martes, 30 de enero de 2018

Un apellido de doblete

Mamelucos y Rebobinados han sido este curso los grandes triunfadores de los concursos de murgas, adultas e infantiles, en el Carnaval de Santa Cruz. Los de la Casa del Miedo repiten el galardón de 2016, mientras que los niños alcanzan por primera vez el cartón más valioso. Pero detrás de estos dos éxitos se esconde un común denominador, el del apellido Bazzocchi. Y es que tanto Airam (el hijo) como Juan (el padre) son los responsables de las letras interpretadas por ambos colectivos. Hito sin precedentes en la fiesta por excelencia chicharrera.

Deseo e incertidumbre. No es la primera que los dos letristas se alzan con un primero de interpretación, aunque la ilusión y la ambición previas son las mismas que en años anteriores. "Cada vez que empiezas a escribir llevarte el primero es un sueño", reconoce Airam, mientras que Juan, admite que si escribe es "para ir a un concurso a competir y a tratar de ganar el mayor premio posible". Pero a la vez siempre queda la incertidumbre y "nerviosismo" hasta que no se dé a conocer el veredicto. Principalmente "por no saber cómo podía caer que viniera una murga de Las Palmas", admite la cabeza pensante de los Mamels. Juan, por su parte, queda a expensas de "ver si ciertas cosas salen o cuadran. Hasta que lo s niños no actúan...".

Cautela hasta... Pese a ser sabedores de que iban con buenos argumentos para aspirar a cartón, los dos Bazzocchi afrontaron previamente el posible premio desde dos perspectivas diferentes. "Yo, sinceramente, no me vi ganador hasta que no me nombraron; si lo haces antes te puedes llevar un palo muy grande, por lo que prefiero esperar a ver si realmente se premia o no el trabajo realizado por los niños", comenta Juan. Su hijo lo tenía algo más claro. "Cuando al inicio del segundo tema el Pitu [director de los Sary Mánchez] dijo que quería cantar aquí con su gente, y la grada respondió, tenía claro que el tema iba a enganchar", afirma Airam, que incluso se atreve a calificar ese tema como "el mejor" que ha escrito, con la ayuda "del equipo de letristas formado por el Pechi, Tana y Xerach" y de "una murga que está muy implicada".



Las mejores sensaciones. Pero al margen de haber logrado el máximo galardón Bazzocchi hijo se queda con lo vivido, tanto antes como durante la actuación de final. "Es el año que más he sufrido y disfrutado", comenta sobre dos sensaciones contrarias. "Ese segundo tema generó una tensión importante porque hubo gente que quiso descubrir de lo que iba, pero a la vez lo pasamos muy bien en los ensayos y cantando en concurso. Las sensaciones el viernes fueron las mejores y seguramente haya sido la actuación en la que más he disfrutado en mi vida. A eso añádele que hemos logrado convertirnos en una murga comprometida que se está mojando bastante", argumenta Airam.

Y un desquite. Aunque ni mucho menos exista un pique entre ambos, el primer premio logrado con Mamelucos permite que Airam al menos pueda reivindicarse ante su padre. "Se da el caso de que los tres años en los que hemos concursado juntos en infantiles siempre he quedado yo por encima. Y eso lo lleva mal", dice Juan, a lo que su hijo añade que "por la competitividad" han "llegado a pelearse". "Pero con esto me desquito", añade con una sonrisa en la cara.

De premio, a Cádiz. Como si de un regalo se tratara, padre e hijo viajan este domingo a Cádiz para presenciar in situ las semifinales de los concursos carnavaleros de Cádiz, un privilegio reservado a unos pocos. "Para los dos va a ser un sueño hecho realidad; será algo espectacular", comenta Juan, que ve el mundo de las chirigotas y demás colectivos gaditanos como "una historia completamente diferente a lo que es una murga", por lo que, afirman ambos, "no cabe ninguna posibilidad de copia" para trasladar al género tinerfeño.

Mamelucos para rato. Este es el tercer año seguido (quinto en total) de Airam Bazzocchi en Mamelucos. Allí, en la Casa del Miedo, parece haber encontrado una estabilidad a la que era ajena hasta hace nada. Un trotamundos de las murgas lo han llegado a llamar. Pero con Mamel todo ha sido diferente. Reclutado por su amigo Xerach Casanova (director de la murga), Airam admite "haber encontrado un buen ambiente y un gran feeling; te sientes querido y así es todo más fácil". Por eso, cuando se le cuestiona si hay Bazzocchi para rato en los vigentes campeones, él responde sin dudar lo más mínimo: "Claro, claro, pero más que Bazzocchi para rato creo que hay Mamelucos para rato".

La presión para 2019. Pero mplícitamente la gloria alcanzada en este Carnaval trae aparejada una mayor presión para el concurso de dentro de 12 meses. Aunque como en otros aspectos, padre e hijo lo ven de una manera diferente. "Para nosotros esa presión será por cómo fue el primero, ya que nos van a comparar con nosotros mismos; ahora quiero descansar hasta mayo, pero el reto está guapo", afirma Airam, una dificultad que ratifica su padre: "Para tener un concurso de cuatro temas como han tenido este año...". Otras son las preocupaciones del progenitor. "Mi presión es conseguir que la murga vuelva a salir viendo lo fastidiado que está el mundo de las infantiles. Ya este año los niños se dejar sudor y sacrificio para sacar la murga adelante", comenta.

Dos estilos diferentes, una versión mejorada

"Somos de ideas distintas ya que él tiene un concepto de las murgas diferente al mío. Yo soy más tradicional, no me gusta que los temas se basen en la parodia y en las parafernalias, sino en las letras". Así define Juan las divergencias a la hora de escribir de ambos, una mezcla casi imposible que quedó patente en 2015 -"cuando nos sentamos a escribir las dos últimas músicas de un tema en Mamelucos y no congeniamos mucho", reconoce Airam- y que incluso ha generado alguna que otra riña familiar. Ambos han coincidido en fila, eso sí, en Ni Pico ni Corto (2003), Trabas (2005 y 06) y Mamelucos (2012 y 15).
En lo que tampoco duda el padre es en deshacerse en elogios hacia el mayor de sus hijos cuando se le pregunta por cuál de los dos es mejor escribiendo letras. "Él me da diez vueltas a mí", afirma con rotundidad Juan antes de apuntar que Airam "Tiene magia, pero ni le hace falta hacer trucos para ponerla en práctica. Te saca una idea de donde tú no la ves, pero que siempre acaba funcionando", relata, asegurando también que su vástago "no ha alcanzado la madurez". "Seguirá sorprendiendo porque su cabeza no hace otra cosa que generar nuevas y buenas ideas. Tiene una facilidad enorme para escribir y es un murguero al cien por cien", afirma en su relación de piropos.

Airam, por su parte, destaca "la sabiduría, la templanza y la elegancia" de su progenitor, cualidades aún más sorprendentes, explica "con los resultados que ha logrado después de estar tanto años sin escribir". Y es que en solo cuatro años Juan Bazzocchi ha rascado dos primeros y dos segundos en el concurso de los niños, al margen de "dos criticones infantiles", como recuerda Airam.

La Opinión de TenerifeCarlos García

No hay comentarios:

Publicar un comentario