jueves, 8 de febrero de 2018

"Ojalá el mundo pudiera disfrutar de más Carnavales como el de Santa Cruz"

Quizás no muchos acierten en decir quién es Roberto Antonio Rosales Arrieta, (nacido en Maracaibo, Estado Zulia, Venezuela, el 30 de marzo de 1962). Pero si se pregunta si han bailado y cantado canciones como Marejada, Desde que me dejaste, Noches de Fantasía, Caprichosa o Nadie como tú, seguro que habrán muy pocos que no lo hayan hecho. El artista, cantante y compositor actuará el próximo domingo a las 16:00 horas en la plaza de la Candelaria, en el Carnaval de Día, y "viene a darlo todo" porque, asegura, "es un regalo maravilloso estar en un Carnaval como el de Santa Cruz de Tenerife".

¿Feliz de estar en la Isla y actuar en el Carnaval de Día de Santa Cruz de Tenerife?
Muy feliz. Es la primera oportunidad que he tenido para estar en los Carnavales de Santa Cruz de Tenerife porque siempre había sido un sueño, pero nunca pude hacerlo porque siempre tenía los Carnavales comprometidos en años anteriores, sin embargo este año decidí hacer un stop para también hacer el trabajo promocional de mi próximo álbum, que saldrá en junio próximo. El año pasado, en noviembre, fue por instinto propio y de hecho suspendí todo lo que no tenía cerrado como los Carnavales en Venezuela, de Ecuador y de Barranquilla para tomarme la fecha y venir a Tenerife. Quería que fuera una visita especial para conocer y compartir con la gente isleña, no solo hacer un show y marcharme. Quería que la actuación no se quedara solo en Tenerife, sino que se conociera en todo el mundo. Para mi realmente es un sueño hecho realidad ya que como artista, desde que estaba en Los Melódicos, recuerdo que Mi cocha pechocha era ya un tema muy importante en los Carnavales tinerfeños de los 80. Quería venir a la Isla, pero salí de Los Melódicos y comencé mi trabajo promocional en solitario con el disco en el que apareció Noches de fantasía, Sacúdete nena o Mentirosa que, gracias a Dios, fue un éxito total.



Pero sí ha estado aquí antes.
Sí. Hace cinco años ofrecí un concierto con un éxito rotundo. Fue extraordinario el recibimiento que tuvimos y ya casi a las ocho de la noche hubo que cerrar las puertas de la discoteca y de la taquilla porque ya no cabía un alma más. Vinimos Diveana y yo, y fue espectacular la acogida. No lo podía dejar pasar más y me propuse venir a los Carnavales. El tiempo está perfecto y vengo con mucha ilusión y emoción; con los brazos abiertos para llevarme el corazón de todos los canarios.

¿Hará un recorrido por toda su discografía o se centrará más en el trabajo de su próximo álbum?
Por supuesto que recorreré toda mi trayectoria musical desde la orquesta Los Melódicos. Así que en el repertorio estará Mi cocha pechocha, Noches de fantasía, Mentirosa, Ella pasó por aquí, Ay, ay cariño, Quién sino yo, Cuando estoy contigo, Marejada y, por supuesto, cantaré Me enamoré, que es el primer sencillo de mi nuevo álbum para celebrar mis treinta años de carrera.

Se le conoce, indudablemente, por todos los temas que ha citado y muchos otros, pero también por ser el creador de un nuevo sonido: el Technomerengue.
Fui el creador del Technomerengue, un género que comencé a hacer dentro de Los Melódicos y que luego continué con él desarrollándolo y consolidándolo de una manera mucho más grande. Fui el primer artista al que se le ocurrió fusionar la música latina y bailable con la música electrónica. De ahí, del Technomerengue, surgió el resto de fusiones como el Texmex, la Technocumbia o el Merengue-House que empezaron a hacer los dominicanos. Al principio hubo críticas y gente que decía que no lo sentían, pero gracias a Dios se ha extendido, e incluso el Reggaeton es una progresión del Technomerengue. Hoy por hoy en la nueva producción tomo la música urbana y la música electrónica para fusionarla de nuevo con el flamenco: sus guitarras, el cajón, las castañuelas y las palmas, dándole un sonido único, particular y nuevo que le está gustando al público. El sencillo Me enamoré ya es número uno en Colombia, Venezuela y República Dominicana. Espero que en España también lo sea, que esté en el top ten porque ya está sonando muy bien en radios en Barcelona y Madrid.

Habla de un público joven que ha escuchado canciones suyas de hace 30 años.
Sí, claro. Tengo un público joven que conoce mis canciones a través de sus padres o familiares, que quizás no conozcan mi cara, pero han cantado y bailado mis canciones.

