunos de los cuadros, trofeos, partituras y trajes que ha lucido esta rondalla a lo largo de sus 75 años de historia.

La vitrina de la sala permanente está separada en dos partes: "El ayer" y "El hoy". En la primera parte se ubican las dos reinas más antiguas (1979 y 1982) junto con los cetros y, al lado, la representación de Enrique González junto con el saxofón y el cuadro donado a la Casa por Mingorance y la representación de Manuel Monzón. En la otra parte se encuentran todos los primeros premios de presentación e interpretación de murgas infantiles, murgas adultas, comparsas, agrupaciones musicales y rondallas. Justo al lado de la vitrina y al comienzo de la sala se expone el traje de la Reina Infantil 2018.

Pero sin duda, según comentan las empleadas de la Casa del Carnaval, una de las actividades que más éxito tiene entre los turistas es el taller de disfraces y maquillaje, donde pueden lucirlos y experimentar lo que es ponerse la piel de un carnavalero en medio de la fiesta. También llama la atención del visitante, porque da perspectiva de la evolución de las fantasías de las reinas a lo largo de los años, la colección de muñecas Barbie ataviadas con representaciones a escala de las Reinas originales. Aún así, hay turistas que preguntan si las fantasías las lucen mujeres o son carrozas bajo las que se ponen las candidatas.

Los personajes del Carnaval también tienen su rincón particular con elementos originales que lucieron quienes se disfrazaron de Charlot, Peggy, La lecherita, Fidel, Harpo Marx, Don Ciruelo y Doña Croqueta o Chiquito de la Calzada.

La Opinión de Tenerife
Miguel Ángel Autero 

No hay comentarios:

Publicar un comentario