jueves, 1 de febrero de 2018

El manual de diversión (o supervivencia) que todo ‘carnavalero’ debería conocer

El mejor carnaval del mundo está a la vuelta de la esquina y desde este periódico hemos querido difundir un manual para el pleno disfrute (o supervivencia) de todos aquellos que decidan visitar Santa Cruz de Tenerife durante la festividad. Gracias al gran trabajo de investigación llevado a cabo por el blog de viajes Andurriante, facilitamos una serie de consejos bastante prácticos de los que cualquier canario es experto y conocedor.

  1. El disfraz NO IMPORTA. Sí, como lo lees. Da igual la cantidad de cola o silicona que lleve cada pespunte del atuendo. Durante las primeras horas de la fiesta se verá moderadamente perjudicado y jamás de los jamases llega completo a casa. Es por ello que recomendamos evitar una considerable inversión, a menos que se pretenda ir a por el galardón de Te lo curraste mascarita.
  2. Piérdete. En esta ocasión no aludimos a una sugerencia, sino a un hecho. La multitud al ritmo de un sigan bailando, sigan bailando provoca la desorientación de aquellos que intentan trasladarse con sus acompañantes. La vuelta al punto de quedaba podría suponer el fin de la fiesta, así que disfruta a la deriva…
  3. El buen rollo por bandera. En Carnaval cualquier mínimo detalle de la caracterización es una excusa para conocerse, vacilar y pasar un buen rato. Eso sí, invitamos sutilmente a alejarse de ositos de peluche con el torso al descubierto.
  4. Controla la hora. Sabemos que el botellón es un periodo importante de la jornada y, probablemente, donde ocurra lo más divertido. Sin embargo, la música suele cortarse en el punto álgido de la noche y sería un fracaso regresar a la cama sin bailar la canción del momento que, por cierto, repiten en un intervalo aproximado de 20 minutos.
  5. Llora y grita de dolor. Pese a que al día siguiente se trabaja, ningún devoto se pierde el Entierro de la Sardina. Ya sea vestidos de viuda o con predominio del negro, los llantos y sollozos inundan la capital tinerfeña cada miércoles de Carnaval.
  6. Disfruta de la espera del taxi. Es en este momento de la velada cuando el frío comienza a menguar el entusiasmo carnavalero, un ligero dolor de pies molesta de tanto trote y acabas de ver tu reflejo, al que además no has reconocido, en un escaparate -no le des demasiada importancia; el resto estará igual o peor-. Disfruta de la larga espera del taxi, ya que a veces los momentos más simpáticos tienen lugar mientras llamas reiteradamente.

Diario de Avisos

No hay comentarios:

Publicar un comentario