¿Es consciente de la repercusión que tiene en Canarias, y que todas las orquestas que se precien tienen en su repertorio una o más canciones suyas que interpretan en verbenas o fiestas?
Claro, por supuesto. En Canarias hay un público que para mi es particular y muy especial. Primero porque la colonia canaria que hay en Venezuela es de las más grandes y acogedoras. Yo mismo viví cerca de La Candelaria una plataforma donde habitan muchos canarios en Venezuela. El Hogar Canario fue uno de los primeros lugares en los que yo daba mis primeros conciertos; grabé un videoclip extraordinario en el Hogar Canario. Para mi siempre ha habido una gran afinidad y unión con el público canario y por eso para mi es muy especial el cariño que me dan y será muy especial estar sobre el escenario de la Plaza de la Candelaria este domingo, a partir de las cuatro de la tarde, para ofrecer mi concierto que es lo más humilde que yo tengo. Todo mi agradecimiento a todos los que durante tantos años me han apoyado. Me consta, porque a través de las redes sociales me lo hacen llegar, que en muchas fiestas como un Fin de Año, me participan que está sonando una canción mía, es decir, más allá de las fiestas de Carnaval. Eso para mi es un halago, el mejor reconocimiento que puedo tener más allá de cualquier disco de oro que le den a uno. Es el verdadero reconocimiento, el reconocimiento real de la gente que canta y baila tu música y otras formaciones interpretan tus temas musicales. Es el mejor premio que yo he recibido.

En 1987 estuvo en Santa Cruz de Tenerife la gran Celia Cruz y se batió el récord Guiness del mayor concierto al aire libre que se había realizado, con 240.000 personas bailando en la Plaza de España. Este domingo actúa usted en la Plaza de Candelaria. ¿Anima a los tinerfeños a llenar toda la plaza como en aquel concierto?
Claro que sí. Quiero que esté requetefull. Me encantaría y sería un regalo extraordinario, sería ir más allá de lo que he soñado. Ojalá Celia Cruz siguiera con nosotros. Viví muchos momentos con ella y con Víctor Daniel, que es el compositor de muchas canciones mías que formaron parte de mi tercer disco. Ojalá el espíritu y el alma de Celia me cobije y se pueda repetir una fiesta como aquella porque sería lo más majestuoso que yo podría vivir.

Ahora tiene radicada su residencia en Miami, no en su país natal, que está viviendo una situación muy difícil. ¿Venezuela está para cantarle y que salga de esa crisis o está para llorarla?
Venezuela es un país alegre. Precisamente el martes por la noche iba en un taxi y fue un momento muy bonito porque la conductora vivió 30 años en Venezuela. Hace 16 años que retornó a la Isla y me decía que llora cuando recuerda a mi país pero también se alegra y disfruta con todas sus riquezas y sus paisajes; un país acogedor que siempre ha recibido con los brazos abiertos a todos los inmigrantes que han llegado. Creo que Venezuela tiene una parte política que se atoró, que cumple una etapa de saturación y las cosas se han complicado. Creo que Venezuela es un país feliz, no hay que llorarla, sino llevarle alegría y amor. De hecho estoy escribiendo una canción ahora que dice: "Venezuela no necesita bloqueo, no necesita lágrimas; necesita apoyo, comprensión, felicidad, alegría y esperanza; Venezuela necesita mucho amor". En mi nuevo tema, Me enamoré, es un grito al sentimiento universal del amor y de la esperanza, de la alegría y la felicidad también. Creo que no solo Venezuela vive un momento complicado, parece el epicentro de todos los problemas, pero hay otros muchos países que están teniendo problemas. Me preocupa cuando veo las noticias y veo lo que está pasando en Brasil, en Argentina, en Ecuador, en la propia España con lo que está pasando en Cataluña incluso en Estados Unidos, con los discursos de Donald Trump. Creo que el mundo está necesitando amor, paz, alegría y comprensión. Y creo firmemente que eso se puede lograr con momentos como los Carnavales donde la gente piensa en disfrutar, bailar y compartir. Ojalá hubiera más Carnavales como el de Santa Cruz de Tenerife en otras partes del mundo y, si pudiera ser, que no solo fuera una sola vez al año.

No creo que haga falta animar a los chicharreros para que vayan a bailar con su actuación el próximo domingo, pero ¿Cómo les animaría?
Quiero que todos estén conmigo y me acompañen a cantar y bailar mis canciones en una actuación en la que yo bailo y participo como uno más, esa es la esencia de mis conciertos. Así que invito a todo el mundo a compartir conmigo el espactáculo, que esté requetefull y podamos cumplir otro récord Guiness. Sería muy feliz y sería como tomar una cucharada completa de vitaminas para decir desde esta Isla: Gracias Tenerife y gracias universo por seguir escuchando la música de Roberto Antonio tras más de treinta años.

La Opinión de TenerifeMiguel Ángel Autero

No hay comentarios:

Publicar un comentario