domingo, 28 de enero de 2018

"He disfrutado más este doblete que el de 2016"

Xerach Casanova disfrutaba ayer de una dulce resaca. Una sensación que comienza a ser habitual en estos últimos años. El director de Mamelucos es un murguero feliz, tanto por el cartón como por las sensaciones vividas el viernes sobre el escenario del Recinto Ferial. Una vivencia que pone en lugar preferente de sus emociones, por delante incluso del anterior primer premio de Mamel, el de 2016, que ponía fin a 24 años de sequía de un máximo galardón en La Casa del Miedo.

¿Todavía con el subidón de adrenalina?

Ya no. Ahora analizando lo vivido y haciéndonos un poco a la idea de este doblete, que no es cualquier cosa. Es el cuarto en la historia de Mamelucos y el segundo en tres años.

¿Qué sensaciones vivió sobre el escenario?

Pues inexplicable, pero lo del viernes fue... Ver a la gente en pie en cada estrofa, el mirar a los lados del escenario y ver a más de 150 murgueros... No tengo ni palabras para describirlo.

Después de lo que hicieron en la fase y sabiendo los temas que llevaban, ¿se sentían ganadores antes de cantar?

No. Porque el tema con Nietos solo se ensayó tres veces y teníamos nuestras dudas de que fuera a funcionar del todo encima del escenario porque una canción no la ensamblas en tan poco tiempo. Ese tercer ensayo fue el mismo día de la final, vimos que salió bien y ya fuimos algo más tranquilos al concurso. Y la otra canción era de tipo social que tocaba asuntos delicados. En el local había llegado, pero no estábamos seguro de que ocurriera lo mismo con gente que no conocía a los componentes.



¿Si lo que cantaron en fase lo hubieran interpretado el viernes, también hubieran optado al primero?

No lo sé, porque la final es distinta a la fase, principalmente porque el público va con otra mentalidad. Quieren disfrutar y más espectáculo y quizá nuestras letras de la fase eran más comprometidas.

¿Se disfruta más este primer premio o el de hace dos años?

He disfrutado más este porque es más especial para mí. La murga cada vez está más unida, rema en la misma dirección, tiene más claro lo que hace.

¿Cuál es el gran secreto para que Mamelucos sea la murga más puntera del Carnaval en estos últimos años?

Como dije ahora unión, trabajo, y que todos los componentes crean en los que llevamos la batuta de la murga y nos dejen trabajar sin poner piedras. Luego también el tener personas con talento, y ahí con Airam Bazzocchi al frente del equipo de letras hemos dado un paso más en la calidad.

Después de los resultados de los tres últimos años, ¿estamos ante los mejores Mamelucos de la historia?

Es complicado decirlo. Los otros dos dobletes fueron en el 91 y en el 92 tras un segundo en el 90. Al final son los mismos resultados en el mismo tiempo. Y aunque en ese momento ellos venían de ganar otros cuatro premios en los 80, no había tantas murgas y el estilo era distinto. Ahora la expectación y el espectáculo son mayores y nosotros hemos logrado estar a la cabeza de ese estilo.

No digo para ganarle, pero ¿hubiera sabido más el primer premio con la presencia de Bambones en la final?

No hubiera más brillante ganar con ellos. Nos habría gustado tener a Bambones en la final porque con ellos, al igual que con algunas otras, siempre se gana en calidad. Ellos llevan 20 años ahí quedando siempre entre las cuatro primeras clasificadas y con su presencia la final hubiera sido un poquito más vistosa.

Cuando todo el mundo habla de innovar y buscar cosas distintas, ¿lo que hace Mamelucos el viernes es reconducir el concurso?

Bueno, si lo que hicimos nosotros es reconducir, el año que viene tenemos concursando aquí a un montón de murgas de otras islas. Para mí lo que hicimos, trayendo una murga al completo, también es innovar, aunque es verdad que en medio de todo eso hemos intentado que la letra sea una parte primordial del repertorio. El concurso cada año es distinto y ahora gusta mucho la innovación de Zeta-Zetas, pero hace unos años era el humor de Triqui-Traques, e incluso antes era la crítica dura. Y todo eso volverá. Es cuestión de tendencias.

¿Hasta qué punto es clave para estos Mamelucos la presencia de Airam Bazzocchi?

Hace un trabajo buenísimo no solo en las letras junto a Tana y a Pechi, sino que la murga también le hace mucho caso. Delante de la murga coordina la interpretación de los temas e incluso hace un poco de poli malo. Yo hace años que no mando callar a la murga porque él se encarga de ese trabajo sucio, y a mí me ha descargado de muchísimo esfuerzo.

Con todo lo que ha supuesto en su preparación, supongo que habrá valido la pena el esfuerzo para poder cantar el segundo tema de la final...

Hemos recibido mucha crítica, nos han puesto muchas zancadillas y hemos pasado por momentos duros; nos hemos gastado dinero y hasta hemos discutido. Pero simplemente con la experiencia vivida con ellos y lo que hemos compartido en estos días, volvería a repetir todo otras mil veces.

Usted mismo afirmó que llegó casi de rebote a la dirección de Mamelucos y quizá tras ciertas dudas iniciales ahora estamos hablando de un director más consolidado. ¿Tenemos a Xerach Casanova para rato?

Yo estoy con las mismas ganas y el deseo de seguir trabajando y superándome. Ahora no me entra en la cabeza dejarlo.

¿Pero no es Mamelucos una murga tan exigente como para solo estar centrada en ella? ¿Podrá mantener su dedicación con otros cinco grupos como ahora?

Todas las murgas con las que trabajo tienen claro que la prioridad es Mamelucos. Yo no dejo de ir a un ensayo de Mamelucos para ir a otra murga. Si ellos ensayan cinco días a la semana ahí estoy yo. Es verdad que supone mucho trabajo llevar a esos grupos, pero nunca he bajado la guardia con Mamelucos, al contrario.

¿Se piensa ya en el año que viene o solo toca disfrutar de este doblete?

Pues en letras ya Airam tiene alguna idea para el año que viene, y sabiendo cómo es Manolo Peña seguro que también tendrá trabajado el diseño de 2019. La máquina siempre está en funcionamiento.

Supongo que en 2019 muchos murgueros querrán ser mamelucos. ¿Serán 120 de verdad?

Este año ya estaban inscritos 120. Es verdad que realmente Mamelucos posee 91 componentes, y cuando tienes ese número es complicado abrirle las puertas a todos. Debes llevar un control y aunque no me importa que llegue mucha gente apuntándose a caballo ganador, sí me preocupa que cuando la murga vaya mal luego quieran irse. Será difícil dejar entrar a mucha más gente.

La Opinión de Tenerife

No hay comentarios:

Publicar un comentario