martes, 30 de enero de 2018

"Me gustaría ser también Reina adulta"

Desde que tan solo contaba con dos años –aún en un cochito de bebés–, Ayelén Pierchurowicz Lutzardo que ahora tiene nueve años y es la Reina Infantil del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife 2018, ya salía con sus padres en Carnaval. Ellos habían entrado en la comparsa Los Joroperos y la niña desde entonces no se ha perdido ninguna cita con la fiesta chicharrera y desde hace unos años, incluso, sale bailando con esta comparsa acompañando a sus padres. El pasado domingo por la tarde se alzó con el cetro de Reina, un galardón del que ha dicho que le hacía mucha ilusión. Pero que se prepare todo el mundo, porque esta niña viene con mucha fuerza y ha prometido que también quiere presentarse, cuando sea mayor, como candidata a Reina adulta del Carnaval santacrucero.

En una entrevista en el hotel Silken Atlántida de la capital tinerfeña, la pequeña Ayelén Pierchurowicz, alumna de 4ºB de las Dominicas de La Laguna admitió que le "encanta" salir en el Carnaval y que lo que más le gusta de la fiesta por antonomasia de Santa Cruz de Tenerife es "salir en la Cabalgata Anunciadora y en el Coso" porque se "divierte mucho bailando" en la comparsa Los Joroperos, la agrupación a la que representaba en la Gala infantil con un diseño de Borja Abreu que llevaba el título Y en este jardín, yo soy la Reina.

Asegura Ayelén Pierchurowicz que "siempre había soñado ser candidata" a Reina infantil y que cuando Borja Abreu le dijo hace unos meses que iba a lucir una de sus fantasías en dicho certamen "fue toda una sorpresa" para esta pequeña quien asegura que "se quedó en shock" cuando recibió la noticia del propio diseñador.



Con un gesto, para mostrar a los medios de comunicación cuál fue esa cara de "shock" que puso cuando Borja Abreu se lo dijo añadió que vivió "el montaje del traje poco a poco", que iba al taller del diseñador para probárselo y ver cómo se iba construyendo la fantasía que finalmente resultó vencedora en la tarde del pasado domingo durante la gala celebrada en el Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife.

"Me gustó mucho la fantasía desde el primer día que la vi, cada vez me gustaba más y también me tenía que ir aprendiendo la canción que se iba a escuchar cuando saliera al escenario", indica la niña quien añade que "tenía muchas ganas de que estuviera terminada la fantasía para verla hecho del todo", asegura.

Cuando iban diciendo los nombres de las otras niñas que habían quedado Damas de Honor, asegura Ayelén que se puso "muy nerviosa y pensó que igual "podía quedar como Primera Dama", hasta que escuchó el nombre de una de sus amigas, Adriana Méndez como la niña que iba a encabezar la Corte de la Reina Infantil. En ese momento, afirma la pequeña que casi había perdido las esperanzas de salir elegida. Sin embargo cuando creía que "no iba a quedar nada, escuché mi nombre como Reina y fue una experiencia superbonita".

Destaca que entonces se emocionó y se puso muy contenta cuando el alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez, le entregó el centro que su majestad lucirá durante las fiestas para que todo el mundo sepa que ella es la Reina Infantil del Carnaval. "El alcalde me dijo: Muchas felicidades", revela Ayelén Pierchurowicz quien "anima a todos los niños a que salgan de fiesta en estos Carnavales para que se lo pasen muy bien".

Además, quiso animar a otras niñas a que se presenten como candidata a Reina del Carnaval pues "es una experiencia muy bonita". Y aunque eso es así y se la veía muy contenta, lo cierto es que la pequeña admitió estar un poquito cansada después de una jornada tan intensa con tantas entrevistas, en la radio, la tele y los periódicos.

Preguntada si le iba a resultar raro salir en la Cabalgata o el Coso en carroza en lugar de como lo ha venido haciendo otros años, con sus padres y junto a la comparsa Los Joroperos, Ayelén Pierchurowicz asegura que ella va "a estar muy contenta sobre la carroza". Y revela que cuando no tenga que salir como Reina del Carnaval saldrá de "animadora". Y de su fantasía asegura que lo que más le gustó son "las abejitas y las mariquitas".

La pequeña de nueve años es toda una experta también en gimnasia rítmica compitiendo incluso a nivel nacional con su club Corarenal, de Las Mercedes. "Cuando sea mayor me gustaría seguir practicando la gimnasia rítmica, quiero seguir siendo gimnasta", asegura la pequeña quien practica este deporte desde que tenía tan solo tres años, según asegura.

Las asignaturas que más le gustan en el cole son "matemáticas y artística y creo que nada más", despacha Ayelén con una sonrisa.

Cuando se le pregunta por el apellido de la niña a su madre, Yanira Lutzardo, ésta señala que el padre de Ayelén, Alejandro Pierchurowicz, es argentino pero sus abuelos habían emigrado desde San Petersburgo a América, por lo que es de ascendencia rusa.


La Opinión de TenerifeMiguel Ángel Autero

No hay comentarios:

Publicar un comentario