domingo, 18 de febrero de 2018

Un Carnaval de día, tarde y noche

La capital chicharrera vivió uno de los carnavales de día más intensos desde que hace diez años la organización hizo suya la propuesta de Paco Padrón de potenciar la fiesta de la familia, en horario diurno. Este año, Fiestas dio una vuelta de tuerca y cuadró un Sábado de Piñata que recordó el récord Guinness que batió en 1987 con Celia Cruz. Aunque Olga Tañón evita la comparativa, porque dice que cuando la reina de la salsa nació "se compró todo el sabor y lo agotó", lo cierto es que Santa Cruz disfrutó ayer de un concierto inolvidable que desbordó la avenida de Anaga. Ella, Gente de Zona, Juan Magán... La charca de la nueva plaza de España convertida en tierra de nadie, y la avenida de Anaga anegada de carnavaleros.

Desde el mediodía se respiraba un ambiente de pasión por la fiesta. Se daban todos los condicionantes para vivir una jornada inolvidable. Una temperatura veraniega, ganas de fiesta y una oferta artística de primera división. A las doce horas, llegar desde la plaza de Weyler hasta La Candelaria se convirtió en una odisea imposible si se pretendía sortear el trayecto en menos de tres cuartos de hora. Santa Cruz bailaba al ritmo de las comparsas, que cruzaban la calle del Castillo, contagiaban la plaza de la Candelaria o el entorno del Águila y la plaza del Príncipe. El Morocho cantaba "Santa Cruz en Carnaval" en La Candelaria, mientras sonaba la "Bomba" de King África en El Príncipe.



El Carnaval de Día de ayer comenzó pivotando sobre la batucada de las comparsas, con miles de personas disfrazadas y con un plantel de artistas de renombre internacional que se reservaron para la tarde del Carnaval de día. Es la novedosa fórmula incorporada esta edición, como ya ocurriera el Domingo de Carnaval. Y es una propuesta de gran aceptación popular, porque por la mañana se "abre boca", se hace un alto para disfrutar de la oferta gastronómica -para mayor gloria de los restaurantes, bares y feriantes repartidos por el cuadrilátero- y sin abandonar la "zona de guerra del Carnaval". Cerca de las cinco de la tarde, "barriga llena y corazón contento", y más con Olga Tañón. Si espectaculares son sus canciones, sus directos enamoran. El Carnaval vivió ayer su cénit con ella. La avenida de Anaga tapizada de ositos, cupidos, bailarinas, cancán, tutús, pelucas, tocados, lentejuelas... Bailando con la puertorriqueña, a quien le siguió Gente de Zona, en un más difícil todavía. Una tarde mágica que mantuvo su "pasión de Carnaval" con Juan Magán. Sesión de tarde y seguían llegando carnavaleros, que se sumaron a los de la mañana. Había hambre de fiesta, en un ambiente familiar con un clima inmejorable.

Las orquestas canarias, repartidas por los escenarios de la plaza del Príncipe o La Candelaria, y la avenida de Anaga, como capital de Santa Cruz en Carnaval.

De nuevo, Morocho en acción, junto a las comparsas. El cuadrilátero estaba tapizado de disfraces. Seguía la fiesta. Poco antes de las seis de la tarde, entre la multitud, una macromurga irrumpió en la plaza de La Candelaria para acudir a la cita concertada en el Casino de Tenerife. Allí, el primer premio de Santa Cruz, la murga "triplete" Mamelucos, recreó su final con Nietos de Sarymánchez, que a penas durmió tras la final del viernes -donde la relegaron a un segundo premio con sabor a Primero- para venir a la capital chicharrera a disfrutar del Carnaval de Día. Y no les defraudó sus expectativas. Ni Carnaval al Sol, ni a la sombra. Para los del Pitu (Rubén Santana), fue una jornada inolvidable. Pero cabía el más difícil todavía. Con el pulso de la fiesta disfrutando de exquisita salud, Mamel's y Nietos se hicieron un hueco frente a las escalinatas del teatro Guimerá. Ante la imposibilidad de tener cobertura en los escenarios oficiales, ellos reivindicaron "la voz del pueblo" a pie de calle. Allí, centenares de incondicionales disfrutaron con la recreación de la final de Santa Cruz y de Las Palmas. Histórico, como inolvidable fue un Carnaval de Día que, sin tregua, se prolongó durante 12 horas, y que no paró para muchos hasta la madrugada. Anoche se vivió un Carnaval que trajo al recuerdo el espíritu y la alegría de Celia Cruz. ¡Pa' fuera; p'a la calle! ¡Azúcar!. Con la Piñata, Santa Cruz despide una fantástica edición de Carnaval.

Humberto Gonar

No hay comentarios:

Publicar un comentario