viernes, 26 de enero de 2018

La final de la reválida

Una final más rara que nunca, una final para hacer olvidar lo ocurrido de lunes a miércoles. El Recinto Ferial acoge esta noche uno de los momentos más esperados de todo el Carnaval de Santa Cruz, la lucha por los premios de Interpretación en el Concurso de Murgas Adultas, una cita un tanto diferente por la sorpresiva ausencia de Bambones (algo que no había sucedido antes en sus 35 años de historia), para muchos acreedora de una de las ocho mejores notas en las eliminatorias, pero en cambio solo novenos para el jurado calificador. A esa no presencia de los de Primi Rodríguez se añade una todavía fresca (y ya habitual) sensación de haber vivido unas fases de pobre nivel y en las que solo honrosas actuaciones, llámese Mamelucos y Triquikonas, rescataron del tedio a las tres noches eliminatorias.

Por lo tanto, la de esta noche será una reválida casi definitiva para este colectivo, tanto para saber si la eliminación prematura de la murga que probablemente más afición arrastra, como el hecho de que algunas de las clasificadas hayan soltado ya en fase sus mejores argumentos, convierte la final en una velada sin tanto gancho como de costumbre. Incluso se rumorea que no pocos aficionados podrían desistir de acudir al Recinto Ferial pese a tener entrada. El orden de actuación de hoy, definido el mismo miércoles por la noche, ha establecido que sobre el papel sea la parte central de la final la que más expectación genere, ya que en base a su trayectoria más reciente (incluso a tenor de las puntuaciones de fases) Zeta-Zetas, Triquikonas, Diablos Locos y Mamelucos se postulan como los grandes favoritos a acaparar los cuatro cartones disponibles, desde el primero hasta el accésit. Triqui Traques, Trapaseros, Burlonas y Ni Pico Ni Corto, los otros cuatro grupos clasificados tratarán de romper esa teoría. El reto añadido, que la vuelta a una final de ocho (frente a las siete del pasado año) no eternice la noche.



Después de la clásica obertura a cargo de la decana Ni Fú-Ni Fá a partir de las 20:30, será con Triqui Traques con quienes empezará realmente la final. Los de José Otero no estaban en muchas de las quinielas, pero convencieron al jurado gracias especialmente a su segunda canción en la que dividieron a la murga en ángeles y diablillos. Quizá el haber soltado ya ese tema condicione el poder luchar por algo gordo esta noche, donde al menos se homenajearán por su medio siglo de vida.

Al igual que Triquis también regresa a la final Trapaseros. Los realejeros hicieron valer igualmente el lunes la puesta en escena de su particular Barrio Rojo para volver a pasar el corte. Vistos los precedentes de inicio de semana, la habitual parafernalia que suelen generar los norteños en sus concursos suenan como argumentos de peso para, como mínimo, no desentonar.

Los vigentes ganadores serán los terceros de la noche. Zeta-Zetas no terminó de convencer en su actuación de fase, un semipinchazo debido a que los de Javi Lemus han dejado para hoy sus platos fuertes, de nuevo con un alto contenido visual, donde destaca su particular radiografía. En parecidas circunstancias previas subirá al escenario, como el cuarto grupo, Triquikonas. Las de Almudena Domínguez cumplieron en la fase (sobre todo con la conciencia de Raquel), pero hoy se espera lo mejor de su estilo, primero con un tema con el que pretenden llegar a la grada y luego tirando de un estilo tan personal como único.

Superado el ecuador, a Diablos Locos no le queda otra de sacar su mejor versión trónica para tratar de volver a los tres premios más importantes. Su discreta fase puede ser su mayor hándicap pero a la vez la razón de haber guardado lo más potente para esta noche. Ahí los de Masi Carvajal están obligados a dejar el listón lo más alto posible, toda vez que Mamelucos llegará con la intención de superar, si cabe, el excelso papel firmado en las eliminatorias. Su actual estado de confianza (sabedores de que llevan buenas letras y que cantan con más potencia que nadie) y su saber conectar con la grada se antojan como avales de garantía.

La final, como ya ocurriera en la segunda fase, corre el riesgo ahí de entrar en línea descendente coincidiendo con las dos últimas murgas. Para evitarlo Burlonas tirará de mucho y buen contenido, toda vez que las de Adela Peña no gastaron todo su arsenal el lunes. Y finalmente, Ni Pico-Ni Corto, que tras dejar un buen sabor de boca el miércoles quieren disfrutar de un nuevo pase labrado a base de confianza en su propio estilo.

La Opinión de TenerifeCarlos García

No hay comentarios:

Publicar un comentario