lunes, 19 de febrero de 2018

Un paseo de época por Santa Cruz

Cualquiera que se acercase este domingo 18 de febrero al parque García Sanabria de la capital podría haber pensado que tras realizar un viaje en el tiempo había aterrizado a principios del siglo XX. Personajes de época, música ambiental y más de una treintena de vehículos antiguos invitaban a dar un paseo por el pasado en la ciudad. Se trata de la Exhibición de Automóviles Antiguos que desde hace más de 40 años reúne el último domingo de Carnaval a vehículos con muchos años de historia.


El presidente del Real Automóvil Club de Tenerife apuntó que este acto se inició en el año 1972 y que edición tras edición ha atraído el interés de los amantes de los automóviles antiguos. Este aficionado señala que incluso este año participan en la exhibición cinco vehículos traídos desde Gran Canaria. "Es otro acto carnavalero porque la gente viene vestida de época y muestran orgullosos los coches restaurados", indicó.

Se trata de una afición que a muchos les nace desde muy pequeños, como a Antonio Hernández que acudió junto a su familia para exhibir varios vehículos. Él es el propietario del coche más antiguo de la muestra, un Berliet Lyon AM Torpedo de 1910. Este lagunero posee al menos diez automóviles de varias épocas. "Tengo esta afición de toda la vida, aprendí a conducir yo solo con 12 años", explicó.



Hernández reconoce que se trata de una afición costosa pero "yo le hago el 90% de los trabajos a los coches y es mi hobby". Para él lo mejor es el trabajo de restauración que hay detrás para que los coches puedan lucir como recién salidos de la fábrica. "Es una vivencia que no se puede explicar", señaló.

Ahora con la llegada de las nuevas tecnologías la restauración de estos vehículos se ha vuelto algo más sencilla a la hora de localizar piezas, aunque para algunos de los modelos más antiguos todavía es muy complicado. "Acabamos fabricando las piezas de manera artesanal", explicó.

Hernández apuntó que el tiempo de restauración de cada uno de los vehículos es diferente. "Para rehabilitar el más antiguo estuve casi tres años, pero en otros he tardado hasta cinco", aseguró.Tras ser rehabilitados estos coches se convierten en auténticas joyas de coleccionista que pueden llegar a costar más de 70.000 euros.

Aunque estos automóviles pueden circular sin problema por las carreteras de la Isla, Hernández insistió en que no es conveniente sacarlos "con el tráfico como está". Por lo que muchos solo pueden verlos rodar en días señalados como el de ayer.

Tenerife es una de las islas del Archipiélago en donde esta afición está más extendida. "Esto ha sido fomentado por los carnavales y desde que comenzó este acto ha ido en aumento", aseguró.

Hernández lamentó que antes mucha gente llevaba estos vehículos a la chatarra. "Poco a poco se han ido recuperando y hoy en día casi no quedan coches antiguos para rehabilitar en Tenerife, están todos restaurados", confesó. Por lo que los aficionados han comenzado a traerlos desde otras partes del mundo.

Eduardo Padrón y Félix Hernández son también dos enamorados de los automóviles antiguos. Acudieron a esta exhibición con dos vehículos que mostraban orgullosos a todo aquel que se interesase. "Los coches siempre son un atractivo, incluso para los niños", aseguró.

Padrón indicó que lleva más de dos décadas acudiendo a esta cita y reconoce que uno de los mayores atractivos de estos vehículos es poder acudir al Carnaval chicharrero.

"A mi la afición me nació porque toda la vida he trabajo de mecánico", confesó Hernández y lamentó que actualmente no haya muchas personas que entiendan los engranajes de estas máquinas.

Tras lucir sus mejores galas durante varias horas en el parque García Sanabria, los coches saltaron a la carretera para trasladar a la ciudad hasta el siglo pasado. Un recorrido que culminó en la avenida Francisco La Roche y que puso el broche final al Carnaval de Santa Cruz de Tenerife 2018.

La Opinión de TenerifeDalia Guerra

No hay comentarios:

Publicar un comentario