miércoles, 4 de abril de 2018

Bloko del Valle abre fronteras y regala sonidos en Costa Rica

Fue con ocasión del primer foro Mapas, celebrado en julio de 2017 en Tenerife, cuando los responsables de Bloko del Valle establecieron una particular sintonía con el gestor cultural Octavio Arbeláez, quién los invitó a participar en el Festival Internacional de las Artes -FIA 2018, en la capital de aquel país americano.

Cristalizaba así uno de los objetivos marcados por una cita que congregó en la Isla a creadores de artes escénicas en vivo de Latinoamérica, África y el sur de Europa con los responsables de programación: potenciar las industrias culturales y creativas del Atlántico Sur y convertirse en un foro anual capaz de transmitir el mensaje de la cultura entendida como un elemento fundamental de desarrollo humano.

"La propuesta no se limitaba a la simple participación en el festival, sino que planteamos un nuevo reto: abrir allí un Bloko", señala Unai Cañada, director artístico y creativo de este grupo.

Así, y tras recibir la invitación formal por parte del Ministerio de Cultura, empezaron a vislumbrar que ese sueño siempre latente de abrir nuevos espacios se podría convertir en firme realidad.

"Las gestiones y trámites fueron largos y complicados", reconoce Unai, pero el 15 de marzo, a las 7 de la mañana, despegaba des Los Rodeos rumbo a San José de Costa Rica un colectivo cargado con un equipaje de tambores, accesorios, incógnitas y también muchas ilusiones.



A día de hoy, en el ecuador del proyecto, se encuentran instalados en Tirrases, un barrio marginal de San José, donde trabajan en colaboración con un proyecto social muy vivo: La Cometa, apoyados por los componentes de otra asociación: Masaya.

"Ya estamos integrados en la comunidad? Somos casi ticos", asegura Unai.

Lo cierto es que a los dos días de trabajo "ya teníamos los grupos al completo y seguían llegando, para sorpresa de La Cometa, peticiones para integrarse al equipo por parte de personas que nunca se habían acercado hasta allí.

Los tres talleres diarios que Bloko del Valle desarrolla con los niños se suceden sin tregua. "Los padres también quieren participar, pero no se atreven".

Esa circunstancia, la vergüenza, está siendo uno de los escollos a superar, como la disciplina o el compromiso, "pero lo vamos logrando", subraya Unai. "Tenemos dos grupos trabajando duro: uno con los peques y jóvenes y otro, de padres con hijos, que tocarán con nosotros en el festival

Terminadas las tres semanas de la primera fase ahora aguardan las 10 actuaciones programadas en el FIA 2018. Antes llegará el equipo que se quedó en Tenerife, formado por Erika, Paula y Jairo.

En Tirrases, mientras tanto, se respiran nervios, ilusión y muchas ganas de sentirse, aunque sólo sea por una hora, protagonistas en San José, en el FIA 2018.


S. Lojendio

No hay comentarios:

Publicar un comentario