martes, 19 de septiembre de 2017

El Carnaval se lleva en la sangre

El Carnaval se lleva en la sangre
Cuantas veces han oído decir que el Carnaval se lleva en la sangre. Es una herencia a la que muchos no renuncian, sino que aceptan con gratitud y como si fuera uno de los mayores regalos. El Carnaval también se lleva en las venas, forma parte del ADN de los tinerfeños. Vemos a familias completas en murgas, agrupaciones musicales, comparsas, rondallas,...Es una de las principales razones que explican la gran popularidad que tiene esta fiesta entre todos los isleños.


Podemos hacer un listado enorme de familias pero solo nombraremos a algunas, que nos vienen a la memoria. Disculpen por las que se nos hayan despistado. Por comenzar nos quedamos con Enrique González Bethencourt, considerado el padre de las murgas y durante toda su vida ligado a estas agrupaciones críticas, y su hija Elena, que también ha estado ligada a la fiesta con la creación del cartel en el año del homenaje a la figura de su padre.

Manolo Monzón, por su parte, fue el artífice de nuestras comparsas. Sin él este género no existiría. Tanto es así que sus genes carnavaleros han seguido en sus hijos Juan José Monzón y Roji Monzón, que llevan la comparsa Los Rumberos en la actualidad y su descendencia también está ligada al mundo comparsero, en la agrupación que fundó su propio abuelo.



La Familia Carvajal lleva la murga en sus venas. El padre, Tom Carby, era el director de la murga Los Diablos Locos hasta su fallecimiento, cuando su hijo Maxi Carvajal tomó el relevo. Su hermana Lali Carvajal será la directora de la novel Diabólicas, que quieren estar encima del escenario en el próximo Carnaval chicharrero. Pero esta saga sigue con Tomy Carvajal, que será el sucesor de su padre en la dirección de Los Diablos Locos en un futuro. Pero dentro de las murgas hay infinidad de familias, como la de Adelardo Díaz, fundador de la murga Ni Pico Ni Corto, en la que sigue ligados su hijo Fino Díaz, que es el actual presidente de la entidad, y su nieto, David Díaz, que llegó incluso a dirigir la murga que en un principio fue infantil para convertirse en los años en adulta.

Si hablamos del apellido Coello ya tiene más variantes dentro del Carnaval. Por un lado, María Isabel Coello, diseñadora y precursora de las fantasías del Carnaval chicharrero (fue la primera en poner un tocado a una Reina del Carnaval), pero su sobrino es más de murgas: Juan José Coello, en la actualidad presidente de la murga infantil Guachipanduzy que dirige su hija Lara Coello. Mientras, su otra hija, Raquel Coello, se inclinó más por el baile y es la directora del grupo coreográfico Funkyguachi.

La Opinión de TenerifeGrupo Mascarada Carnaval

No hay comentarios:

Publicar un comentario