jueves, 22 de febrero de 2018

La batucada despide a la Sardina

Las viudas vivieron ayer su jornada más divertida en las calles de La Laguna en el entierro de la Sardina de la Inclusión, la principal cita carnavalera que se celebra en el casco histórico. En esta ocasión, aunque había en torno a 2.100 inscritos de diferentes centros de la Isla, los asistentes ascendieron hasta alrededor de 5.000 al incluir a los padres, voluntarios y curiosos que se acercaron hasta el casco histórico para disfrutar de esta cita carnavalera en el que las batucadas marcan el ritmo para bailar.


Como en todo entierro que se precie, el negro fue el color oficial de la jornada, pero esto vino marcado por unos toques de purpurina y plumas –algunas de las cuales volaron por las calles gracias a la brisa– y los colores más vivos posibles en los tocados. Y es que como en cualquier fiesta de carnaval, la imaginación ha volado para hacer las mejores creaciones con las que disfrutar de la cita, de tal manera que las calles laguneras se vieron repletas, además de por mascaritas, por coches, aviones, catrinas, piratas, curas, hippies o indios, entre otros, y la imaginación llegó hasta las sillas de ruedas de algunos de los participantes, que no dudaron en adecuarlas también para la ocasión.

En esta cita obligatoria para los laguneros estuvieron presentes el alcalde, José Alberto Díaz; y las concejales de Bienestar Social y Calidad de Vida y Fiestas, Flora Marrero y Atteneri Falero, respectivamente. El regidor destacó que "este es el Carnaval grande de La Laguna, un carnaval inclusivo llevado a cabo en una ciudad en la que trabajamos para que cada día sea más convivencial y nos sintamos todos felices y participemos. La satisfacción es plena y la ciudadanía está encantada y espera esta cabalgata con mucha ilusión".



Por su parte, la organizadora de este evento y miembro del AMPA (Asociación de Madres y Padres de Alumnos) del Centro de Educación Especial Inés Fuentes, Viviana Alonso, explicó que la principal novedad en esta edición es que han puesto como punto de encuentro la plaza de La Concepción, para que haya una mejor coordinación entre los colegios participantes y los voluntarios. En esta ocasión participaron 65 centros de toda la Isla, además de dos centros de voluntariado (IES La Orotava e IES Garachico).

La Sardina de la Inclusión surgió como un proyecto educativo en el colegio Inés Fuentes, en Icod de los Vinos –hoy en día se encuentra en Puerto de la Cruz–, gracias al que el profesorado unió la música y el arte para trabajar. De esta manera, descubrieron que a través de la música, muchos chicos con necesidades educativas especiales podían comunicarse y hacer otro tipo de actividades. "La iniciativa gustó tanto que invitaron a otro centro ocupacional que estaba trabajando en algo parecido", explicó Alonso. En esa época había un boom con las batucadas y ellos llevaron un grupo al centro educativo, pero como ya se había hecho pequeño el espacio decidieron salir a la calle, en un principio, en Icod de los Vinos, donde llevaron a cabo la iniciativa durante los primeros ocho años.

A partir de ahí, y gracias a la colaboración del Ayuntamiento de La Laguna, agregó la organizadora, el desfile se trasladó hasta Aguere, "una ciudad más accesible" y donde se puede desarrollar mejor esta iniciativa.

La Sardina de la Inclusión partió con un poco de retraso sobre la hora prevista, debido a la distribución de las miles de personas que participaban en el evento. El recorrido partió de la plaza de La Concepción hasta el Cristo, pasando por la calle Obispo Rey Redondo y Viana. Aún así, los jóvenes estaban disfrutando de esta jornada desde bastante tiempo antes, ya que el sonido de las batucadas no dejó de sonar desde antes de la partida. Y los vecinos y visitantes desde al menos media hora antes cientos de personas comenzaron a formar un pasillo y a coger sitio en primera fila para disfrutar de una mañana festiva y, según pasaba la comitiva frente a ellos, sacaban sus móviles para hacer una foto o un vídeo y guardar un recuerdo del desfile.

Entre los más de 60 centros educativos que participaron en el desfile se encontraban el Aula Enclave de Valle de Guerra, el IES Rafael Arozarena, CEIP Montaña Pacho o Teófilo Pérez, entre otros, quienes fueron identificados con sus propias pancartas, incluso hubo quien preparó también sus propias sandinas.

La directora del Centro Ocupacional Los Verodes, de La Laguna, Gloria Ramírez, explicó que llevan participando en este desfile desde que se comenzó a celebrar. Desde este centro llegaron alrededor de 60 personas, entre alumnos y educadores. "Es la Sardina de la Inclusión y ellos quieren participar, aportar su granito de arena y estar con los alumnos de otros centros", manifestó. Y es que esta es la oportunidad perfecta para demostrar que no existen diferencias y que todas las personas puedan pasar un día de diversión y siendo partícipes de una misma actividad.

Preparativos
Los alumnos de este centro han realizado unos mascarones para la ocasión, en los que pueden tardar alrededor de tres meses para confeccionarlos, y también han realizado su propia sardina.

Hay que tener en cuenta que esta iniciativa no se realiza de la noche a la mañana, sino que los jóvenes se preparar para ella durante todo el curso. De hecho, un profesor visita semanalmente los centros para ir preparando este día. Así, esta es una cita que los chicos esperan durante mucho tiempo, convirtiéndola en una de las citas más especiales para ellos. Y solo hay que verles las caras para darse cuenta de lo importante de esta iniciativa y de lo que disfrutan, ya que desde el inicio del desfile solo se ven gestos de alegría y complicidad entre los alumnos y los visitantes.

El cartel anunciador de la Sardina de la Inclusión está ilustrado con el dibujo ganador del concurso de este año, que ha sido realizado por el Centro Ocupacional Isla Baja, en el que se ve una sardina de colores que sale de una lata bajo unas manos pintadas. Por su parte, la Sardina ha sido elaborada por los alumnos del Centro Ocupacional Nuestra Señora del Amparo de Icod de los Vinos. La Sardina ha sido creada con materiales reciclados por lo que, una vez concluido el desfile, volvió a su centro para ser reciclada.

Pero las actividades de esta iniciativa no acabaron ayer, ya que hasta el próximo 7 de marzo se pueden presentar las imágenes para participar en el concurso fotográfico. Así, los asistentes pueden enviar las fotos que reflejen los aspectos integradores de la fiesta. Será el día 14 de marzo cuando se hará pública la decisión del jurado a través de la web www.sardinadelainclusion.com y en Facebook.

La Opinión de TenerifeYaiza Rodríguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario