domingo, 21 de enero de 2018

Los Bambones: “Debe imperar el interés colectivo”

La mayoría de los integrantes de la murga Los Bambones, durante un ensayo. Sergio MéndezCada vez quedan menos horas para el gran espectáculo de las murgas adultas del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife. Una de las agrupaciones con más afición, Los Bambones, quiere volver a estar entre las premiadas.

Su director, Primi Rodríguez, aseguró que “nuestra exigencia es máxima. Tenemos que cantar para mucha gente y cumplir con los objetivos, que son estar entre las mejores, como desde hace muchos años”. Los Bambones es una de las murgas más numerosas del Carnaval, pero para Primi Rodríguez “es muy fácil trabajar con todos, porque llevamos muchos años juntos. Sabemos cómo funciona la murga, lo que les pido y lo que podemos hacer”.

Rodríguez es un fiel defensor de primar la letra sobre el espectáculo, pues cree “que la innovación está en las letras, porque cada año son diferentes. Son nuestra fuerza, nuestra razón de ser y por lo que trabajamos todo el año. No puede haber nada más novedoso que escribir cada año cuatro letras de ocho minutos”.

Para tener una actuación redonda, “la letra es lo más importante y después hay que saber interpretarla. Eso significa cantar bien, lo que requiere un trabajo enorme en la fuerza de las voces (buena vocalización y afinación), gesticulación y, sobre todo, vivirla y sentirla para, a partir de ahí, lograr hacer magia con el público. Hay muchos ingredientes que deben unirse para que una canción quede redonda, pero, sobre todo, valoro que la letra debe estar acompañada con toda esa decoración que para mí es básica”.



Para el veterano director de la murga de El Cardonal, “las murgas somos como un libro con una historia escrita en su interior. Algunas tendrán unas tapas más bonitas y otras fotos o ilustraciones que pueden hacer más atractivo el libro en sí, pero el ingrediente más importante está dentro, en el mensaje que se da. Todo lo demás está muy bien, es un decorado perfecto; hay que poner un espectáculo que sea visual, pero debe ser anexo”.

Cuestionado por el futuro que se vislumbra al colectivo murguero, Rodríguez incidió en dejar a un lado los personalismos. “Estoy preocupado por la tendencia que hay entre las mismas murgas. Cómo se están llevando las murgas ahora, pero sí es verdad que continúa el sacrificio y el trabajo, pero se va perdiendo el compañerismo en detrimento de la competición y de los egos de muchas personas”.

EGOS PERSONALES

Además, para Primi Rodríguez, “han llegado a las murgas personas con demasiado ego, que les gusta el protagonismo y que no se ponen al servicio del colectivo, sino el grupo al suyo propio. Esa gente es la que está haciendo que las murgas y otros colectivos del Carnaval estén perdiendo cada vez más fuerza y componentes”. Cuestionado por la desaparición en esta edición de varias murgas infantiles, destacó lo fundamental que resulta “la involucración de los padres, que son de igual importancia que los niños. Las murgas inculcan no solo el espíritu carnavalero, sino valores como compañerismo, trabajo de equipo, la amistad, y realizan una actividad divertida y que les aleja durante horas de los estudios. Las murgas deben dejar de ser un coto cerrado y valorar por qué no están llegando a los niños. Hace falta más gente que haga una labor en la sombra y que impere el interés colectivo a los egos personales, a la competición y la rivalidad, porque los pibes quieren participar del Carnaval”.

Diario de Avisos

No hay comentarios:

Publicar un comentario