martes, 16 de enero de 2018

Hasta los egipcios son trónicos

La imagen puede contener: una persona, de pieAunque solo tiene 28  años, Moi Rodríguez  puede presumir de  llevar una vida en el  Carnaval, pues con  solo dos ya salía con su padre,  Ramón Rodríguez “El Peca”, de  mascota en la adulta Guachipanduzy y también era componente  de la murga infantil Guachi, para  seguir más tarde en Pita-Pitos, Quinquiñecos, la murga mixta L@s  Mism@s de Siempre, la agrupación musical Salsabor y Diablos  Locos. 

De Guachi infantil y L@s  Mismos fue además miembro  fundador. En los últimos años, combina su participación en la agru-  pación Salsabor con su faceta murguera en Diablos.  Enemigo del protagonismo, el  año pasado se estrenó como diseñador, con Yurena Delgado “La  Negra”, presidenta de Salsabor, y  consiguieron el primer premio de  Presentación. Esta edición asume  un reto similar en Diablos, con un  diseño que presentó en verano a  la directiva que preside Maxi  Carvajal y que fue aceptado. Su  título “Los hijos de Ra_Mon”.  

Tras el primer boceto a lápiz que  realizó, contó con el apoyo de Lito  Díaz, quien colaboró en mejorar  el traje de prueba. Quedaba entonces realizar los 85 diseños para los  componentes.  


Desde verano, hasta la fecha, el  equipo de trabajo formado por Moi  Rodríguez y Tomi Carvajal ha contado con cientos de manos para  recortar en las planchas de  gomaeva los apliques que dan  forma al tocado, la pechera o los  detalles de la cobra, el águila o hasta  las cholas... Casi 3o.000 piezas que  los componentes –entre los que  han jugado un papel fundamental los jóvenes “okaidis”– han realizado casi con la misma paciencia que los egipcios montaron piedra a piedra sus pirámides; en el  caso del Carnaval trónico, el dis-  fraz. Al final, hasta los componentes  se llevaban el material a casa y acababan todas las familias trabajando  en el disfraz.  
Solo la pechera tiene 100 “len-  guas de lentejuelas” de gomaeva,  otras 80 en el gorro o 150 en el  águila... Cada aplique ha sido  pegado y bordado en un trabajo  de... “egipcios” que  desde  que fue  presen-  tado la  noche del  pasado  domingo en  el teatro Guimerá ha despertado la  admiración del  público por su  espectacularidad y laboriosidad. Diablos  apuesta por un  valor de una generación que pisa fuerte.

Humberto Gonar 

No hay comentarios:

Publicar un comentario